11 de marzo de 2015

Este jueves, relato: Miradas


Mi mirada se fija en el cristal y su imagen se dibuja frente a mis ojos. Es nítido su contorno, y su inexistente volumen acentúa un falso gesto en dos dimensiones.
Pura fachada. Un mar de dudas. Un valle de desconciertos. Es la misma de siempre. Pero... ¿Qué sé de él? Siempre me confunde, me seduce con sus frescas facciones oliendo a temprana ducha de agua fría. Quiero acercarme a él, y él se deja lo que se deja, todo y nada. Quiero conocerle mejor, y él me enseña solo mi cara, lo demás no existe. Imploro, ruego, demando, suplico y mi seriedad se ve amenazada por una cruel e irónica risotada y, a continuación... me da la espalda.
Mañana de nuevo, frente al espejo, me pediré  explicaciones, una vez más mientras esté delante:
-Por favor desnuda tu alma ¡Quiero conocerte!

19 comentarios:

  1. Interesante pedido. No es fácil conocerse a si mismo.

    ResponderEliminar
  2. Diálogos matutinos con el espejo, los hay para escribir un libro.

    ResponderEliminar
  3. Pobre espejo. No sé que hacer tras leerte, tal vez daré un beso al de mi cuarto de baño.
    Grande, amigo. Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno tu relato, y mu ameno...

    La mirada ante el espejo, esa mirada que busca, pero que no termina de conocerse...

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  5. Es muy difícil conocer a la persona que te acompaña a diarIo. Y es más dificil todavia conocerlo con una miracda.
    Seguro que se necesitan, otras muchas cosas. Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta el enfoque que le has dado al tema, quien no se ha mirado delante del espejo preguntándose quién es esa persona que te mira tan atentamente como tú a ella. Hay una teoría que dice más o menos que el conocimiento de nosotros mismos se divide en cuatro parte:

    1: La que todos conoces y uno conoce.

    2: La que todo conocen y uno desconoce de sí mismo.

    3. La que uno conoce y es desconocida para el resto.

    4. La que todos desconocen, incluso uno mismo, jejeje, esta es la más inquietante y estoy convencida que es la que nos mira desde el espejo.

    No logro recordar de quien era, pero visualizo el esquema en la pizarra en clase de psicología evolutiva perfectamente, y esa parte 4 siempre me ha dado miedito! Miles de besossssssssssssss.

    ResponderEliminar
  7. Siempre nos falta algo para terminar de conocernos. El espejo invita a vernos como en realidad somos, pero el secreto es que nuestra mirada quiera hacerlo.
    Excelente relato! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Ese espejo que nos engaña o nos ignora. Tenemos quizá miedo a profundizar por no conocer o por no reconocer.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Parece una búsqueda interior.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Será que tengo fijacion por los espejos, ese buscarse sin acabar de encontrarse dia tras dia, esas preguntas, ese soliloquio...Que maravilla.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Que dificil es ser sincero con uno mismo. El espejo nos devuelve una realidad que muchas veces no queremos reconocer, hablar con él todavía es peor.
    Magnifico Alfredo, ¡que bien expuesto y que bien contado!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Lindo y perspicaz texto. El espejo dicen por ahí, es el reflejo de nuestras vicisitudes.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Es como una búsqueda interior, pero quizás no se está del todo preparado para recibir las respuestas a las no preguntas, muy bello, un placer

    ResponderEliminar
  14. A veces ese encuentro se posterga indefinidamente... muy buen giro final que nos pone frente a otros ojos que no eran los que al inicio esperábamos ver
    =)

    ResponderEliminar
  15. Qué difícil es a veces llegar a mirarse uno mismo y llegar a fondo.
    Excelente relato, -como siempre- que mantiene la intriga hasta el final.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  16. Enfrentarnos a nosotros mismos siempre es complicado por la parte que conlleva conocernos realmente... mirarnos al espejo interior es un ejercicio que nunca se lleva hasta al final.
    Gracias por participar con este texto que nos lleva a la reflexión
    Besos!!

    ResponderEliminar
  17. Una búsqueda infructuosa hoy, mañana ya se verá. La forma en que lo has escrito, deja sentir el desasosiego del protagonista, eso me ha gustado mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Alfredo, a mí me va dando un poco de reparo mirarme al espejo, ni siquiera para intentar conocerme un poco más. Canas, ojeras, arrugas y todo lo demás, hacen que se me quiten las ganas. No, en serio, no es fácil conocerse a sí mismo ni creo que el espejo sea el mejor instrumento para ello.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Breve, impecable, genialMe encantóleerte de nuevo. Un abrazo Alfredo

    ResponderEliminar