29 de septiembre de 2010

Este Jueves, Relato. "Mentiras"


Yo, miento por vicio, por adicción. No puedo evitarlo, me subo a la mentira y cabalgo miles de millas por la confusión desnuda de los indefensos ilusos, que me entregan mente y corazón.

Los voy contando, ya son siete, uno mas... ¡ocho! y me araña la cuenta, me abruma la suma y mentiría si confieso que no me duele, ...lo confieso, ¡No me duele!

Me defiendo mintiendo y me condeno eternamente; pero la verdad, me asusta y me incomoda. Una vez no mentí y me hice adulto, ...¡Nunca más Santo Tomás!
Necesito mentir para recuperar aquel añorado descaro, marchamo de joven embustero, rey en el reino de los sin presente, porque la mentira es blanda, resbaladiza, etérea y sólo se tapa con otra mentira, más grande, más oscura, más viscosa.

¿Qué más alto precio puedo pagar por mi mentira-dependencia?
Si a ti... ya te he perdido.

Aunque, quizás todo esto, también haya sido una sutil mentira.


26 de septiembre de 2010

Héroes de cabecera. Juan Diego (XVIII)



No había oído hablar de Bormujos, hasta que indagué en la biografía de Juan Diego, lo que me hace pensar que el destino de las personas, no siempre es un puro accidente, y que por el contrario, todo depende de su actitud para iniciar los múltiples viajes hacia su futuro, (que éste, si que existe) y por otra parte uno descubre que no todos los personajes a los que acabas admirando, tienen que ser necesariamente de capital de provincia. Que Juan Diego, es un excelente actor no lo duda nadie y que excelentes actores, en España tenemos a docenas. Pero Juan Diego es además, otras muchas cosas, se siente orgulloso y está encantado de haber nacido en este pueblo sevillano, su infancia, su gente, sus atardeceres, sus padres… esculpieron el Juan Diego que hoy es. Creo que el sentimiento de la tierra es algo innato, forma parte como del árbol que crece en ese sitio adecuado, y él se siente así con sus raíces, y le reconforta porque sabe que la tierra siempre está ahí, como refugio, como lugar de reencuentro. Como actor inquieta, emociona, confunde, estimula, molesta y gratifica, buscando la verdad en todos y cada uno de los personajes que interpreta, ya mintió bastante durante un tiempo, inventando historias acerca de sus inicios, hasta que se dio cuenta de que el empujón como actor le llegó gracias a su tío ciego, aquel que le hacía leer el periódico en voz alta. “Era impresionante ver como la casa se paralizaba para escuchar a Juanito leer la prensa”. Comprometido con su ciudadanía, y sin obviar el colectivo al que pertenece, pone voz y actitud a sus principios ideológicos, su militancia en el Partido Comunista de España, que nunca ha disfrazado, encabezando manifiestos y reivindicaciones por los que en los años setenta temió por su vida.
Directores de la talla de Berlanga, Fernán Gómez, Camus, Saura, Garci, Uribe o Bigas Luna, han dirigido a este animal de escenario, que se consagró en el cine, entre textos de Delives y su cinematográfica “Los Santos Inocentes”. El viaje a ninguna parte, Dragón Rapide, La Noche Oscura, el Rey Pasmado, Paris–Tombuctú, You’re the one, El séptimo día, Casual Day, Smooking Room, sólo son parte de una larga lista de excelentes interpretaciones, que le han valido ocho candidaturas al Goya, obteniéndolo en dos ocasiones, así como múltiples reconocimientos, del que destacamos el premio de la Unión de Actores. Momento mágico para este sevillano de 67 años, que tanto tiene que decirnos todavía en la escena española.


23 de septiembre de 2010

Este Jueves, Relato. "En que me gustaría trabajar"


Yo, quiero trabajar de "Imaginador"
Eso si, seré el mejor Imaginador que podríais imaginar.
Imaginaré en colores, en tres dimensiones, y mis clientes pedirán cita para que les imagine sin límites.

El mundo vive de la imaginación. No todos han visto la Gioconda, pero todos saben de su sonrisa, porque alguien les vendió un poco de enigmática imaginación.

Apenas unos cuantos contactos con la realidad, el resto lo tenemos que comprar en dosis de imaginación. Yo quiero vender esa esencia, que no está envuelta en rasos y sedas, ni envasada en aromáticos contenedores de cristal caprichoso.

