17 de julio de 2014

Palabra 29... "Miedo" y relato del jueves... "Túneles"


Una mañana de primavera Ernesto se levantó… y había perdido la guerra.
Hace muchos años de esto, pero en el Túnel del Tiempo, quedaron heridas por cerrar. Las heridas de una guerra que no había pedido y de la que irremisiblemente se convirtió en propietario de la derrota.

Fue entonces cuando empezó la suya, la de cada día, la del miedo, la de las restricciones, los sacrificios, las pérdidas y las ausencias. Y a ese Túnel de pánico ruidoso y carreras hacia la muerte, le siguió otro Túnel no menos oscuro, el de la sangre seca, el recelo y la realidad lacerante de también haber perdido la victoria.   

Las guerras son oscuras… TODAS, y las que se hacen en nombre de algún dios, no sólo son escuras sino que además, huelen a podrido.
Hoy, en ese túnel, los que lo andan cada día como único camino para ver la luz, tienen unas aberturas hechas a mano para iluminar y ventilar. Asoman la nariz, respiran y vuelven a seguir buscando la luz.

A este Túnel Oscuro le aporta algo de luz, este poema de Bertolt Brecht:

“La Guerra que vendrá, no es la primera.
Hubo otras guerras.
Al final de la última, hubo vencedores y vencidos.
Entre los vencidos el pueblo llano pasaba hambre.
Entre los vencedores el pueblo llano, la pasó también”

12 comentarios:

  1. Hay mucha gente amigo que al levantarse cada mañana,tienen la guerra perdida. Yo diria que somos muchos, quizas la mayoria. Si has paseado por la calle, hoy mismo seguro que habras cruzado un montón de gente enferma que su mal no tiene remedio. Negros y desauciados que no tieinen donde dormir ni donde guarecerse. Que te contaré yo que tu no sepas.Para todos estos y más siempre estan en guerra y nunca veran el final del túnel. Un saludo muy cordial

    ResponderEliminar
  2. Y como Ernesto hay muchos más con guerras perdidas. La religión es una excusa para las guerras, como también lo hay con fines políticos y económicos, sin importar que seres humanos terminen en estos túneles oscuros con su dignidad atrofiada.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Es triste estar derrotado sin haber perdido la guerra, el tiempo se hace largo, para analizarlo mucho Alfredo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Las guerras s lo peor que hay, y lo que viene después peor, hambre y desorientación. Nunca se olvida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Levantarse con la sensación de haber perdido la guerra y tener que enfrentarse a una batalla diaria sabiendo que al final siempre serás perdedor. Angustioso.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Las consecuencias de cualquier tipo de guerra son peores que la guerra en sí misma. Ningún vencedor o perdedor vuelve a ser la misma persona después de haber presenciado semejante barbarie.
    Un texto impecable, emotivo y que llega.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Ese miedo y ese tunel no lo quisiera ver jamás, quien lo vivió no puedo olvidarlo. Dura realidad la que nos presentas Alfredo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Si no lo hemos vivido en nosotros mismos, lo hemos sentido con toda su fuerza en el corazón de nuestros familiares.

    La marca no se borra, es imposible no transmitir traumas, aunque en la vida creamos que no manifestamos dolores o miedos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Gran verdad la que nos plateas en este relato, en tiempo de guerra perdemos sobre todo el pueblo llano. Es difícil de olvidar el horror que ella trae. Un besote

    ResponderEliminar
  10. Si se han vivido los horrores de una guerra, de esas de cañones y armas de destrucción más o menos masiva, eso no es posible que se olvide, creo que durante el resto de tu vida formará parte del capítulo de los terrores nocturnos. En la guerra, en todas las guerras y no sólo las guerras de cañones y armas de destrucción, se esté en el bando ganador o perdedor, los perdedores siempre serán los mismos: Como resume Bertolt Brecht, siempre perderá el pueblo llano.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. En efecto Alfredo, esos túneles no los deseamos pasar nunca. En las guerras, los poderos usan al pueblo como arma arrojadiza para un interés propio. La guerras étnicas africanas o en nombre de alguna religión... Menudas paparruchas que ya pocos nos creemos. Mejor que miremos como responsables al petróleo, los yacimientos minerales, el marfil, los abastecimientos energéticos... Lo demás son paparruchas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar