30 de octubre de 2013

Insumisos


Es el momento de la insumisión, de rechazar este sistema de hacer política y la forma de participar en ella.
Es el momento de mantener y exigir requisitos y derechos incuestionables por razones de conciencia.
Es el momento de negarse a jugar un juego que huele a podrido y en el que cada día que pasa nos sentimos irreversiblemente engullidos.
Es el momento de pronunciarse, con acción o por omisión, y no dejar las cosas para mañana, porque mañana será tarde.



Resumen de la conversación sostenida por Josep Maria Vileu con Lluís Llach en Porrera el veinticinco de octubre del 2001.

"Insubmís es una historia de descubrimiento y de reconocimiento. Uno de los grandes privilegios de mi trabajo es que la gente viene a pedirte cosas, viene a pedirte compromisos y, por lo tanto, te hacen planteamientos sobre los que a veces ni has oído hablar. Uno de mis grandes privilegios, pues, es que, continuamente a lo largo mi carrera, de algún modo, me han puesto sobre la mesa temas que socialmente estaban en primer plano.

Desde el momento en que los conocí, me dije: «Yo quiero estar al lado de esta gente». Quería beber, atragantarme con todo lo que estaba sucediendo; yo que soy una persona que ha vivido bajo una dictadura, quería saber cómo percibía esta gente, que prácticamente no ha vivido el franquismo, el militarismo; la renovación de planteamientos que hacían; el lado utópico que había de cosas imposibles.

Esto lo hice no sólo por un sentido de coherencia militante, sino por egoísmo; porque al final resulta que cuando me lo paso bien es cuando puedo cantar para los que entienden como yo la historia, la vida, la humanidad. No sólo porque les puedo servir, sino porque me informan y aprendo mucho de ellos.

Yo soy una persona que va en un tren de una manera de ver la vida y el mundo, que va corriendo, corriendo, corriendo... pero al mismo tiempo voy y puedo anquilosarme en mi pensamiento y en mi forma de ser. Y, de repente, estos colectivos que te piden cosas hacen que suba gente nueva a tu tren, echan más carbón a la máquina, o viceversa, hacen que yo suba a su tren y que de repente mi tren sea el suyo y todo se confunde.

Quería que la canción tuviese fuerza, potencia, y me salió la vena épica y epopéyica, esa que a algunas personas, quizá con razón, les molesta bastante. Al final de la canción, ganamos; en la canción, ganamos.      Considero que una de les experiencias más bonitas que puede haber es cuando las utopías se hacen realidad. Utopías, muchas de ellas vistas con menosprecio y prepotencia por mucha gente, como algunos intelectuales reaccionarios de derecha que cuando ven que se hacen realidad sufren mucho. Para ellos, siempre son un peligro las utopías. El peligro de las utopías, claro que es real; porque se pueden llevar a la práctica, por eso son tan peligrosas, porque acaban siempre convirtiéndose en realidad." 


                   INSUBMÍS 

Que no hi ha res on miren els teus ulls;
que cap on tu vas, allà on vas, no t’hi espera ningú; que ets captiu de quimeres encara adolescents; que és inútil el gest del teu cor encara massa valent; que no hi haurà mans per a les teves si són buides per bondat...

Jo t’estimo així, insubmís a les armes.
Jo t’estimo així, si el coratge no et deixa sotmetre ningú.

Perquè no saps ni vols aprendre el terror.
Perquè ni sents ni creus en l’odi pera als teus projectes d’amor.
Perquè no ets la ferralla d’un robot assassí.
Perquè imagines la pau més enllà d’un mercat entre botxins.

Sempre hi ha una primavera
que ens espera, somni enllà...
Jo t’estimo així, insubmís a les armes.
Jo t’estimo així, quan el coratge no et deixa sotmetre ningú.

         

                  INSUMISO

Que nada hay donde miran tus ojos;
que hacia donde vas, allá adonde vas nadie te espera; que eres cautivo de quimeras aún adolescentes; que es inútil el gesto de tu corazón aún demasiado valiente; Que no habrá manos para las tuyas, si están vacías por bondad...

Así te amo, insumiso a las armas.
Así te amo, si el coraje no deja que sometas a nadie.

Porque ni sabes ni quieres aprender el terror;
porque no sientes ni crees en el odio para tus proyectos de amor; porque no eres la chatarra de un robot asesino; porque imaginas la paz más allá de un mercado entre verdugos.

Siempre hay una primavera
que nos espera más allá del sueño...

Así te amo, insumiso a las armas.
Así te amo, si el coraje no deja que sometas a nadie.