Quiero vender la Luna, y que el que la compre, sienta la parsimonia de sus levitados movimientos, la ingravidez de su horizonte y el olor de la soledad.

Ofreceré un lote completo de “imaginarios” a precios asequibles, realidades imaginadas, que conoceremos como vividas y presenciadas. Viajaremos con el Orient Expres desde París a Estambul y sentiremos su secuencial traqueteo. Pasearemos por los Puentes cubiertos de Mádison adivinando en la distancia los cuerpos entregados de Francesca y Robert o volaremos sobre las verdes montañas de Kenia cogidos de la mano de Karen y Denys.

Hasta ahora , muchas de las cosas de las que tenemos referencia, sabemos de ellas, porque las hemos visto en fotos, en cine o nos las han contado, y la mayoría, ni siquiera imaginamos como son.
Cuando abra mi fabrica de vender imágenes imaginadas, conoceremos de verdad como es el Cañón del Colorado, la Sábana Santa o el Santo Cáliz, la torre inclinada de Pisa o el mismísimo Machu Picchu.

Otros trabajos en el INEM de GUS

19 de septiembre de 2010

Mi Plaza, cumple años.


3 años de vínculos reales en un entorno virtual
3 años de milagrosa supervivencia en un medio fugaz y veloz.
3 años de los que me acuso de vivir y disfrutar post a post.
3 años de arriesgar, omitir, reivindicar, pronunciar y errar.
3 años de descubrir corazones e imaginar caras.
3 años de compartir halagos, por prodigarme en retóricos escritos.
3 años de aprender de tontos y enseñar a listos.
3 años de alimentar un proyecto Cosmicómico del que terminas por enamorarte.

En Fin, 3 años ya. Y es que ...mi Blog y yo, somos así.
'
Gracias a todos.
Alfredo ...el de la Plaza.
'
Imagen: Fragmento de un retrato mio, titulado: "Muy frágil" autor Rubén Fuentes

16 de septiembre de 2010

Este jueves, Relato

Este relato, lo siento pero os lo debo, quizás en otro momento que tenga mejor suerte.

Iba a empezar contando una anécdota muy graciosa, que me pasó en la consulta del Urólogo, pero por alguna extraña y misteriosa razón, la mina de mi lápiz se escondía una y otra vez al presionar sobre el blanco papel y asomaba unos milímetros por la parte superior, todo era hundirlo hacia abajo y él nada... para arriba.


Cambié a un bolígrafo, uno de esos que tiene varios colores y cuando subrrayaba en rojo o entrecomillaba en verde, salía el azul o el negro, desvirtuando el contenido del relato que perdía sentido con el irregular cambio de colores.


Recordaba haber tenido una pluma estilográfica de esas que te regalan en la primera comunión y que no utilizas nunca, pero que ahora podría servir. Abrí el olvidado cajón y me puse a buscarla. Aparecieron portaminas sin minas, gomas de borrar y de las otras, (hace tiempo que no las uso, ni unas ni otras) un sacapuntas sin cuchilla, una escuadra y un cartabón y muchas estampitas de Santa Teresa, desistí, pues la susodicha pluma no aparecía y yo iluso de mi, pensaba que de haber aparecido, ésta habría funcionado.


Decidí escribir directamente al teclado exponiéndome a la enorme cantidad de faltas de ortografía que cometo, pues como de vista cada vez ando peor, aprieto las teclas a pares y eso no hay quien lo entienda, pero pensé que mejor así antes que no participar.
Y de pronto mi nieto que trasteaba por los alrededores, no se le ocurre otra cosa que dar un balonazo a la lámpara del techo, que explotó estrepitosamente, fundiendo a continuación los plomos (o como se llamen esos aparatos) que te dejan sin luz hasta que el vecino, que entiende de subir botones (y además es mas alto) viene de trabajar, total que estoy sin luz en mi PC y sin pilas en el portátil
O sea, que lo siento amigos, pero, otra vez será

Más intentos de risas, en el espejo de GUS


11 de septiembre de 2010

Un día en... Valencia



A Valencia, (la antigua) hay que entrar por la puerta.


