2 de enero de 2013

Este jueves, relato. Romance fantástico (Remasterizado)



Vivimos de la imaginación. 
Vivimos en un inmenso archivo de medias verdades y el contacto con la realidad no sólo nos decepciona, también nos paraliza. Nuestra sensibilidad se ve reducida a un ligero paquete de emociones que filtramos a golpes de ficción, e Internet es el Olimpo de ella.

Esta realidad irreal, se produce como algunos acontecimientos espaciales a partir de unas extrañas e inusuales coincidencias naturales. Casi tan rápida como un atardecer, como una conexión a ciegas, como un bautismo internauta.

      -Mi  nombre  es  I.P. 134.32.106.42, es lo único de verdad que exteriorizo, las máquinas no se equivocan y esta identidad es la única real que manifiesto y no la puedo obviar.
   -El nombre de mi blog, mi contraseña, mi perfil, mi foto, mis intereses, mi edad, mi signo zodiacal o el chino, son los que son, pero podrían ser otros bien diferentes.
  -Un día se cruzó en mi camino ínter- náutico el I.P. 23.127.89.33 y me dejó un comentario:
   -Hola, soy Altea, llego a ti a través del blog de Andrómeda y veo que tenemos muchas coincidencias, te seguiré leyendo, Besos.

Uno empieza desnudo y cuenta sus medias verdades con la intención de que como nadie las leerá, al final se las terminará por creer él mismo. Uno frente a nada o casi nada.
  -Hola Altea, gracias por tu visita, efectivamente tenemos muchas cosas en común (¿) a mí también me gusta lo que escribes, Besos.

El I.P. 143.32.106.42 se pregunta, Quién y Cómo será el I.P. 23.127.89.33 y se imagina (siempre imaginando) alguien sin rostro, de mensajes meditados y de narraciones fantasiosas.
Adoramos la pasión del viaje por los mares de la Odisea y que los cantos de sirena nos mezan con sus siseos cibernéticos, el viaje a Ítaca ha empezado.

El I.P. 143.32.106.42 persevera y el I.P. 23.127.89.33 le corresponde y ambos asisten en el más ruidoso de sus silencios a un contacto virtual que les convulsiona y les reafirma en la bondad de la Blogosfera.

15 comentarios:

  1. "la bondad de la blogósfera", reparo en esa frase, que humaniza este espacio al servicio de la fantasía y la ilusión.

    Un relato disfrutable de mucha ciencia al servicio de mucha ficción.

    Un saludo cordial a todos los IP del mundo que juegan a la ronda detrás de sus avatares.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Bueno pues tuve la suerte de que mi IP contactara con la tuya y gracias a eso te conocí y te tengo como amigo por encima o además de nuestras IP. Qué original que eres.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Muy buena historia, cotidiana, que hace unos años atras se habria considerado futurista.

    ResponderEliminar
  4. Muy buen relato cibernético Alfredo. Este mundo virtual de la blogosfera, puede parecer facilmente el futuro que nos espera; pero ya casi lo tenemos, esta comunicación entre tantos de nosotros es casi interplanetaria, desde luego que si.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Estupendo relato que está tan cercano a todos los que nos movemos por la blogosfera que parece imposible que no haya caído más gente en escribir sobre él.
    Haho como tu protagonista me quedo por aquí para seguir leyéndote.

    ResponderEliminar
  6. Qué somos nosotros si no IPs interconectadas con bis a bis los jueves?
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  7. Debo decir que en este mundo virtual me he encontrado con excelentes personas en el cual comparto intereses, sentimientos, vida y emociones pues solo dar las gracias por encontrar a personas tan lindas como ustedes que siempre estan y me brindan una linda amistad... besos

    ResponderEliminar
  8. "Casi tan rápida como un atardecer" este elemento natural en el entorno tan digital lo destaco. Excelente relato, una manera fría pero concreta de expresar otra forma de comunicación. Por cierto, que yo no tengo idea que número de IP soy, jaja. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Es este mundo de la blogosfera una ilusión, un escape a la rutina, una oportunidad para relacionarte con otros seres de similares inquietudes, somos una IP que refleja una verdad personal o una gran mentira, pero aquí todo es posible, estamos en un mundo virtual en el que podemos ser príncipes o mendigos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Hay quien se queda escondido tras el número aún mostrándose. Pero hay fuerzas, como nos dices, que hacen que alguien salga tímidamente de ese escondite... dejamos de ser números para subir hacia otro estrato y en ocasiones hay sensaciones muy cercanas a la amistad sincera.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. ¿la bondad de la blogosfera? ajjajja...
    ni eres inocente, ni el que ha escrito este relato REMASTERIZADO...POR CIERTO, ALGUIEN DIJO EN ALGÚN COMENTARIO AL DEMIURGO QUE ESTE JUEVES ESTARÍA CONVALECIENTE...JAJAJA...tampoco lo es; si me apuras, el tipo protagonista, ese que adqiere vida desde el pensamiento plasmado por le escritor, ni ese es inocente..osea, que de bondad de la blogosfera, ¡¡y un güevo!!, es decir, es, exactamente la prolongación de nosotros mismos...
    y...y me he centrado en este final, por que da la casualidad de que sí que recuerdo este relato...no recuerdo lo que te comenté en su momento, así que, en parte,por eso, decido centrarme en ese aspecto...
    medio beso remasterizado, o no¡¡¡

    ResponderEliminar
  12. Pues que buen cruce ese de IP ¿no? yo voto por que se siga manteniendo esa relación tan a la distancia, tan a la cercania.
    Me gusta eso de "persevera" uno le correscomponde el otro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Aquí todos estamos tras una de esas I.P. pero siempre es decisión nuestra dar consistencia personal a esa I.P. para que deje de ser un simple código numérico. A partir de ese momento la I.P. deja de ser importante para pasar a ser un instrumento a favor de la comunicación.
    Muy bien argumentado.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  14. Hola Alfredo,
    No dejas de sorprenderme con tus aportaciones...
    Creo que tienes enamorados a un montón de Alteas y Alteos con IP de los más variado...
    Porque todo eso que escribes es extraordinariamente sugerente...
    Aso sí, estoy con el malvado Juliano en que en Internet la casi totalidad de las verdades son casi "de mentira".
    Quedan, eso sí, unos pocos resquicios por donde puede colarse a veces el contacto serio que puede desembocar en amistad o amor verdaderos.
    Lo importante es que el intercambio de virtualidades nos aporte felicidad, y nos siga descubriendo nuevas realidades éticas.
    Magnífico como siempre, Alfredo. Chapeau !


    ResponderEliminar
  15. Lo futurista se define según quién lo lee. O quien lo escribe. Por ello, el relato es tan actual como futuro de nuestros años anteriores.
    Muy inquietante.
    Abrazo

    ResponderEliminar