24 de octubre de 2012

Este jueves, relato. COLORES




El negro siempre llega tarde, serio y circunspecto. Refunfuña y protesta hasta el aburrimiento.
   -esto, no puede ser, vaya mierda de tráfico-
Gesticula con los brazos al aire reproduciendo no se qué cosa sobre su coche y el de los demás.
Su primo pequeño, el gris perla, no le hace caso, sabe que no tiene razón, pero no se lo dice… mejor así.
   -vamos primo, tómate una copa y relájate-
Marrón, su tío, hace años que no coge el coche, ya es mayor y al jubilarse consiguió una tarjeta bus con la que cubre sus distancias, incluso aquellas otras que se regala cada día.
   -sobrino, si hicieras como yo, más barato te saldría y menos disgustos tendrías-
Pero negro,  obstinado y cabezón sigue en sus trece.
   -Mira, no he bajado y le dado un par de hostias porque Dios no ha querido-

El rosa que es mujer y madre, hace años que asumió la clase de energúmeno que es su hermano, especialmente cuando tiene que acudir contra su voluntad al cumpleaños  de la abuela.
   -Siempre la misma excusa,  para ir al partido del domingo, no te habría incomodado tanto el tráfico-
Verde y naranja  son los gemelos del Rosa y tampoco son santo de devoción de su tío el negro, pero en cambio son el ojito derecho de la abuela  Violeta.
   -Tío, nos dejas el coche... Bueno, bueno, tampoco es para ponerse así-
   -No me pongo de ninguna manera. En todo caso, ya venía así.-
   -Venga hijo, se un poco más condescendiente con los chicos.-

El amarillo, que también es mujer, lo vive todo en la distancia, sirve en casa del  Violeta, desde que vino del pueblo, a los 14 años. Conoce a la familia como nadie y sabe de sus virtudes y defectos, sólo espera que algún día venga el Azul y la libere para siempre.


22 comentarios:

  1. Vaya! ...una familia de colores, variopinta y muy original! jejeje
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. La família de colores cada cual a su manera, les das identidad a cada uno, Violeta es nombre auténtico y me gusta ese color y la flor, un grupo animado, le deseo a amarillo que encuentre su príncipe azul, tendrán hijos verdes.
    Genial y divertido, besitos colorines.

    ResponderEliminar
  3. Nunca imaginé conocer una familia como esta, jejeje.

    Un abrazo

    Lola

    ResponderEliminar
  4. Buena metáfora de los colores, como una familia, cada uno a su bola; aunque alguno piensa en los demás y intenta poner paz.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Me gusta esta familia de colores, incluyendo a Violeta y a "su azul".
    Muy buena metáfora y muy bien las pinceladas que das de sus personalidades.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. ojalá Azul esté en camino. Todos merecemos por alguna vez convertirnos en personajes protagonistas, y salir del mero rol de espectadores, colaboradores de las existencias de otros. Que sea EL tiempo y no UN tiempo más en vida de Amarillo.

    ResponderEliminar
  7. Si esos colores son de la misma familia ¿habrá más colores para el resto de los vecinos, o serán repetidos? Original trabajo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Vaya, la familia colorín! pero qué bien representado cada uno en su tonalidad!
    Original y divertido.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Estoy con amarillo, cuando venga azul se irán al bosque a recuperar otros colorines familiares :) (Digo yo) Que familias variopintas las hay en todos sitios, pero pintadas así, está es la primera.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Una familia de lo más colorida con negro, como no, dando la nota discordante. ¡hay que ver! Muy original manera de presentarnos a los colores en este jueves. Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Cada color con su pequeña historia personal. Una bonita forma de jugar con los colores.
    Un abrazo Alfredo.

    ResponderEliminar
  12. Amigo Alfredo, en esta ocasión habría que cambiar la Familia Telerín por la familia Colorín. Una manera curiosa de presentar los distintos colores que forman cualquier familia de cualquier barriada de cualquier ciudad.
    Muy original desde luego.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Original familia a cuyos miembros has dotado de algún rasgo característico con el nombre del color que ostentan. Se ve que el negro no goza de muchas simpatías ya que nos lo presentas como irritable y enojado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Oh! Pero que familia tan colorida, (me acorde de los locos Adams) ese es un comentario mientras te leo. Tu relato tan original, va a dejar huella, ahora cuando mire a los míos, le sacare el color y me voy a sonreír, recordando este divertido y genial texto.

    Abrazo en colores.

    ResponderEliminar
  15. Me encantó esta familia llena de colores y cargada de cosas interesantes, cada uno en su matiz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. supongo, don alfredo, el delarcoiris,que eso de la imaginación va en los genes...lo supongo...por que esta familia de colores, esta familia sólo puede haber salido de mente privilegiada, de una mente tan privilegiada como la mía... ¡¡Y LA TUYA!!!
    eso sí, que conste en acta...SOY UN AMANTE DEL NEGRO, ME ACABO DE DECLARAR...
    medio beso.
    sin dorada a la sal y sin la sal....

    ResponderEliminar
  17. Muy original! Una familia de múltiples colores... Un abrazo! Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  18. Si a cada miembro de nuestas familias, le pusieramos color, según caracteres, seguro que nos sorprendíamos del resultado ( a lo mejor es muy gris, o muy rosa,....)

    Bss.

    ResponderEliminar
  19. Una familia de colores muy divertida e ingeniosa

    ResponderEliminar
  20. Ocurrente, divertido, variado. Como los colores.
    Me han recomendado el violeta, por muchas razones.
    Pero yo creo que para los colores, solo está el gusto
    y a veces nos pueden atraer como sentir rechazo otras,es que
    hay cada uno!!! Bueno... vos lo contaste mejor.

    Besos, hoy toca un naranja, eso!

    ResponderEliminar
  21. Muy bueno, aquí los colores adquieren no solo vida, sino personalidad.
    Amigo a quien recuerdo vistiendo y reivindicando el negro y su contraste con el blanco, un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar