4 de diciembre de 2014

Este jueves, relato: Cartas... Cartas... Cartas...


     Valencia, Uno de Noviembre de 2014
     Querido José:
     Hace muchos años que no sé de ti… ¡Me casé! Espero que al recibo de ésta te encuentres bien, yo estoy en la gloria… te cuento: Tengo nueve hijos y estoy esperando otro para Mayo.
     María José es la mayor, se casó el pasado año, la veo poco, casi lo mismo que cuando estaba soltera, siempre ha sido “culo de mal asiento”.
     Rubén es el segundo, tiene 22, todo un carácter como su padre, y como su padre, se toma todos los privilegios.
     Marta es la siguiente, vive con un poeta melenudo desde hace años, dice que no traerá a este asqueroso mundo ningún hijo; espero que no se lo tome en serio, aunque yo creo que es ese Bécquer de pacotilla el que no vale.
     Julia y Pilar, llegaron a la vez, gemelas para todo, el mismo estilo, las mismas ambiciones, los mismos errores y el doble de disgustos.
    Elías, va a continuación, se cree único porque ha escrito un libro, como si no supiera que para mí, todos ellos son un interminable libro de aventuras.
     Benjamín es el séptimo, le llamamos así, convencidos que después de él, no vendrían más; ahora le llamamos Ben, para minimizar en lo posible el exceso de confianza, aún le cuesta asumir el trono que tuvo que ceder.
     Le sigue Luisa, toma la comunión la próxima primavera, llevará el traje de Marta, el misal de Ben, la coronita de Pilar, -o de Julia- y la cruz de su abuela, que seguimos guardando para lo que venga.
     Baby, es el último -de momento- aprende rápidamente, es un juguete para el resto y él lo sabe, se deja querer, todavía no pregunta, pero me temo que con él las respuestas van a ser más complicadas.
     Tu amiga de siempre, María.

     Roma, Uno de Diciembre de 2014.
     Querida María:
     Yo sí que estoy en la gloria, no te puedes imaginar lo que celebro no haber podido acudir aquella tarde a la cita y mandarte a mi primo Luis en mi lugar.
     Eternamente feliz, José

13 comentarios:

  1. jajaj buenísimo!... parece que José está felicísimo habiendo podido "zafar" de tantas responsabilidades
    =)

    ResponderEliminar
  2. Muchas veces, con el tiempo, nos damos cuenta de que fue una bendición que algunas cosas no salieran como esperábamos.

    ResponderEliminar
  3. Pues si que se quedó descansado, porque menuda vida con tantos hijos.
    Muy divertido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Jajajajajjaajjaaja, te lo digo siempre pero es que eres.... ¡la rehostia!

    ResponderEliminar
  5. Tiene razón el José, menuda "coneja", no es vida contar la vida a partir de la prole, digo yo. De la que se libró; ufff.
    Olé Alfredo, un beso.

    ResponderEliminar
  6. !Yay! parece ser que María y Luis le tocaron la dura tarea de ayudar a la expansión de la población humana. !Felicitaciones para José! me gustó ese toque humorístico en tu carta.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja! Yo creo que el destino... a veces sabe muy bien lo que hace, o al menos lo sabía José! Menuda zafada!
    Genial cruce de cartas!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  8. Jajajajajaja es genial!!! Cosas del destino, que por algo pasan las cosas nomás!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Vaya dramaaaaaaaa jaajajajajajaj, la felicidad de uno y la felicidad del otro, cuce del destino o huída a tiempo.
    Genial, como siempre.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. jajajajajaj Qué bueno! Qué gracia tienes escribiendo! Tan real! me ha gustado mucho volver a leérte. Un besote alfredo

    ResponderEliminar
  11. De la que se libró jajajaja, esta la vida para muchos trotes.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. La carta de respuesta espero que no la enviara, es excesivamente sincera. Muy divertido.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. jajajajaja que bueno! Ya veo lo que le cayó a Luis :)

    Bss.

    ResponderEliminar