18 de junio de 2015

Este jueves, relato: Un nuevo mundo

   
Un nuevo mundo es el nuestro, lleno de materias y vacío de valores. Pero supongo, que diferente a otros nuevos que están por llegar, en los que se multiplicarán las materias y dividirán los valores.
En los inventarios que postmorten realizaban los notarios en el siglo XVI, apenas se relacionaban una docena de objetos personales por cada difunto. Hoy, en este nuevo mundo (especialmente el occidental) los ciudadanos almacenamos un promedio de 50 muebles y un total aproximado de 300 objetos personales, cifra que varía al alza, tal y como se generan más y más necesidades.
Este nuevo mundo es un inmenso contenedor de materia transformada en desechos, y de valores en riesgo de extinción. Un nuevo mundo que envejece mal y pronto, y que lo único que ha aprendido a hacer es a vomitar miles de millones de objetos, para ser vendidos, usados, revendidos, olvidados y tirados. Todo un caos organizado.
Pero el futuro (de nosotros depende) no es tan dramático, podría ser hasta excitante y comprometido. Y toda esa materia que nos ahoga se transformará en maná o en un nuevo y regenerador alimento para el alma y el cuerpo, en una nueva tierra reciclada y salvajemente pura.
¡Qué Dios me oiga!

17 comentarios:

  1. Si, queirido amigo. Mejor que Dios te oiga, porqué si mira para otro lado, estamos bien arreglados. Tu entrada, aparte de estar muy bien escrita, rezuma positivismo, esperanza, e incredulidad. Es cierto que las cosas a lo mejor se pueden arreglar todavia, reciclando y con algun milagro divino. Porque no ves el peligro real que se nos viene encima,.Yo pienos muchas veces que el género humano ha estado muchas veces al borde del exterminio, pero siempre ha encontrado un camino que lo hallevado a la salvalción. Entoces debemos confiar o buscamos medidas que puedan solucionar de una forma efectiva y racional, Para atajar el problema??? Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  2. Hace falta que te oiga urgentemente.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí... teniendo en cuenta en que tipo de "mierda" estamos metidos... y dónde estamos perdiendo el mundo en una sociedad consumista y sin responsabilidades... va siendo la hora de que algo empiece a cambiar y la esperanza se haga la dueña de lo que queda por venir.... sino, mal vamos...
    Una reflexión tremendamente realista e interesante....
    Con tu permiso me quedo por tu casa...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Ufff Alfredo sí, que Dios te oiga... Y cuanta razón tienes, nuestro mundo se ha convertido en un ir y venir de cosas materiales que la mayoría ni necesita pero como todos lo tienen pues uno no va a ser menos, vamos como corderitos a comprar lo último de la moda, el nuevo aparato... y dejamos en casa los valores... Vivimos en un mundo de robots que se sientan a cenar con el móvil en la mano y no miran ni para pedir, en un mundo en el que no se queda para cañas y hablar se habla por wass... en fin... tu reflexión es muy buena... y triste...
    Besines...

    ResponderEliminar
  5. También existen valores que antes no eran tenidos en cuentas, hay más tolerancia ante quienes piensan distinto. Aunque todavía falta mucho para llegar a lo ideal. Pero tal vez se de en el futuro.

    ResponderEliminar
  6. Este nuevo mundo tiene sus cosas buenas y malas, pero si es verdas que hay muchas cosas que caducan demasiado deprisa.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Me encanta la forma en la que lo has enfocado, tienes toda la razón... Generamos y adquirimos miles de cosas que después no sabemos que hacer con ellas. Los valores, aunque cambian, creo que cada día son menos... Le damos importancia a lo menos importante.

    Muy bueno, muchos besos

    ResponderEliminar
  8. Por principio no soy de las que mantienen "Todo tiempo pasado fue mejor..." ...seré una eterna ilusa y optimista que cree que como en todo y todos, siempre hay luz y sombras ...yo elijo de concentrarme en lo que es luz, en lo positivo; hacerlo mío, compartirlo y que el resto tenga la posibilidad de hacer lo mismo.

    Y, como decía una vecina de mi abuela, "Aunque soy atea, que Dios te oiga!" ...por las dudas!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que ya te escuchó antes de que lo dijeras en voz alta. Este mundo ya es mejor que el de mis abuelos. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
  10. Siempre existe la esperanza de que aprendamos de los errores pasados para superarlos y vencer nuestras propias debilidades... sí, esperemos que Dios te/nos oiga.
    Un abrazo y gracias por participar.

    ResponderEliminar
  11. Muy buen relato ...padecemos del mal de Diógenes pareciera.....pobre Tierra cuanto soporta y de los valores livianito, livianito...se mejora en un lado se empeora en otro.....pero bueno , aprender de errores se avanza y eso si que es esperanzador ....Esperemos en nosotros mismos para que Dios nos escuche....y si Dios hablamos llegan los valores.....
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  12. No sé si Dios tiene mucho que ver en esto, pero dicen que solo en el más absoluto de los caos puede reinar el equilibrio. Tal vez estamos ahora en esa esiral caótica y al final del camino está esa luz que brilla en nosotros para hacer un mundo mejor.
    Me encanta haber llegado hasta aquí.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Pues si, que dios te oiga, porque los humanos estamos un poco sordos, yno vemos el peligro hasta que es demasiado tarde.
    Muy buena reflexión.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Ojalá te oiga Dios pero la verdad es que yo soy bastante pesimista en ese sentido. Es cierto que hay movimientos para el reciclaje y para el mantenimiento del planeta pero son insuficientes y sinceramente dudo que esto vaya a mejor, no obstante, como tu dices, en nuestras manos está.

    ResponderEliminar
  15. "Cambio materia por valores", pordría ser el eslógan de la campaña publicitaria para el nuevo mundo, o sería... al revés. :)
    Cuando se vacía el alma hay que llenar las vísceras, porque, si no, el pueblo se pone a pensar... ¡y eso es muy peligroso!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Qué te oiga. Yo te leo y es en un momento muy adecuado, hace poco en la información local han hablado de los objetos encontrados en la limpieza del estanque del Retiro, todo tipo de objetos, lo que confirma que convertimos nuestro mundo en un contenedor.
    Abrazos, amigo.

    ResponderEliminar