8'00.-Desde la plaza de Sta. Mónica cruzamos el viejo cauce del Turia, al principio, el puente ya nos enseña las Torres de Serranos, entrada natural que comunicaba con los caminos que iban a los Serranos, el camino real de Zaragoza y el camino real de Barcelona. Es esta, una de las 12 puertas que custodiaban la ciudad, Gruesos muros de mampostería sólida, revestidos de paramentos de sillería de piedra caliza, traída principalmente de Alginet.

8'30.-En el nº 25 de la calle de Serranos, todavía se mantiene en pie un viejo refugio de la Guerra Civil, curiosa la rotulación que lo identifica en su fachada. En un corto paseo hacia el desayuno, nos saludan a pie de calle, el Palacio de la Generalitat, la basílica de la Virgen, el Miguelete y la Catedral, con paradas obligadas, especialmente en el interior de la Seo valenciana, donde se exhibe en una escondida y minúscula capilla, el Cáliz de la Santa Cena.

9'30.-El olor a chocolate y buñuelos, son las pistas que anuncian la horchatería Santa Catalina, justo enfrente de la torre e Iglesia del mismo nombre, local bullicioso, paredes decoradas con cerámica de Manises, llenas de alegorías a temas valencianos, el sabor y la suavidad de su chocolate tradicional con cacao y canela, junto a los sabrosos buñuelos de calabaza, son un estímulo para empezar el paseo

10’30.-Justo detrás, se encuentra una de las plazas más curiosas y originales de nuestro país, la Plaza Redonda, donde los mercaderes negociaban en sus tenderetes y el público curioseaba en busca de la oportunidad regateando algún que otro precio, publicaciones de lance, cromos antiguos, encajes, hilos, pañuelos, botones, incluso periquitos. Hoy, casi toda la venta se reduce a una repetitiva oferta de recuerdos típicos para los turistas, mientras descansan alrededor de la fuente de piedra y bronce que se levanta en su centro.

11’00.-A pocos metros, en la calle de El Palau, está el palacio del Almirante, edificio gótico en cuyo interior se conservan numerosos elementos originales, un patio central con el pozo y la escalera de acceso a la primera planta, en su interior destacan una galería de ventanas ojivales y un magnífico artesonado decorado con motivos heráldicos.
Por el estrecho callejón que se abre a su izquierda, se accede a los baños del Almirante, una construcción de principios del siglo XIV, que asemeja los Hammam islámicos, siguiendo el modelo de estos con tres salas: fría, tibia y caliente, durante años utilizado como gimnasio de boxeadores de segunda fila, recientemente fue objeto de una cuidada restauración.

12’30.-
Andando, buscamos en el ensanche el mercado de Colón, con casi 100 años de vida, este espectacular monumento es una muestra del modernismo catalán, Mora, su arquitecto, estudió en Barcelona y no pudo sustraerse de las influencias de Gaudí o Doménech i Montaner, con los que compartió taller. Edificio de gusto y tendencias regionalistas, que reflejan la ideología de una sociedad burguesa valenciana en auge en la época. Hoy perfectamente rehabilitado luce mosaicos y revestimientos que contrastan con la estética del nuevo centro comercial que lo ocupa, sus cerchas y arcos interiores, evocan los puestos de ultramarinos y verduras que ocuparon su planta principal durante muchos años.

14’30.-Todavía en el ensanche, elegimos para comer la lambrusquería “Docks” en la calle Conde de Altea, no hace falta irse a la carta, su menú depurativo de cada día es el más equilibrado de la ciudad, espectaculares ensaladas y un segundo a elegir, entre pastas y pasteles de carne o verduras, todo ello cocinado y aderezado con la sutileza y el celo del que mima nuestro estómago; con postre, todo por 6’95 euros.

17’00.-
Delante del puente de Calatrava (la peineta valenciana) nos surge la duda, cruzar para ver el museo de la ciudad, (San Pío V) o pasear por ese mismo lado del cauce, hasta llegar al IVAM (Instituto Valenciano de Arte Moderno). Las buenas vibraciones recibidas a la sombra del asimétricamente simétrico puente, deciden por nosotros y apretamos el paso para ver las colecciones privadas de Julio González e Ignacio Pinazo.
Sin palabras nos deja la obra del pintor valenciano, uno de los más brillantes pintores europeos de su época y gran iniciador del camino hacia la modernidad. Muy interesante también el fondo de museo de Arte Moderno, con obras de Calder, Delaunay, Fontana, Klee, Millares, Saura, Crónica, Rauschenberg, Polke o Toledo y muchos más que integran este eje de la Colección permanente.

20’00.-Atravesamos el corazón del Barrio del Carmen, que todavía sigue siendo un basurero con mucha ruina por rehabilitar y hacemos una parada en la plaza del Negrito, cuadrada, pequeña y acogedora, que recibe el nombre del niño rechoncho y moreno que se levanta de la fuente central envuelto en ramas de limonero, del que salen diez chorros de agua, nos regalamos unos momentos de tertulia y descanso, agotando la primera jarra helada de “Agua de Valencia”

21’30.-La noche en Valencia es de azul intenso, las calles estrechas y las plazoletas del barrio antiguo, nos dejan disfrutar acompañados de gente que deambula en busca de la terraza ideal para cenar, cruzamos la Plaza de la Reina, tenemos mesa en uno de los restaurante de moda: “Burdeos in Love” antes de entrar nos llama la atención una pequeña floristería que hay enfrente, en el nº 11 de la calle del Mar, respira diseño y vanguardia en sus escaparates, en el interior, de un cuidado minimalismo, esperan en los estantes, originales y atrevidos trabajos en flor natural, alguien mañana recibirá un mensaje de Amor, escondido entre rosas y orquídeas.

24’00.-
Buenas noches y hasta mañana




8 de septiembre de 2010

Este Jueves, Relato. Jueves de música




-¿Cómo lo llevas?
-bien, me queda poco. ¿Y tú?
-...dudas con la corbata, no se si ponerme la estampada de Chagall o la de las caras de Fornasetti.
-mejor la de Chagall, es más adecuada.
-Si, tienes razón, ...por cierto, vamos en taxi, es más seguro, más directo.
-Como quieras, en metro estaría bien, pero si vas a estar más tranquilo... ¿Qué tal estoy?
-Guapísima, parece que vayas a la Opera.
-Gracias, ...lo mismo, sólo que un poco más místico.

El taxi, volaba, de la 58 a la 47 por Broadway.
No ves, miras velozmente y de soslayo te engañas reconociendo un recorrido que habíamos paseado por la mañana en sentido inverso. Que diferente es Manhattan cuando, sin prisas, levantas la vista hasta donde alcanzan los últimos pisos de sus rascacielos, la pasión se sobredimensiona y la vida se acelera.

-Mira, allí es.
-Entremos, tenemos tiempo de sobra, pero prefiero esperar sentado.
-¿Crees que aquí estaremos bien?,...ahora podemos elegir.
-Si, me gusta, los bancos son todos igual de duros y aquí estamos frente al altar.
-No te preocupes, cuando empiece Mozart, nos va a parecer que estamos en una nube.

Los asientos se fueron ocupando. El ligero murmullo se diluyó al tiempo que la sinfónica acometió las primeras notas del maravilloso Réquiem, llenando de música aquel denso silencio.
Nosotros, lejos de casa, éramos parte alícuota de aquel grupo multicolor, iluminado a través de las traslucidas cúpulas de St. Malachy's Catholic Church.

Era jueves santo en Manhattan.


Más orquestas, orquestinas, coros y coritos, en la pianola de Gus

3 de septiembre de 2010

Sábado literarios de Mercedes. Mordiendo el lápiz


Mercedes empieza con:

¿Cómo fue?... Sí, lo recuerdo… Me acompañaba a casa. Yo estudiaba con las monjas. Él me esperaba en la puerta, con sus libros y sus quince años. Me regaló un anillo de hojalata precioso; lo fabricó con sus propias manos.
Venía a mi barrio después de la merienda. Jugábamos a “matar” (ese juego de pelota donde apuntas con el balón a uno del equipo contrario, lanzas y, si le das, pasa a ser tu prisionero).
Apareció otro chico. Otro chico que se había obsesionado conmigo. Yo no le hacía ni caso, pero él no cesaba en su empeño.

