12 de noviembre de 2015

Este jueves, relato: Argumentos oníricos.


Vivimos en un mundo que cambia aceleradamente. Antes, las musas eran la única fuente de inspiración. Hoy, a finales del siglo XXI, todo se consigue por transmisión del deseo.
En la biblioteca de mi distrito existe una sección que, con el nombre: "Tangential story of dreams" y a través de un sensor deductivo, adivina y extiende una copia con el fragmento de texto que estás imaginando.
Hoy, para salir airoso de la convocatoria de Demiurgo, visito por enésima vez el edificio. En su interior, la ciclópea puerta de cristal diáfano te ofrece todo lo imaginable, solo tienes que pensar frente ella e introducir ordenadamente los dedos de la mano izquierda.
Primero el índice, que se cuela viscoso por la cremosa textura del vidrio, y la puerta responde: ¡Novela. Relato. Poesía. Ensayo...! Solo cuando detecta la coincidencia con mi deseo se para y almacena la información.
A continuación el pulgar -el orden de introducción es aleatorio-: ¡Tema. Trama. Estructura. Nudo. Conflicto...! La pantalla de nuevo se ilumina dando su aprobación.
El meñique, abre un ligero hueco en el plasma con aspecto de flan, y guarda mi pensamiento: ¡Erótica. Terror. Fantástica. Humor...!
Le sigue el anular, que desaparece parcialmente por el centro de la glutinosa puerta: ¡Personajes. Chico. Chica...!
El último en introducir es el corazón: ¡Finales. Desenlaces. Segundas partes...!
La bandeja inferior escupe los folios que contienen tu historia, perfectamente definida, estructurada... solo a falta de firmar.

14 comentarios:

  1. Sabía que alguien usaría ese argumento, ya sos el segundo. Interesante recurso el de el método de despertar inspiración. Buen relato.
    Gracias por sumarte.

    ResponderEliminar
  2. Que delicia!!! entrar en una biblioteca que te adivinen lo que buscas y que encima te lo escriban. Esto es la panacea. Lástima no poder llegar a finales de siglo
    XXI, O a lo mejor llego. La ciencia habrá también avanzado lo suyo, es de suponer. Pués alllá nos veremos amigo Alfredo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pero qué original tu relato juevero, Alfredo, me ha gustado mucho.

    Un beso dulce de seda.

    ResponderEliminar
  4. Esperemos que nunca dispongamos de una tecnología de ese tenor!...sería la hora en que la literatura como expresión creativa se reduciría solo a la combinación aleatoria de factores!
    Excelente tu aporte!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. ¡Ostras! ¿Y dónde dices que está esto? Porque no creas que no me vendría mal alguna visita, no... Pero estoy segura que aún le vería alguna pega :-)
    Me ha encantado. Sí, suena tonto pero es que es verdad, me ha gustado y mucho.

    Un beso gordo.

    ResponderEliminar
  6. Más de una vez me sacaría de un apuro ese lugar!!! ...¿me pasas la dirección?
    Genial tu relato de hoy Alfredo, de verdad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Ese es un sitio al que estaría muy bien ir. Con solo pensarlo todo escrito.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Tendrá corrector incluido? jeje. Imaginativo y futurista, gran relato. ¿Qué será del futuro y las letras? Este aporte plantea varias cuestiones que podríamos desarrollar durante un gran debate. Abrazos y estupendo Jueves

    ResponderEliminar
  9. Me asusta que pueda llegar, me gusta pensar por mi y equivocarme sola. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Sería algo, ¿qué por qué no pueda pasar? La tecnología avanza a pasos agigantados; aunque al final no tendremos nada de trabajo si todo nos lo dan hecho.
    Me gustó tu imaginación.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Wala, imaginas que existiera de verdad algo así... se escribirían libros como churros... sería un no parar...
    Que buen relato Alfredo...
    Besines...

    ResponderEliminar
  12. Bueno, pero seguro que esos relatos no serán tan buenos como los nuestros.
    Abrazos, amigo.

    ResponderEliminar
  13. ¡Que me lo he creído! Pensé...pero que atrasada estoy Dios mio, tengo que salir mas de casa jajajaajaj.
    Como siempre, genial.
    Besos

    ResponderEliminar