23 de abril de 2015

Este jueves, relato: La Despedida

    
-¡Adiós!                                           
Pavarotti aleteó escapando por la ventana abierta de par en par. Una ráfaga traicionera la cerró de golpe mientras él, se debatía entre el dilema de si esa gratuita agresividad tenía que ver con una determinación irreversible, o simplemente con un golpe de efecto ridículamente teatral.
A esa hora, cada día, solía visitar a Callas la lora del quinto, y le recitaba de memoria el primer verso de "Poesía eres tú" de Bécquer. Seductor como buen loro. Coqueto como buen loro. Parlanchín como buen loro y soberbio como buen macho, regresaba horas más tarde con alguna pluma de Callas en su curvado pico; prueba fehaciente de su conquista, y trofeo silencioso que sólo podía compartir consigo mismo.
Obnubilado, despistado, ebrio de placer y ciego de nacimiento no cayó en la cuenta de que el viento le había cerrado las hojas de la ventana con las que fue a dar de pico-bruces ante el acorazado vidrio climalit. Tan sólo le dio tiempo a replegar alas y con la cabeza poblada de estrellas que giraban como satélites, sentenció su despedida definitiva.
-¡Adiós hermosa Callas. Mi orgullo malherido en este grotesco patio de luces!

16 comentarios:

  1. Jajaja es genial! Me da pena que haya perdido su porte ganador, pero todos tenemos alguna vez un percance así.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Aawwww que encanto y pobre pajarito. Y pensar que iba tan contento y orgulloso con su su trofeo. Muy gracioso tu relato con un final de impacto, pobre Pavarotti!
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Demostrado, que también los grandes caen sin plumas y cacareando.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Pobrecito loro... Me ha dado pena la mala suerte de que se cerrara esa ventana :)

    Es un relato bonito y muy, muy simpático. Tengo una cotorra que parece un loro en pequeño, y me ha encantado.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  5. La honrosa despedida del conquistador triunfante !!!!!. Buen artilugio meternos en la cabeza de un loro, bravo
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Amigo Alfredo: Una entrada muy brillante y oriiginal. Te felicito por tu buén hacer.
    Que disfrutes del fin de semana. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Buenos días, Alfredo:
    Todo un recital de ingenio el que nos has dado por voz de Pavarotti.
    ¡Bravo, bravo!

    ResponderEliminar
  8. Ainsss... pobre pajarito... al menos pudo estar con Callas ese día por última vez...
    Me ha gustado mucho Alfredo...
    Besinos...

    ResponderEliminar
  9. Pobrecito Pavarotti, a quien se le ocurre fantasear de esa manera. Bueno al igual se dieron cuenta a tiempo y lo salvaron, cosas más raras se han visto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Fantástico, aunque Pavarotti se merecía una salida de escena más grandiosa, jeje.
    Abrazos, amigo.

    ResponderEliminar
  11. Pobre lorito bonito, tan chulo el! Ahi lo veo espachurrado en el suelo del patio de luces.
    Un abrazo con sonrisas.

    ResponderEliminar
  12. Genial, simplemente genial...además magníficos los nombres...y digno el de Pavarotti de tal flirteo y del poeta...me ha encantado todo...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Genial, simplemente genial...además magníficos los nombres...y digno el de Pavarotti de tal flirteo y del poeta...me ha encantado todo...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Encantador relato, vaya que me ha gustado. Me pareció muy simpático Pavarotti.

    ResponderEliminar