29 de enero de 2015

Este jueves, relato: El caso Nisman


Querida Cristina:
No sabes cómo te entiendo. Es injusta la gratuidad con la que se nos carga de un lastre inmerecido las alforjas de nuestro destino. Nosotros que lo abandonamos todo a cambio de nada.
Nuestros mejores años quedan perdidos inmersos en un sueño que la mayoría de nuestros beneficiados súbditos no entiende. Nuestro tiempo lejos de la familia, la frialdad de nuestras horas muertas y la renuncia a los más que merecidos entretenimientos. Por no hablar de la sacrificada pero necesaria escasa remuneración.
Somos frágiles chivos expiatorios. Como pasa con los niños, siempre es bueno que haya un cándido responsable para vaciar sobre sus cansadas espaldas toda la mierda que una minoría radical y bolivariana se le antoja descargar. Sin embargo sólo unos canallas podrían considerar como signo de progreso, que unos absurdos chismes sean reflejo de la auténtica verdad.
Así pues, envidiada Cristina ¡Se fuerte! y ¡Aguanta! que eso es ruido para unos días pero silencio para siempre.

Siempre tuyo, Mariano.




12 comentarios:

  1. Jajajajaja ¡eres genial!, aunque creo que ya te lo había dicho.

    ResponderEliminar
  2. jeje... la impunidad los cría y ellos se juntan!
    =)

    ResponderEliminar
  3. Una estupenda carta para que sepamos el cinismo con que se maneja el mundo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me descubro ante usted D. Alfredo. Hay que ser muy irresponsables para pedir explicaciones a estos próceres que tanto despego sienten por las cosas mundanas y tanto miran por nuestra felicidad.
    Esa carta nos pone en el sitio que nos corresponde a los súbditos, que osamos pedir responsabilidades a los que siempre están en posesión de la verdad, diga lo que diga la justicia o el mero sentido común.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Creo que has ido un paso por delante de mí, porque según analizaba los hechos, en cada juicio que hacía del gobierno argentino encontraba una semejanza con el español. Y es que los pardillos les votan y ellos se ejuntan o viceversa.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Esta carta si que da fuerzas! igual la mandataria cuando se enoja frente a las críticas afirma que no la merecemos (dicho por fuentes cercanas)

    Disfruto con la lectura de estas letras tuyas Alfredo, te mando un gran abrazo

    ResponderEliminar
  7. que atento sos, marianín...seré fuerte, como tu amigo Luis! ... Cuantas cosas en común, incluso el tinte de pelo...

    ResponderEliminar
  8. Tracy está recomendando esta carta, me dejaste muda, y helada. Yo que vos, le mando esta carta a C. por Facebook, y espera su respuesta, que a lo mejor la publica.
    saludos

    ResponderEliminar
  9. La soledad del poder. Es que son unos incomprendidos. Todo el esfuerzo que hacen en pro de la sociedad en su conjunto y no sabemos valorarlo lo más mínimo. ¡Que buenos son nuestros gobernantes que nos llevan de la manita y nos tienen siempre situados en el sitio que nos merecemos!. Siempre proporcionándonos pan y circo, bueno no, que últimamente el pan escasea, posiblemente porque hayamos sido malos con ellos.
    Genial entrada, Alfredo.

    ResponderEliminar
  10. Ese sé fuerte es ... letal.
    Tienes un magnífico blog y he llegado hasta aquí, gracias a Tracy.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Toda una declaración de intenciones...jugar con la memoria o la desmemoria de la gente...real como la vida mismo y como la muerte Nisman

    ResponderEliminar
  12. Toda una declaración de intenciones...jugar con la memoria o la desmemoria de la gente...real como la vida mismo y como la muerte Nisman

    ResponderEliminar