11 de junio de 2015

Este jueves, relato: Un pecado capital, Soberbia

   
Tomasa fue requerida al centro escolar para recibir la primera protesta seria por el comportamiento de su hijo. La soberbia de Carlos empezaba a preocupar a su maestro que, veía en él, una actitud más grave que las habituales travesuras a las que le tenía acostumbrado. Con tan sólo 12 años, desconocía el significado de la palabra soberbia. Su madre, Tomasa, tampoco lo sabía.
-Señora... ¡su hijo es soberbio!
-¿Sober... qué?
-Soberbio, arrogante, vanidoso...
-No entiendo -argumentó Tomasa, haciéndose la despistada.
-Pues es muy sencillo, Carlos se cree superior a sus compañeros, es orgulloso y se valora en exceso; y esa soberbia le está enfrentando y distanciando del resto de los alumnos.
-Pero... si mi Carlitos, en casa, se porta muy bien: ayuda en la cocina, controla a sus hermanos. ¿Y las notas. qué me dice de las notas... son buenas no?
-Sí, pero estos días, me están llegando muchas quejas, ayer por ejemplo, quitó a empujones a un compañero para sentarse él, al lado de una chica en el banco del patio; el compañero acabó en el suelo con moratones y él, presumió ante los demás de su condición de macho protector y privilegiado.
-Y... ¿qué quiere que haga?
-Tiene que hablar con él.
-¿Y qué le digo?
-Que la soberbia no es una virtud de la que vanagloriarse, sino todo lo contrario. Nada tiene que ver con la valentía o superioridad que lo pone por encima de los demás.
-Lo intentaré, pero le advierto que mi Carlitos... a pesar de su edad ¡es muy hombre! y entre nosotros... ¿a Ud. no le parece que es más listo que los demás?



16 comentarios:

  1. Un buén ejemplo de aquello que dice: De lo que se come se cria. O cria cuervos..... que viene a ser lo mismo.

    Buen plateamiento y diferente pecado que elegiste, que ya es un puntazo. Saludos amigo Algredo

    ResponderEliminar
  2. ¿A quién se parecerá Carlitos?

    ResponderEliminar
  3. Dicen que de tal palo... así ha salido Carlos... soberbio como la madre...
    Muy buena forma de desgranar este pecado capital...
    Besines...

    ResponderEliminar
  4. Pobre Carlitos, lo suyo no tienen remedio, pero estoy recordando algunos personajes actuales y muy nobles que la soberbia ya les acompañó en el colegio.. Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Resultó que era la madre, sin conocer la palabra, la alentadora de ese comportamiento.

    ResponderEliminar
  6. Siempre he pensado que en la crianza está la forma más rápida de regar el germen de lo que llega a convertirse en pecado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me da a mi que no va a existir mucha colaboración por parte de la familia...
    Como me parece que conversaciones semejantes no se producen en los colegios, sí lo que dicen los docentes, pero las contestaciones de los familiares son más, digamos, soberbias.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Muy bien Alfredo, los pecados son como las leyes, el hecho de no conocerlos no implica que no los tengas que cumplir. En este caso, la madre, a pesar de no saber el significado de la palabra sin duda inculcaba a su retoño ese comportamiento. A pesar de ser un relato ligero incluso con un tono ligeramente humorístico, al final nos hace reflexionar sobre la educación que damos a nuestros hijos.
    Muchas gracias por participar
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Y el problema estaba en la raíz, veo difícil que puedan solucionarlo facilmente.
    La soberbia es más que un pecado, un estado enfermo del alma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Soberbia que Carlitos heredó de su madre, a pesar de que ella parecía desconocer su existencia. Buen relato.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno, con una madre así, no podría haber sido de otra manera. Es triste la soberbia... :)

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  12. Ainsssss.... con este relato podría escribir por horas!! ...si habré escuchado eso "¿pero cómo? ...si mi hijo en casa es un angelito!" ...y sí, muchas veces los que estamos de este otro lado, cuando "recibimos" a los padres es como que entendemos un poco más ..."la manzana no cae muy lejos del árbol", dicen. Muy buen aporte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. De tal palo, tal astilla. ¿Se darán cuenta algunos padres que ellos son los transmisores de valores a los hijos?.
    Buen enfoque para enfrentarnos a ese pecado de soberbia, heredado en este caso.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Claro, y es que los pecados capitales no se heredan sino que se aprenden. Menudo principito tuvo que ser cuando era más pequeñito, igual que la madre. Un relato que puede ser calificado de didáctico para todos quienes lo lean.

    Un abrazo Alfredo

    ResponderEliminar
  15. jajaja...genial...aparte de la soberbia, el orgullo de madre de Tomasa...ágil, y perfectamente llevado...pero con poso...como los buenos vinos, qué buen relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. jajaja...genial...aparte de la soberbia, el orgullo de madre de Tomasa...ágil, y perfectamente llevado...pero con poso...como los buenos vinos, qué buen relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar