25 de agosto de 2014

Palabras 34 y 35 de 52: "Mundo" "Lluvia"


Llueven ranas y el Mundo se anega. La Iglesia asegura que es castigo de Dios y el pueblo pide perdón.  Se inundan las conciencias, pero ya es demasiado tarde. 
Solo se salva La Curia y La Casta escondidos en el interior de un lujoso y enorme preservativo.

¡Aleluya, Aleluya! 
Demos gracias al Señor.

11 comentarios:

  1. frente a la hipocresía (esa no es la única) la lluvia y un mundo implacable, nos deja sin esperanza...

    besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Vaya!, no quiero dejar de creer, aún conservo la esperanza
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Contudndente, no hace falta nada más que añadir.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Tremendas palabras. Dura realidad... qué foto... por ahí se me ocurre que algunos preservativos a veces se rompen, o están en mal estado... jeje Pero quiero seguir creyendo, pensar que nunca es demasiado tarde y que el Amor gana todas las batallas. Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  5. Implacable texto! Un toque de humor, mucha ironía y demasiada verdad! Excelente Alfredo!
    Un beso!

    ResponderEliminar

  6. Implacable crítica a los poderes fácticos. claro y fuerte.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Rotundo texto. Siempre ganan los mismos aunque a veces nos hagan creer que avanzamos algo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Un texto verdadero y por desgracia muy actual.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Sarcástico y contundente sin ambages.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. El cuento de que el castigo divino se encarga de hacernos purgar los pecados como especie ha hecho que los desposeídos sobrelleven las desgracias creyendo que las merecen, diferenciándose de lso poderosos y privilegiados, quienes suelen caer mejor parados, siempre.

    ResponderEliminar
  11. Muy bien dicho. Y aunque sea la dura realidad no debemos perder las esperanzas. Me gusto tu texto directo e implacable.
    Besos

    ResponderEliminar