24 de marzo de 2012

Este jueves, relato. Déjà vu.


La lluvia me acompaña 24 horas al día, diluvia con intensidad. Las enormes e interminables gotas al chocar contra la tierra, emiten un ruido amenazante que te recuerda que estás a su merced, su insistencia y mi sumisión van de la mano. Asomado a la ventana de la habitación, no veo el momento de salir. 35 grados húmedos y mojados, son las lluvias largas en Tanzania.

Cuántas horas, hasta que de por terminado el día y regrese de nuevo a esta jaula de oro con cretona inglesa en los muros y algodón indio en las ventanas. Extraño estas cuatro paredes, nunca serán mías. Me sobrecoge su proximidad y me asombra su lejanía. Sin embargo ahora, mientras espero, es todo lo que tengo, un refugio con mosquiteras, que bailan suaves al ritmo del run, run del ventilador.

Mientras espero, me vence la monótona y persistente cadencia. Por un momento, despierto a la realidad y contesto a la señal de la recepción: -Gracias, bajo enseguida- 
Al cerrar la puerta, el golpe seco me recuerda la rutina de los últimos 21 días... Juraría que este momento, el del último, ya lo había vivido antes.

Nairobi, Agosto 2012


18 de marzo de 2012

A fuego lento. Casa Gerardo. Prendes


En la aldea de Prendes. En la vieja carretera hacia el puerto de Gijón está “Casa Gerardo”, una vieja posta de comidas de mediados del 1800; cerca de donde el mar te enseña la cara más valiente de su costa y Asturias presume de bellas y abruptas ensenadas.


Ingredientes:
3 Kg. de faba asturiana, 8 chorizos, 6 morcillas, 150 gr. De tocino, 100 gr. De lacón, caldo de gallina, sal, agua, 1 cebolla, pimentón y azafrán. 
Elaboración: 
La noche anterior se ponen a remojo (cubiertas de agua fría) les fabes, asimismo, en recipiente distinto, se pone el lacón en agua templada cortado en tres trozos.
En una cacerola adecuada se ponen les fabes, el chorizo y la morcilla, todo ello cubierto de agua fría, a fuego medio y teniendo la precaución de espumarlo antes de que empiece a hervir (quitar la capa que sueltan las carnes al cocido)
Roto el hervor se baja el fuego para dejar cocer lentamente durante hora y media.
En otro recipiente tendremos hirviendo el lacón durante una hora, para quitarle la sal y la fuerza. Pasado ese tiempo lo agregamos a la cacerola con todos los ingredientes, teniendo cuidado que les fabes no rompan al depositarlo.
Asimismo, hemos de procurar que les fabes no queden descubiertas de agua para que no despellejen. También agregamos al potaje, de vez en cuando, un chorrito de caldo de gallina frío para cortarles el hervor.
Agregamos en total 3/4 litro de caldo. A mitad de cocción se hace un sofrito con el aceite, la media cebolla y el pimentón dulce, el cual agregaremos al cocido junto con el azafrán, desleído y deshecho en un poco de agua caliente.
Pasada aproximadamente una hora, probamos y rectificamos de sal, teniendo en cuenta que las carnes que acompañan a les fabes, también la fabada.

A continuación, las retiramos del fuego para dejarlas reposar como mínimo durante una hora.




15 de marzo de 2012

Este jueves, relato. El Cine



-¿Qué película echan mañana?
-No lo sé... ¡Marcelina! ¿Qué película echamos mañana?
-“Si no amaneciera” de Charles Boyer.
-¡Un cuatro! esa cinta es un cuatro... la historia de un sin vergüenza que se casa sin amor... ¡Sólo por el interés te quiero, Andrés! Y que además tiene un amante... ¿Es que no hay otra? ¿Dónde está la canción de Bernardette?  Por ejemplo. Pues atención... ya veremos si se pone, porque mañana a primera hora voy a telefonear al arzobispado...
-¡Hombre D. Matías, no jorobe! La cinta cumple todos los requisitos, si no pudiese verse no la habrían dejado estrenarse... y ya se ha puesto en toda España, yo creo que somos los únicos que quedamos.
-Esa es otra... ¡El Cine! No sé que veis en el Cine, aparte de lo que os atonta, ya idiotizaba cuando era mudo, pero ahora, ¡más! Que perdida de tiempo.
-No exageres Matías. (interviene Gala, sentada frente a la mesa donde el cura juega a las cartas)
-¿Exagero? Cazando moscas, abobaos, mirando como las artistas se dejan fotografiar besándose, abrazados, cuando no, en paños menores.
-Ten en cuenta, que el cine...
-Que el cine... ¿Qué? Hija, ¿Qué el cine qué? Pero vosotros seguir, seguir, y además con vuestros hijos, viendo cintas donde los hombres roban y matan, las mujeres no hacen mas que beber, bailar...
-Eso que dices, no son mas que salidas de cura... el cine te decía, no puede ser tan malo cuando es llamado “El Séptimo Arte”
-La séptima mierda, hija... eso es lo que es, la séptima mierda. Escuchadme todos atentamente, ¡vosotros los del billar! Y tu también tía Gala...
-¡No! Escúchame tú a mí, que yo ya no escucho a nadie.
-¿Y eso?
-Pues eso, porque todo el mundo divaga y más que nadie vosotros los curas, que solo queréis que os escuchen con la boca abierta
-Pero... pero a ti, ¿qué te pasa hoy, has comido lengua o qué?
-Mira... a mí el cine ni fu ni fa, bueno a mí... en realidad casi todo ni fu ni fa, pero resulta que a mi nieto, le encantan las películas, y a mi nuera también... ¿Y sabes porqué? Porque les enseñan cosas. Cosas distintas de las de aquí. Ven otros países, gente que vive de manera diferente, que tienen otras ideas. En cambio vosotros echáis por tierra todo lo nuevo, el tren, la radio, el teléfono, los periódicos, las vestimentas modernas, todo, todo va en contra de la iglesia y te voy a decir más, tenéis razón en combatir las novedades, los inventos desmoronan la religión, en cuanto llega alguien y explica algo, ya no hay tu tía, de que eso lo hace Dios...
-No... no te sigo, francamente... estábamos hablando del cine, ¿Tú has visto “Si no amaneciera” ?
-No, ¡pero tú parece que sí! Y seguro que varias veces...
-Mira, tía Gala... hagamos una cosa, mañana ves la cinta y comentamos... y aquí paz y después gloria
-Entonces, la echamos, ¿no?
-¡Sí! Sí, la echamos... ¡el seis doble!


Diálogo e imagen de la película "You're the one" (José Luis Garci)

12 de marzo de 2012

A fuego lento. La Hermandad. Fuenterrabía


Esta “Plaza...” nació para gustarse y gustar a los demás.
Lo primero implicaba una coherencia que marcase un estilo personal al opinar sobre temas de diferente índole y color, utilizando la escritura como herramienta. Lo segundo algo más relativo, pero muy satisfactorio, simplemente llegaría -si llegaba- por su propio peso.
Esta “Plaza...” vio la luz con la única intención de  llevar al papel, a modo de diario, los recuerdos más significativos de unos cuantos años de vivencias, y le gustaría seguir haciéndolo con una cierta coherencia narrativa y con algún desahogo documental. Por eso, no quiere perder el Norte, y de vez en cuando vuelve la vista atrás y remueve sus orígenes.
Esta "Plaza..." sabe que puede equivocarse, nadar contra corriente, incluso ahogarse con alguna imprudencia emocional. Pero también sabe, que esa desnudez de criterios, es la que le da fuerza, forma y continuidad.
Hoy “La Plaza del Diamante” estrena una nueva sección que con el título de “A fuego lento” pretende compartir el recuerdo de una comida, cuyo único contenido sea la factura del restaurante en el que se disfrutó y la esencia del entorno que lo propició. Destacando especialmente la curiosidad que supone algunos años después, comprobar la variable en los precios y la estética del documento.


El mediodía soleado de Hondarribia, es cálido, incluso en Invierno.
Por este local de una sola planta, los rayos del Sol entran descarados y se detienen en  la  rugosa textura de la madera de sus mesas compartidas.
Esto, ya sucedía hace 600 años, cuando en su interior se guardaban las redes de los pescadores de la época.
Hace 65 que es restaurante, la misma arena que une su mampostería y las mismas vigas de roble, dibujan el aroma de la antigua Cofradía de Pescadores.






7 de marzo de 2012

Este jueves, relato. ¡SORPRESA!



La noticia, la dieron en el telediario de la noche.
La Iglesia se resentía a través de grietas como esta, que dejaban al descubierto sus disfrazadas miserias.

Sor Angélica de la Dulce Pasión, madre superiora de la Orden de las Marianas del Octavo Día, había sido acusada de prevaricación y malversación de fondos.
En un primer registro judicial, la documentación encontrada era comprometida y reveladora de la cada vez menos supuesta corrupción, perpetrada por la dirección de la citada congregación mariana.

Subvenciones desviadas, gastos extraordinarios en partidas sin justificar y un cuantioso movimiento de caja B, hacían pensar que las finanzas, de las que la Priora era responsable, habían sobrepasado los límites legalmente permitidos. El caos y los rumores alimentaban los mentideros socio-religiosos.
En pocas horas el escándalo, confirmado, le explotaría en pleno hábito.

Era fácil imaginar el titular, con el que abrirían mañana los diarios nacionales: "SOR PRESA..."

4 de marzo de 2012

Amaneceres.

Amanecí hace una eternidad. Amanecí contigo, de tu mano, de tu alma.
Amanecí el día que supe lo mucho que se podía querer, lo mucho que tú me quieres y lo mucho que te quiero yo.
Amanecí el día que encontré la adolescencia perdida, la locura temida, el vértigo deseado y la rebeldía estimulante.
Amanecí cuando el tiempo se detuvo, y extrañamente nunca más anocheció.