25 de diciembre de 2013

Este jueves, relato. Colores para la Navidad


Haciendo acopio de recuerdos, según aconseja Nieves en su propuesta de este Jueves, me remonto a las Navidades del 2009 y recompongo, adecuo, acorto y me versiono a mi mismo en este cuento: 

El primero en llegar fue Rojo, elegante y luminoso. Él, era el responsable de la convocatoria de la que saldrían las pautas de actuación para aquellas entrañables fiestas. También era el más relevante, portador de emociones y sentimientos. Todo giraba a su alrededor. Meticuloso, ordenaba los papeles que más tarde repartiría con la precisión de siempre.

En segundo lugar llegaron juntos, Amarillo y Verde, alegres y frescos, canturreando por lo bajo algo de una zarzuela que no llegué a reconocer. Ambos con cometidos diferentes, el primero para envolver y atar los buenos deseos, y el otro, Verde, como soporte o fondo, algo así como la esperanza en forma de espacio escénico, ambos sabían de la importancia de su papel, aunque sólo fuese como en el cine, un papel "de reparto".

Dorado, entró, aún sin haberse cerrado la puerta, vestido de trigo, y oliendo a Sol, sofisticado y brillante, se sentó de espaldas a la cristalera.

Violeta y Rosa, tardaron un poco más, tímidos, reservados, saludaron discretamente y se sentaron juntos al final de la gran mesa, cruzaron sus piernas y esperaron acontecimientos.

De par en par se abrieron las puertas, para la entrada solemne de Blanco, puro, seguro y parsimonioso en sus movimientos, ocupó el sillón junto a Rojo, compartiendo con él un pausado momento de tranquilidad contagiosa.

Azul, entró a continuación, ensimismado, como inmerso en aguas profundas, inspirando una envidiable confianza, propia del que siendo todo afecto, está iluminado por los celestes brillos de un firmamento de interminables lecturas.

Llegó la hora y faltaba el de siempre, su demora, no siendo grave, ponía de manifiesto su condición de color triste, mediocre. Torpe, avanzó hasta ocupar su asiento, saludando con un gesto de medio tono, justo en ese momento, tomó la palabra Rojo, que dijo:

"Ahora que por fin ha llegado Gris, empecemos con el plan para inundar de colores al Mundo en esta Navidad."


20 comentarios:

  1. Cuando te leo, Alfredo, siempre pienso en la suerte que tuve de dar contigo en este mundo bloguero. Feliz Navidad, un fuerte abrazo. Pilar

    ResponderEliminar
  2. Pues sí que es bonito y además al leerlo te inunda de colorido toda tu mente.

    ResponderEliminar
  3. La casa se ha llenado de colores, de alegría y de entusiasmo.
    Tus palabras se engarzan en una preciosa joya, que aprecio, valor y disfruto.

    Besos y FELIZ NAVIDAD!!!!

    ResponderEliminar
  4. Ojalá esos colores estuvieran en el papel de regalo que abrieran las manitas de todos los niños del mundo, amigo.

    Un beso y felices días.

    ResponderEliminar
  5. Con esta paleta se pueden "pintar" infinidad de relatos. Gris tiene su importancia aunque no sea un color apreciado, en general.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. La paleta cromática no sería igual, estaría incompleta y sin sentido si faltara alguno de ellos. Suerte que cada quien llegó y aportó lo suyo al concierto!
    =)

    ResponderEliminar
  7. Me temo que yo soy "del bando del gris" pero afortunadamente me abrazan los demás colores y me gusto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Amigo Alfredo, éste es un admirable y significativo relato. Muchos saludos de mi parte!!!

    ResponderEliminar
  9. Fenomenal! Es un cuento perfecto, lleno de motivos para continuar y averiguar de qué se trata así como descubrir cómo es el final. Siempre habrá habido el mismo volumen de tono gris que ocupa nuestras vidas, solo que en estos momentos parece que los colores intensos o puros están ciertamente mezclados con el pretexto gris, indiferente, anodino y apagado...

    felices fiestas en buena compañía y que tengas un buen año 2014.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. !Que maravilla! La perfección hecha relato. La magia de esos colores, nos lleva enganchados hasta un final feliz y perfecto.
    Enhorabuena, Alfredo. Y un feliz año 2014

    ResponderEliminar
  11. Qué magnífica idea la de los colores para enjaretar un cuento navideño. Solo se le podría haber ocurrido semejante idea a un artista. Besos navideños.

    ResponderEliminar
  12. Una Navidad plena de colores, bien dispuestos en cada letra, acomodándose con el deseo de lucirse y de llenar de colorido este día de compartir, de entonar, de regalarse y brillar. Precioso relato!
    Muchas felicidades para ti y los tuyos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  13. El pobre gris no tiene nada que hacer en estas fiestas. Rojo siempre tan atrevido. Me gusto tu cuento multicolor donde los colores componen una extraordinaria sinfonía de luz y belleza. Un beso

    ResponderEliminar
  14. Una colorista Navidad. Un relato muy original. dira que único. Me ha gustado mucho, mucho. Saludos Creo que tengo algoe scrito sobre el griisi. Si lo encuentro te lo mando. solo recuerodo que le saqué un monton de ventajas al color gris.

    saludos navideños

    ResponderEliminar
  15. Mi querido Alfredo, recuerdo perfectamente este cuento, me pareció de lo más original, por entonces te empezaría a leer y ya ves que ya hace cuatro años y aunque de vez en cuando esta sirena se esconda en los fondos marinos, el brillo de tu plaza siempre le hace volver, te deseo una feliz entrada de año, un abrazo enorme y miles de besosssssssssssss

    ResponderEliminar
  16. Yo no lo conocía y me ha encantado!!
    Me has recordado un villancico que preparé en el cole con mis alumn@s el año pasado, el de los colores vamos al portal.
    Precioso y colorido relato!!
    Muchos besos y felices fiestas!!

    ResponderEliminar
  17. Los colores al servicio de hacer una Navidad más brillante, más luminosa, más cromática. Me ha gustado como has jugado con los colores para componer un precioso cuento de Navidad. Lo que no me gusta tanto, lo confieso, es el papel que desempeña siempre el pobre gris. ¿Sabes que algunas especies animales sólo son capaces de distinguir uno de los pigmentos básicos y su visión es monocromática?. No estoy seguro, pero creo que algunos sólo ven la vida a su alrededor en gris y, por tanto, para ellos ese triste color adquiere una importancia capital.
    Un fuerte abrazo, Alfredo.

    ResponderEliminar
  18. Estupendo tu cuento, tanto la idea como su materialización.
    Abrazos y felices fiestas.

    ResponderEliminar
  19. Qué bonito! Todos los colores tienen su importancia si están juntos, incluso el gris es bonito combinado con todos los demás.
    Un beso y Feliz Año Nuevo

    ResponderEliminar
  20. Tal vez tu cuento sería lo más cercano a lo que debería ser el color de la vida. Me alegra tu visión porque de alguna manera desde tus ojos nos has dejado ver como se orquesta la realidad de las fiestas, no todos las reciben con las mismas ganas... y no por eso cambia su brillantez al conjugarlos,
    Un abrazo
    Gracias por acompañarme en esta convocatoria tan especial.

    ResponderEliminar