Letra y música: Lluís Llach

27 de octubre de 2013

Los domingos, vamos de Museos... Portugal (17)


Este domingo nuestro Museo es muy particular. Un contenedor de más de 90.000 m2. al aire libre, en el que nos vamos a desplazar para presenciar una Obra especialmente relevante: Portugal. Caminamos hacia el Atlántico para descubrir la otra cara de la Arquitectura Ibérica. La Luz y la Tierra, elementos clave en la Obra de dos Maestros portugueses: Álvaro Siza y Eduardo Souto de Moura.
Orden, elegancia y luz se unen con un resultado mágico.
Proponemos una ruta que contempla, desde las obras más modernas de Alvaro Siza, hasta sus orígenes, y hacia el norte tomaremos el relevo de la mano de Souto de Moura, donde cambia el paisaje, pero no el mismo dominio de la luz y de la piedra.

Del Tajo al Duero, de la Tierra Ibérica al Océano Atlántico, disfrutaremos la historia reciente de la Arquitectura Portuguesa.

          

23 de octubre de 2013

Este jueves, relato. Dibujos Animados


Pues sí Gustavo, ya que lo nombras a mí también me gustaba Heidi, y Pedro, ese amigo suyo que marchó a los Andes en busca de su mamá… ¿O era Marco? No sé, hace tanto que dejé de ser niño, que los nombres me bailan en la cabeza.
Añoro ese columpio, ese entrañable Niebla, esa ovejita blanquita como la nieve blanca y esas cumbres de papel Albal por las que asomaban los Alpes Suizos.
Sabías que el verdadero nombre de Heidi era Adelaida

Siempre pensé que cuando fuese abuelo sería como el de Heidi, tan pulcro, con su barba blanca y sus quehaceres aparentemente intrascendentes en la montaña y sin embargo tan metido en su papel de adulto ejemplar y conciliador. No así como la odiada Sta. Rottenmeier, fea y antipática como un demonio, a la que obviamente Heidi, ganó la partida en la compañía y preferencias de la adinerada Clara.

Pero hoy, amigo Gustavo, se llevan otras cosas… Caracoles que se creen coches, animales que se sublevan en la granja, aviones que se hacen la puñeta, ninjas asesinos, gigantes de color guisante, enanos azules que nos mueven los bosques, y monstruos, muchos monstruos.
Todo un catálogo de personajes de diferente pelaje a los que es difícil hacer un hueco en nuestras vidas.

Querida Johanna, como te echamos de menos...

20 de octubre de 2013

Los domingos, vamos de Museos... Noguchi_Queens (16)


Isamo Noguchi fundó y diseñó su propio Museo con el único y ambicioso objetivo de visualizar los ejemplos representativos de la Obra de su Vida.
El artista estadounidense de origen japonés habilitó un edificio industrial en Queens, convirtiéndolo en pionero de la metamorfosis y evolución de la zona que hoy se erige como un sobresaliente distrito de las Artes.

El Museo es un espacio de reflexión íntima en el que sus Salas, abiertas la mayoría a espacios naturales ajardinados propician ese momento de paz y equilibrio que sugiere la contemplación de su Obra. En su programa de actividades destacan las sesiones que involucran a los niños y sus familias o los pases “de toque” para ciegos y deficientes visuales.

En mi relato “Otoño en Manhattan (*)” sitúo la casa de la pareja protagonista justo frente al Museo.
(*) te lleva al capítulo.

         


16 de octubre de 2013

Este jueves, relato. Celos



Utopías:

Imaginemos... un mundo sin dueños de cuerpos, sin propietarios de mentes, sin préstamos e hipotecas en los que dejas la vida como garantía.

Imaginemos... que cuando queremos entregar, compartir, dar o regalar nuestro cuerpo o nuestra alma, los dejamos en prenda. Con el billete de vuelta abierto, porque el destino podría ser un fraude y nada nos ata permanentemente a otro si nosotros no queremos.

Imaginemos... un juego con un vencido a perpetuidad. Un perdedor vestido con los harapos de la violencia y de la injusticia, desapareciendo por el horizonte y dejando en su huida un tiempo de Plenitud y Amor para los hombres y mujeres de buena voluntad.

