28 de enero de 2010

...Otra de "romanos"



Siendo consecuente con las intenciones que dieron origen a este Blog, debo de vez en cuando y con mucho gusto, relatar algún recuerdo de los que para mí han significado algo especial, así pues, aquí va, ...otra de romanos:



Nunca me ha gustado el Camping, ni ningún otro sistema similar de acampada, he desestimado siempre cualquier posibilidad de adquirir o utilizar para nuestros viajes o vacaciones las Caravanas de todo tipo.

En una ocasión como consecuencia de la enfermedad de una de nuestras hijas, el médico, le prescribió inexcusablemente largas sesiones de sol.

Así, tomar el Sol al aire libre formaba parte de un tratamiento inicial para combatir una bronconeumonía, con unos supuestos síntomas de raquitismo.

Conseguimos una tienda de campaña y nos ubicamos en un conocido Camping en la Playa de El Perelló, próximo a Valencia, que nos permitiría ir a trabajar sin largos desplazamientos. Pasamos los meses de Julio, Agosto y Septiembre aceptando, no sin cierto estoicismo, las incomodidades propias de la acampada.

Un domingo, al final de ese verano hicimos un viaje a la localidad castellonense de Benicassím con la intención de iniciar un Proyecto de Reforma y Amueblamiento para un amigo. La estancia durante ese día en Princicasim, que así se llamaba la Urbanización resultó estimulante y prometedora, atraídos por la personalidad del complejo, su entorno y la proximidad al mar, nos planteamos, la compra de un apartamento, dejando de esta forma zanjada la cuestión sobre donde y como pasar a partir de ese momento las temporadas de Sol.
Lo habitamos de inmediato, junto al jardín en la primera de un edificio de diecisiete plantas.

Al principio y con solo una de las tres fases de que constaba el complejo terminada, la relación de los vecinos que formábamos la incipiente comunidad, crecía en un entorno eminentemente familiar, un solo edificio parcialmente habitado en un espacio urbanístico proyectado para tres y con casi la totalidad de las zonas comunes terminadas, daba una sensación de amplitud de uso y disfrute muy satisfactoria, todas las actividades, eran compartidas indistintamente por la mayoría de nosotros.

Al principio, las reuniones, alcanzaron una magnitud entrañable, fueron las comidas de fin de semana, cenas de nochevieja o meriendas estivales, las que el reducido grupo comunal compartía, habilitábamos locales comerciales todavía vacíos o un ala de la vieja masía, todavía ocupada por los antiguos caseros, y que hasta su demolición era ocupada parcialmente para el acopio de materiales de la obra restante.

Esos encuentros, habituales por otra parte para las comunidades de vecinos, se planteaban con total ausencia de lujos y ostentaciones, totalmente innecesarios.

Así, las veladas se resolvían en el ámbito familiar más desenfadado, todos colaboraban con todo y así de pronto el economista de Petromed, se convertía en el cocinero que elaboraba para todos unas magnificas sopas de ajo, el químico de Pamesa, arreglaba el local para la ocasión, mientras otros grabábamos en el magnetófono de bobina las canciones que nos animarían durante la velada.

Siempre me ha parecido innecesario recurrir a la música basura para animar en una fiesta, y menos en esta ocasión para que un grupo de desenfadados treintaañeros (entonces) perdieran el aliento al ritmo de cualquier canción vulgar y alineante, lo cual complicaba y mucho la selección musical, pero era cuestión de buscar, recordar y oír de nuevo muchos temas que escondidos duermen en los vinilos de nuestra poco frecuentada discoteca, para la ocasión rescatamos entre otras la banda sonora de la película Fiebre del Sábado Noche y aunque reconozco que ni una ni otra me apasionan, cumplieron perfectamente su cometido, pero lo importante fue recuperar la memoria de los Bee Gees, y escuchar de nuevo sus temas de los sesenta, “Massachussets, Words, I’ve gotta get a message to You”, etc.

Poco duró también, aquella relación vecinal que nos hizo compartir momentos entrañables, la Urbanización creció, se hizo grande y con la incorporación de nuevos vecinos, los intereses y las preferencias de algunos cambiaron, desviando sus atenciones hacía los recién llegados, a pesar de esta circunstancia adversa, pero por otro lado totalmente irrelevante, unos pocos mantuvimos y fomentamos los encuentros, distantes del incómodo circo de posturas aparentes y relaciones interesadas en que se estaba convirtiendo aquel pequeño pueblo que ya lo empezaba a ser llamado Princicasim.

17 de enero de 2010

3 Libros 3






La Asociación de Diseñadores de la Comunidad Valenciana divulga y promociona el Diseño con difusión pública, a través de la edición de publicaciones que son exponente y realidad del trabajo de sus asociados.
3 de estas publicaciones, con coste 0, están a disposición de todos los que tengan un mínimo de curiosidad por conocer el presente de este colectivo con firmas de prestigio internacional.





