14 de mayo de 2015

Este jueves, relato: Enigma musical


Si no recuerdo esta historia, es que estoy muerto. No muerto de vivir, sino muerto de ser.

El pegajoso verano, con sus lentos y bochornosos días, me obligó a salir por la noche. Vagabundeaba por el bosque en busca del Árbol de Josué, pero Josué jamás había plantado un árbol en aquellas mil hectáreas. Aquella noche, con la luna retirándose, busqué la salida del pueblo, y lancé la moneda: ¡contigo o sin ti! salió cruz. Y conocí la crudeza de una nueva paranoia: tu ausencia y el terror que en tu lugar me acompañaba. Viajé a través de los árboles, como una bala en el cielo azul, perdido, ninguno era el que buscaba y seguí hasta confundirme en el desierto de Mojave.
De madrugada, descompuesto, regresaba sin intención alguna, simplemente arrastrado por una inercia intuitiva buscando mi casa donde las calles no tienen nombre.
Ebrio de todo, giré la cabeza en busca de una simpleza que llevarme al alma, pero la noche me respondió con un denso silencio.
El resto de la mañana pasó a ser un largo sesteo, dedicado exclusivamente al descanso de un maltrecho cuerpo y a imaginar estímulos para un alma que cada vez me pertenecía menos.       
Con ese fuego solo se atrevía a asomarse por el portón de las bestias la Madre de los Desaparecidos. No me contó nada, pero yo la sentía próxima: Una sombra sin cuerpo, un ruido sin objeto, una proximidad impalpable de la carne, que será lo único que me acompañe para siempre.

Pronto estaré en mi casa y el fantasma quedará atrapado entre la humedad de mi jardín.

Abro la puerta al tercer intento y el viento se cuela entre los pliegues de mi camisa. Me oigo andar, respirar y me extraño como si no fuera yo... Todavía no he encontrado lo que estoy buscando.


                                                          

Más enigmas en el Blog de Demiurgo

15 comentarios:

  1. U..... dos veces casi lo tuve que leer

    muy bueno!!!

    besos

    ResponderEliminar
  2. Espectacular texto!!! Y encima está perfectamente logrado con las canciones elegidas. Te aplaudo Alfredo, me dejaste sin habla.
    Supe que era U2 después de leerlo todo, estaba en dudas, pero casi al final lo confirmé.
    Muy buena banda, impecable relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. En una nueva lectura, reconocí los títulos, algo que no había notado en una primera lectura.
    Buen relato.

    ResponderEliminar
  4. Buenas tardes, Alfredo:
    Me encantan los U2, hubo un tiempo en que me sabía las letras de su “The Joshua Tree”. Nada más empezar a leerte, la mención a Josua me dio la pista.
    Te felicito por el texto, me ha atrapado su descarnado enfoque alegórico (muy en la línea de las letras que por entonces aún componían The Edge y Bono, marcadas por su religiosidad/espiritualidad) y la plasticidad de tu narración,
    Un abrazo, Alfredo.

    ResponderEliminar
  5. Yo no soy mucho de ellos; pero reconozco que son buenos. Te ha quedado un esplendido relato lleno de sentimiento.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. ¿Quién eres, espíritu descarnado? Wow! muy original y dramatica tu creacion, Alfredo. Me gusto mucho la forma de proyectar tu enigma musical con U2, uno de mis favoritos. Genial idea.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Te confieso que estuve totalmente despistada jeje y es quizás que al estar los títulos en español, no identifiqué ningún tema!!
    Muy bien armado tu relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Me gusta mucho, es un relato como un sueño...

    Es difícil encontrar lo que se está buscando, con esa proximidad que se siente, con esa compañía que se quiere hacer eterna...

    Muchos besos. Adoro U2

    ResponderEliminar
  9. Encontrar lo que se busca a veces puede ser toda una aventura... a veces fácil, otras imposible...
    U2 son buenos, tienen algunas canciones que me gustan... y tu texto ha sido genial, muy bien montado...
    Me ha gustado mucho!
    Besines...

    ResponderEliminar
  10. Conociendo el álbum, el ambiente del relato me parece muy acertado, enlazando con agilidad las ideas. Sobre U2, me gustó The Joshua Tree, y poco más. Hoy por hoy lo que más me gusta es el estilo de The Edge.
    Arazos, amigo.

    ResponderEliminar
  11. No los identifiqué :( tampoco los he escuchado mucho, pero has logrado un relato impactante.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Me ha recordado algún relato de Shepard que he cogido por ahí. Lo he tenido que leer un par de veces y dejarlo porque con una tercera me ha gustado más, y una cuarta sugiere más cosas. Mucho poso. Me encanta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Awesome work.Just wanted to drop a comment and say I am new to your blog and really like what I am reading.Thanks for the share

    ResponderEliminar