Un día, recuerdo que dejé a la pandilla en la calle y subí con mi amiga a la azotea de casa. Le estuve comentando que andaba hecha un lío: el chico del anillo de hojalata me gustaba; el otro se derretía por mí (y eso también me gustaba).
Entonces, mi amiga me agarró del brazo y me llevó al borde de la terraza.
-Mira ahí, abajo (y sacó el dedo de señalar): ese está loco por ti. Y ese otro es tu alma gemela. Ahora, tú decides…Me di la vuelta, escurrí la espalda en la pared y me senté en el suelo (yo tenía quince años).
-¿Ya? – preguntó mi amiga, después de un largo silencio.
-Sí.Bajamos. La pandilla esperaba.
Había que retomar el juego. Me tocaba formar equipo:
-Me llevo a Rosa, Carmen y José. También, a "Margarito" (que era un chico tímido y afeminado). El turno de mi amiga:
-Elijo a Pedro, Ana, Manu y al Chiqui. En el banquillo, los dos "Romeos" …La suerte estaba echada… Miré a "la locura"; luego, a mi alma gemela. Volví a mirar a uno… al otro…; segundos densos en los que nos jugamos toda una vida (a los quince años).
Elegí "la locura".

Prudencio (el que decía mi amiga que era mi alma gemela) no volvió por el barrio; ni me esperó más a la salida del colegio. Tampoco pude conservar el anillo que me regaló. "La locura" dijo que tenía que tirarlo a la basura; y como antes no había contenedores, lo saqué del dedo y lo lancé a los jardines del paseo.Aquella noche, recuerdo que lloré.


Mi final:

Yo también lo recuerdo, al día siguiente la sombra de tus ojos delataba una triste oscuridad, la evidencia de un error asumido y no soportado, la trascendencia de lo irreparable.
Hoy, algunos años después, pienso (estoy seguro) que la levedad de aquella decisión, sólo añadió algo de drama a aquellos corazones quinceañeros recién estrenados en el ejercicio de dar, sin recibir.

Yo conocía tu ansiedad, tus dudas, aquel laberinto de activos que sopesaste sin casi tiempo, acurrucada en las rojas rasillas de la azotea.
Guardo, aquel anillo de hojalata que tiraste a los jardines y que te vi poner y quitar en tan corto espacio de tiempo, no significa mucho para mí, tan solo un mudo testigo de intrascendentes acontecimientos.
Sabes, Prudencio no tardó en regalar otro igual a Rosa, del que desconozco a que otro jardín habrá ido a parar, (dejaron de interesarme los anillos de los demás) y el poseedor de aquella magnifica y engañosa “locura” sólo era eso, un aventajado loco, experto en fabricar y romper sentimientos de cristal.

El tiempo, al igual que a ti, me ha acariciado de costado, y sin distanciarme demasiado, todavía hoy, me permite verte a través de la nube de mis recuerdos. Como aquella tarde en aquel partido de “balón-tiro”, (que así se llamaba) alineados, enfrentados por el capricho o el deseo, antes de elegir entre tus “Romeos”. A un lado de la raya: Pedro, Ana, Manu, Chiqui y tú amiga, y al otro lado: Rosa, Carmen, José, tú y yo.

Este, que no te olvida.


Otros que se han puesto a andar, (...caminante, no hay camino...)
Maria José Moreno

Gustavo
Ardilla Roja
Gastón D. Avale

Tésalo
Cass
Rosa Desastre
Lucio Anneo

A propósito de los "Sábados Literarios..."


Como sabéis, la convocatoria para este sábado se ha suspendido y al parecer de forma definitiva.
No obstante y a pesar de no salir el "Bus", Yo, desde mi "Plaza" de aparcamiento particular voy a publicar el relato tal y como estaba previsto.
i
Los "Bús" virtuales también se desgastan y a veces necesitan ser sustituidos o retirados definitivamente de la circulación. Es por eso, que este contratiempo no nos debe afectar en demasía, seguro que Nuevos Proyectos de Viaje compartidos, esperan en alguna de nuestras "Cocheras".


No obstante, yo emplazo a aquellos viajeros que tuviesen previsto publicar su relato, que lo hagan, al menos en homenaje a los desinteresados conductores que este formato a tenido: Tag, Cass, Mimi, Tésalo, Teresa Cameselle, Ardilla, De Sousa, Mª José Moreno, Dorotea, Natalia, Gustavo y alguno más que me olvido, especialmente su creadora Mercedes.
i
Alfredo