30 de enero de 2014

Este jueves, relato: "Deportes" (Remasterizado)


Corriendo, corriendo... los primeros 5.000 del Campeón.

Llegó tarde al último autobús, asumió el contratiempo con resolución y al instante decidió que cubriría los cinco kilómetros que le separaban de su casa, con una ininterrumpida carrera.

"En su calle, se mantenía erguido, apoyaba la planta de sus Nike marcando sobre la arena rojiza una óptima posición de salida.
Memorizaba su respiración y el ritmo de sus pulsaciones reclamaba su atención golpeando secuencialmente en su pecho, 135, 140, 145...
Su habitual silueta, se desvirtuaba perfilando en su perímetro corporal las alteraciones propias de un tono muscular en alerta, especialmente los gemelos que presionaban sobre su piel en un intento de escapar hacia adelante.
Un sudor helado le corrió por la frente cuando vio por el rabillo del ojo al juez levantar el brazo dando el disparo de salida.
Inició la marcha… uno, dos, tres, la zancada se perpetuó en el aire"


5.000 metros corriendo… corriendo sin parar. Alegre, contento, ilusionado. Primero una gran avenida, luego otra, un cruce, a la derecha el largo boulevard, y al final una plaza. Llegó al portal de su casa, extenuado y feliz, acababa de cumplir los quince y había dado el primer beso de su vida.

27 de enero de 2014

Palabra 5 de 52. "FELICIDAD"


Cuando la felicidad pasa cerca de nosotros y no deja un intenso olor a Vida, no es felicidad… es tristeza, o pena, o desconsuelo o melancolía.

22 de enero de 2014

Este jueves, relato. Personajes invitados.

                     

Escribí "Otoño en Manhattan"  en 2004.

Es un relato largo de 8.888 palabras en 13 capítulos, que duerme en la Red una siesta placentera esperando un desenlace definitivo.
Nunca he tenido un cara a cara con sus protagonistas, que se me escurren a cada capítulo, dejando un rastro de rasgos personales que se vician y deterioran tal y como la pasión y los sentimientos van golpeando sus vidas.

John y Mary son dos ganadores, se mueven con soltura en el business de la Gran Manzana.
Él, periodista de asfalto, editor de los telediarios matutinos de la CNN en la última planta del Time Warner Center
Ella, abogado en Glaser & Lichtman, Lawyers con despacho propio en el mismo edificio.
Se aman sin reservas desde hace mucho. Una relación informal, fortalecida por el respeto a sus libertades individuales. Con un comprometido pasado, comparten presente y futuro, ilusiones y proyectos y una estupenda casa en Queens.
James es compañero de John, la cara amable que pone imagen a las noticias con las que se desayunan los neoyorquinos cada madrugada. Vanidoso y seductor, sabe del efecto demoledor de su sonrisa y su atonada voz.

Una historia común, previsible y de variopintos desenlaces, tantos como este triángulo ha hecho crecer irrumpiendo en los amantes de este Mundo. 
Los ruidos de fondo, el amarillo de los taxis, los cafés de Starbucks, la hierba quemada por el frío en Central Park y la línea A del Subway, son sólo una espacio escénico para adornar de contenido una historia que es sólo de hombres y mujeres que aman por encima de todo.

21 de enero de 2014

Palabra 4 de 52... "MENTIRA"



Es mentira que no haya esperanza
cuando un mundo entero espera,
es mentira que la mentira
siempre gane a la gente buena,
es mentira que yo te quiera si tu no eres... dulce como la miel.
(Lluis Llach)

8 de enero de 2014

Este jueves, relato. Un regalo inspirador.


Cuatro fueron los muertos. Cuatro los espíritus que siempre en aquella Noche de Reyes, se manifiestan a través de las cuatro únicas farolas encendidas en el Boulevard.
Sucedió de madrugada, cuando el día abre sus puertas y la noche se viste de pasado.

Cuatro disparos a la razón. Primero Elena, luego los dos niños... El ruido de una secuencia caprichosa y equivocada.

Cuatro balas de las que sólo una de ellas hizo justicia, pero desgraciadamente esta fue la última.

7 de enero de 2014

Palabra 2 de 52... CIELO



El Cielo a través de Los Tilos, es rosa, como el futuro, o azul, como el presente.



Estas Navidades, entre mazapán y rosquillas he compartido el tiempo con la lectura de la novela de Mª José Moreno: “Bajo los Tilos”.

El disfrute de la citada lectura, como en el cocido lo he hecho en varios “vuelcos”
El primero, siguiendo con avidez la historia, en una inmersión total de un argumento que te atrapa desde el principio. Hoja tras hoja, sientes que lo menos urgente es desentrañar los misterios que se presentan a cada paso, sino ir avanzando hacia un final sabiendo que todo llegará en su momento. Disfrutando de un paseo con personajes que escarban en un pasado reciente, armando un puzle para encontrar la justificación a un inexplicable desenlace, pero viviendo en ese deambular un presente lleno de emociones y esperanzas.
Quiero decir, que nada peligra, ni inquieta, recreándose en una narración amable y próxima.
Insisto, que no es un ejercicio de intuiciones ni de adivinanzas. El ritmo es pausado, y es el grueso del resto de hojas por leer, que disminuye poco a poco, el que te avisa que la respuesta está cada vez más cerca, y para pesar del lector, el final del libro también.
“Bajo los Tilos” es una historia equilibrada, creible. Parece estar escrita en otoño desde la calidez de una mesa camilla, para leerse en primavera con la brisa de una ventana abierta al jardín.

El segundo vuelco, es una lectura sesgada y puntual en la que uno espera recrearse con esas descripciones detalladas y ricas de contenido que acompañan situaciones, lugares y personajes al margen de la propia historia. Aquí el libro se muestra más tímido, sorprende más lo que se cuenta que cómo se cuenta. Es como un dibujo perfecto en una amplia gama de grises, y en el que su complejidad e interés te pide redondear con algunas pinceladas de color, que las hay, pero que a mí se han antojado insuficientes.

Claro, que yo soy un mal lector y un peor crítico.


3 de enero de 2014

Palabra 1 de 52... "ESTENO"


Sostiene Sindel... Una Semana, Una Palabra, así hasta 52. Esta, acompaño foto y elucubro: 

Estreno.-
Dícese de la palabra utilizada para desestimar el color entre los muchos propuestos para pintar el Salón:
ESTENO, ESTENO, ESTENO, (se admite la variante ESTETAMPOCO) y así sucesivamente, hasta que encuentras el que te gusta.


1 de enero de 2014

Gavin Worth, el alambre de las tres dimensiones.


Gavin Worth, nace en Zimbabwe, criado en Las Cruces, Nuevo México, actualmente enseña en la Escuela Internacional Americana de El Cairo, Egipto.

Worth dice de su trabajo: "Doblando cable negro, creo esculturas que se emparejan con el espectador mediante su participación en los sutiles cambios. Cuando la luz de la habitación cambia, también lo hace el estado de ánimo de la pieza. La brisa suave puede mover un brazo”
Sus esculturas de alambre cuentan historias simples de momentos humanos.
Autodidacta, confiesa que la referencia para justificar esta pasión por su trabajo es "La cabeza de Leda" de Miguel Ángel que vio en una enciclopedia en la biblioteca.