Realidad:

No sabía qué clase de canalla era, supongo que lo había ocultado en mis primeros meses de relación. Esos, en los que ella me lo ponía fácil. Y a mí, se me hacía la boca agua pensar en mi nueva y probablemente definitiva adquisición. O no es eso, lo que uno obtiene con una mujer, especialmente cuando deja de ser “Una” para convertirse en “Mi”

Era demasiado bonita e inteligente para compartirla, e inconsciente, empecé a rellenar sus vacios con sospechas que exigían un control más determinante. Ubicar y acaparar sus 24 horas diarias.
Sus primeras respuestas, tímidas y sutiles, eran reivindicaciones de pequeñas parcelas de libertad que yo empecé a verlas como una amenaza inaceptable.

La olía, la registraba, la espiaba, la seguía. No soportaba la más mínima laguna que no tuviera mi consentimiento o una clara explicación, aún así la sombra de la mentira erosionaba mi mente.
Desconfiado, la esperaba a su llegada del trabajo maltratándola con impertinentes reproches que hacían que huyera asustada y se encerrase en la habitación. 


Hasta hoy, que borracho, la he visto salir con su maleta, luminosa y desafiante. Iracundo la he detenido al dirigirse a la puerta de la calle y una vez más, ebrio de vino y de celos la he golpeado con rabia hasta violarla sobre la rancia alfombra del Recibidor.



14 de octubre de 2013

Valencia... hoy.

                                   

13 de octubre de 2013

Los domingos, vamos de Museos... MOMA_New York. (15)


Museo neoyorquino de visita obligada y paseo calmado. Las sorpresas se suceden unas a otras, galería tras galería.
Innumerables obras maestras de reconocido valor, lo hacen uno de los Santuarios del Arte Moderno y Contemporáneo del Mundo

Se construyó a base de donaciones de sus miembros y empresas, siendo un ejemplo para otros museos de su clase, ampliando las fronteras del arte a disciplinas no admitidas en otras galerías.

Ampliado en el año 2004, le permite exhibir magnificas obras de Arte Moderno y Contemporáneo de gran dimensión. Actualmente el Museo cuenta con más de 3.000 piezas, entre las que hay algunas que datan de finales del Siglo XIX

              


9 de octubre de 2013

Este jueves, relato. Acróstico



J: Jueves de mañana,
U: Un café para empezar.
E: El azúcar moreno… por favor.
V: ¡Vamos! el relato no espera
E: Empiezo algo confuso,
S: Sigo dándole vueltas.
D: Dios mío… esto no sale.
E: El papel se me revela
O: Otra hoja a la papelera
T: También esta, y van…
O: Ocho.
Ñ: Ñoñerías, sólo ñoñerías.
O: Odio los acrósticos… ¡Lo dejo!

6 de octubre de 2013

Los domingos... vamos de Museos. Fundación Joan Miró - Barcelona (14)


La Fundación Joan Miró o Centro de Estudios de Arte Contemporáneo (CEAC) fue el primer museo de arte contemporáneo de Barcelona y representó un punto de ruptura y de vanguardia tanto desde el punto de vista arquitectónico como funcional.

La idea de crear la fundación nació del pintor, quien quería convertirla en un elemento que permitiera conocer las tendencias del arte contemporáneo. Además, deseaba garantizar que sus obras estarían siempre al alcance del gran público.

Ubicada en Montjuic, en un edificio obra del arquitecto Josep Lluis Sert, que lo concibió como un espacio abierto, con grandes terrazas y patios interiores que permitieran una correcta circulación de los visitantes del museo.
La colección permite realizar un viaje a través de la vida artística de Miró, desde sus primeros esbozos hasta los grandes formatos que caracterizan la última etapa de su vida.

          



2 de octubre de 2013

Este jueves, relato. El camino...


Me canso de conducir y no amanece. Hace horas que entré en la autopista, todavía es de noche y en la oscuridad los kilómetros son suspiros envueltos en un bucle interminable.
Atrás quedaron las grises dudas y los agrios sabores del desengaño, la traición, y la soledad obligada; esa que te golpea en el fondo del pecho y te desmonta como un castillo de naipes en una corriente de aire.
Bad suena en el Auto-radio, tengo que parar en el área de descanso, ordenar mi mente, y luego dormir profundamente.

El sueño me alejará a las antípodas de esta realidad, en la que cada minuto que paso en la carretera me envenena más. Necesito distanciarme, separarme de este muro de lamentaciones y empequeñecer a los personajes de esta comedia para percibir lo banal de la situación. Entonces, merecerá la pena.

Paro… se me cierran los ojos.

Me despierta el paso de un ruidoso camión, y la humedad que delatan mis pantalones no es onírica.
No sé cuánto he dormido, pero estaba en la última fila de un cine de sesión continua, acariciando a una muchacha.
A veces el placer de la eyaculación es amargo… que larga es la noche de la noche en la carretera.