4 de septiembre de 2014

Este jueves, relato. "El Mar, la Mar"


       El Negret llegó por el mar.

     El 27 de mayo del año 1247, Jaime I, otorgó franquicias a los que se asentaran en el Grao de Valencia, a fin de crear una población portuaria a la que llamaron Villanueva del Mar de Valencia

     Cuenta la leyenda, (y como esta, pero con diferentes collares, hay otras muchas) que el 15 de Agosto de 1411 se produjo la milagrosa llegada del Santísimo Cristo del Grao, llamado popularmente “El Negret” por su color oscuro, y el estado en el que llegó tras su incursión por el Río. La imagen apareció en el cauce del Turia que dividía los términos de Russafa y El Grao, dos orillas cuyos pobladores se disputaron la propiedad del Crucificado. Las autoridades de aquel entonces decidieron volver a tirar al Cristo al mar, para ver hacia dónde se dirigía el mismo y resolver así el conflicto.
Al final, las corrientes condujeron la imagen a la orilla del poblado marítimo. El Cristo apareció según unos, levantado como un mástil sobre una escalera de 33 peldaños y, según otros, tendida sobre una escalera.


     Cuenta también la leyenda que, tiempo después de la llegada del Negret al Grao, un clérigo dio un sermón en el cuartel de Cantarranas, en el antiguo asentamiento de Nazaret de Valencia, donde explicó que el origen de la imagen, pertenecía a un judío que se llamaba Mosen Ben Abides y que vivía en la zona de Tortosa. Éste tenía la imagen para aparentar ser cristiano en aquellos tiempos donde la conversión fue obligada, pero la vejaba con despecho cuando estaba a solas con ella. Por ello, al verse descubierto por cristianos viejos, la arrojó al río y su curso caprichoso la llevó a Valencia.

Fuente de consulta: Blog "Pregunta Santoral" de Salvador Raga

10 comentarios:

  1. Mr ha gustado conocer esta historia desconocida para mí.

    ResponderEliminar
  2. Curiosa leyenda, no sé por qué casi todas las historias de Cristos se parecen, por tener la exclusividad de él o por la competencia que desprende en algunos pueblos por no tenerlos. Pero siempre es bueno saber estas historias. Gracias.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Interesante historia para dejarnos llevar con tu relato.
    =)

    ResponderEliminar
  4. Esas leyendas tan bonitas que llenan nuestro país, son realmente curiosas, y algo de verdad seguro que tienen.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. ¡Wow! Me encanto leer esta leyenda, y aunque no la conocía la disfrute leyendo. Es impresionante! =)
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante leyenda. Cuántas historias (ficticias, reales, alteradas por unos y otros), pueden sacarse a flote de las aguas del mar.
    Siempre un gusto leerte Alfredo.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  7. Pues si en las historias que podríamos llamar recientes hay tantas versiones como personas, imaginemos la de versonies mitológicas que hay sobre un mismo tema. El mito y la leyenda corrían ambos de boca en boca...

    Un abrazo y tu cafelito, amigo.

    ResponderEliminar
  8. Bonita leyenda! Cada pueblo que venera a una imagen de Cristo o la Virgen supongo que tiene la suya ...

    ResponderEliminar
  9. Leyendas que alimentan nuestro acerbo popular y nuestro espíritu. Muy parecidas unas a otras, en distintos lugares y con distintos nombres, siempre apariciones y milagros ;-) Un beso

    ResponderEliminar
  10. Me viene a la cabeza que sería interesante un jueves dedicado a las leyendas populares. Seguro que aprendemos muchísimo.

    Muchas gracias Alfredo por participar en mi convocatoria.

    Un abrazo

    ResponderEliminar