Libro 1:
BIANUARIO ADCV 4
Cuarta edición del BiANUARIO de diseño valenciano. El libro ofrece una amplia visión de los mejores trabajos diseño de la Comunidad Valenciana desde el 2006 al 2008.





Libro 2:
CASOS DE ÉXITO
Autores: Jordi Montaña e Isa Moll
En esta publicación se recoge la experiencia de cuatro empresas valencianas, que han sido elegidas por utilizar el diseño como elemento fundamental de su estrategia.




Libro 3:
ARTICULADO

Articulado es un libro de artículos de diseño escrito por diseñadores.



Si os interesan, alguno de ellos o los tres, los podéis recoger totalmente gratis en la sede colegial, o solicitarlos vía teléfono o e-mail con un costo de 8 euros en concepto de portes.


Datos de interés:
Gerente: María Navarro (mnavarro@adcv.com)
C. San Vicente, 35 – 5. 46002 Valencia
Tel. 96.3510028 Fax. 96.3940842 (info@adcv.com)
http://www.adcv.com/

11 de enero de 2010

Algo, de Reyes


5 de Enero.
Había decidido dedicar la primera hora de la mañana a comprar algunos de los regalos de Reyes, sólo unos pocos faltaban para completar mi lista de compromisos.

Intuyo un principio de mañana tranquila, salvo aglomeraciones inesperadas. La hora es buena y el día todavía no ha hecho mas que empezar.

La gran Avenida está limpia de polvo y paja, se pasea fluido y rápidamente, alcanzo las puertas del Gran Almacén que acaba de abrir, al fondo veo la sección de Música, al tiempo que suena mi Nokia:
-Escucha con atención, me da lo mismo que sea víspera de Reyes, necesito el Proyecto, prepárame algo para primera hora de esta tarde, ya sabes mi correo...-

Alterado y confundido, llegué hasta el mostrador de Clásica, no recuerdo lo que venía a comprar, a si, una Lucia con la Netrebko...
-lo siento pero acabo de vender la última-

Ya en la calle, en busca de la “Lucia” anduve unas manzanas, al doblar una de las esquinas, me tropiezo con un indigente:
-dame algo...

Rastreo el fondo de mi bolsillo y al tacto reconozco una moneda de 2 euros, no quiero sacar el grueso de las monedas y delante de él elegir la de menos valor, total que hago yo con 2 euros.

Suena de nuevo el móvil, es el director del banco:
-Oye, tráeme algo, que tienes la cuenta patas “parriba” me detengo, me apoyo en la pared e intento relajarme.

De nuevo suena el tema de mi Nokia, los primeros acordes de “el loco de la colina”, debo cambiarlo, estoy empezando a odiar a los Beatles,
-Que han llamado de la imprenta, las fotos que les enviamos no sirven, que les mandemos algo con mejor resolución antes del mediodía.

Todavía no he comprado nada, paciencia, es cuestión de tiempo, me acerco a la librería Paris Valencia, cerca de la puerta me aborda una gitana, me coge la mano e insiste en predecir mi porvenir,
-señorito, si me da algo le leo su futuro,

No me lo puedo creer, son las once y la cola ya sale a la calle,
-Señorita, encargué ayer por teléfono, el último de Eduardo Mendoza, ¿puedo saltarme la cola?

Son las 12 y saliendo de la Librería, los acordes de The Fool on de Hill, me trasladan al mundo real,
-Oye que esta mañana necesito salir algo antes, ya sabes los Reyes del niño y todo eso, ...chao, no tardes.

Se suman las llamadas, el carpintero que quiere cobrar, mi mujer, que no me olvide de la tintorería, Don Jesús que la transferencia que tenía que hacer hoy, la hará la semana que viene, total por unos días...

Abatido y desesperado, llego al portal de mi Studio, y...
-Señor, estoy en el paro y vendo 6 pares de calcetines por 12 euros, le interesan.
-No, no me interesan.

Al segundo y pensándolo mejor le llamo y le digo:
-Oiga Ud. el de los calcetines, que le parece si le doy algo, sólo por un par.

El parado de los calcetines, se marchó con cara de circunstancias y mi Nokia en su bolsillo.

¡Benditos Reyes!, que siempre nos traen
Algo

i
Foto de Juan Aº Pascual

7 de enero de 2010

Héroes de Cabecera. (XIII) Paul Newman

Este mes de Enero, Paul Newman hubiera cumplido 85 años. Los ojos y la sonrisa más carismática de la historia del cine, atractivo entre los atractivos, el hombre maravilloso con el que infinidad de mujeres soñaron alguna vez en su vida, fue el gran actor que progresó con el tiempo y se ganó el respeto más allá del encanto de sus ojos azules. De sobra conocido por todos, fue una persona integra, que intentó no sucumbir ante la frivolidad del firmamento de Hollywood, con posturas y decisiones que acompañaba con una incontestable testarudez. Su debut en el Cine: “El cáliz de plata”, fue malo, por el que recibió críticas muy duras y su respuesta fue poco habitual, pidiendo públicamente perdón por su mala interpretación, a través de un anuncio de prensa se disculpó y recomendó no ver la película, pidiendo una nueva oportunidad para demostrar su valía. Sinceridad y modestia, ya apuntaban entre las virtudes de este gran actor, que tan sólo dos años más tarde, después de haber sido completamente ignorado, sorprendió con “Marcado por el odio” sustituyendo accidentalmente al fallecido James Dean. A partir de ese momento, no hubo un solo año en el que no rodara alguna película, 38 en 21 años, con una más que justificada pausa tras la trágica muerte por sobredosis de su hijo Scott.
Graduado en ciencias económicas y componente del equipo de Fútbol Americano de su universidad, destacó por sus preocupación por el medioambiente, además de fundar una marca de salsas con su nombre e imagen, cuyos beneficios donaba íntegramente a fines solidarios, también fundó la Energy Action Caucus, un grupo que trataba de contrarrestar la influencia de los grandes lobbies petroleros en el proceso político. Newman, poseía una gran conciencia política y social, impulsó en memoria de su hijo la Fundación Scott Newman, destinada a auxiliar y proteger a personas víctimas de la droga y en 1.990 fue nombrado "padre del año" por UNICEF.
Paul Newman, fue nueve veces nominado al Oscar de la Academia, el único conseguido como actor le llegó un año después de que recibiese el Óscar honorífico por sus "múltiples y memorables interpretaciones en pantalla"
Aquejado de un cáncer de pulmón desde principios de 2.008, no superó el tratamiento de quimioterapia. Paul Newman tomó la decisión de pasar sus últimos días junto a su familia, hasta su fallecimiento, ocurrido el 26 de septiembre de 2008. 50 años de películas sin dañar su prestigio, le convierten en un referente de incuestionable valor personal y profesional, con una intuición que le hizo acuñar reflexiones como esta: «Cada vez que cojo un guión trato de pensar qué puedo hacer con él. Imagino, lo coloreo. Tiene que oler, tiene que enamorar».


1 de enero de 2010

Sábados literarios de Mercedes. He tenido un sueño


Lo recuerdo a trozos, como fragmentado, sin embargo sus difusas imágenes evidencian una relación entre si y un común denominador: un Niño.

En el primer sueño, el más profundo y también el más largo, el Niño, saltaba sobre turbios charcos de agua de lluvia, intentando alcanzar la parte superior de un Muro, sus pies descalzos se cubrían de un húmedo barro que le daban un color tostado a juego con el resto de su cuerpo, descamisado gritaba al son del salto agudizando su exclamación al contacto con el agua sucia, por un momento le ví extendiendo sus manos al cielo, buscando la vida y aunque cada salto era mayor que el anterior, él, no llegaba.

Le intenté ayudar, pero su cuerpo se escurría entre mis manos, me fijé en sus ojos y ví que no tenía, desde esa inexplicable ceguera pensé que jamás alcanzaría su objetivo fuese cual fuese.

Tan sólo a tres metros de altura, brillaban los cristales rotos de una botella que alguna vez, llena, sació la sed y ahora sólo eran un impedimento para alcanzar el otro lado, aquel en el que también morían niños, pero del que le atraía su olor a libertad.

-Mi Vida, te doy mi vida- le ofrecí en otra secuencia del sueño, valorando con justicia lo que ambos habíamos tenido, yo ya en el ocaso de la mía, lo había vivido todo y él, que jamás podría ver nada, la tenía toda por delante, sólo necesitaba el tiempo para distanciarse de esa edad en la que según se documentaba, su muerte era estadísticamente segura.

Después de dar vueltas en la cama, ir al baño y beber agua, escondí de nuevo mi subconsciente en la parte mala del muro, algo tenía que hacer, empezaban a faltar las fuerzas y la amenaza y el riesgo eran cada vez mayores, alcé de nuevo su cuerpo sujetándole por los pies, hasta que clavó sus manos en los cristales punzantes.
-Salta y no pienses en el dolor- le grité, mientras la sangre de la palma de su mano, pintaba mi cara de rojo esperanza.
Insistí: -Salta y...-

No pude terminar, a lo lejos, un Kaláshnikov escupía su cargador y los proyectiles, a más de 700 metros por segundo se abrían paso paralelos al suelo, el impacto sonó a metálico, quedé desconcertado,
...¿que ruido era ese?

Rinnnnnnnnnng, rinnnnnnnnnng, rinnnnnnnnnng, la alarma de mi Nokia me avisaba, era hora de levantarse, noté húmeda la almohada, la toqué con mis dedos que me llevé a los labios, sabían a barro... ¿o era sangre?

Que extraño, si sólo había sido un sueño.


Más sueños y pesadillas en el Blog de Gustavo