3 de agosto de 2016

Este jueves, relato: Un día en... Londres.


7’30
Con ropa deportiva atravesamos en hall del Grosvenor House y, una vez en Park Line, buscamos la entrada próxima a Hyde Park. Hace frío en este día de invierno, frío del que el corredor se sustrae fácilmente por la belleza del lugar. Giramos en el Speakers’ Corner y seguimos hasta la orilla del Lago Serpiente, a continuación el palacio de Cristal y de nuevo camino del Hotel.
9’45
La primera distancia la cubrimos en metro, la entrada más próxima está en la esquina de Park Line con Oxford St. cerca del arco de mármol blanco que da nombre a la estación del suburbano: Marble Arch. Después de algún trasbordo, llegamos a nuestro primer destino, una de las librerías más impresionantes de Londres, Waterstone’s, hay otras de la misma cadena en la ciudad pero este edificio tiene algo especial, mantiene el aspecto y sabor de los libreros que le precedieron, la famosa librería Dillons, tal y como la conocimos en Torrington Place.
12’00
Es hora de recogimiento y tranquilidad, de nuevo atravesamos la ciudad por sus tripas y emergemos por la base de la Reina Boadicea y su vecino Big Ben. Sorteamos el Parlamento y paseamos por los jardines de la Westminster Abbey.
14’00
En Londres, como en casi toda Europa las cocinas cierran cuando menos lo piensas, TatterSalls Tavern está frente a Harrods, en el 2 de Knightsbridge Green se come pronto y bien, lo que sea con una buena pinta de Guinness.
17.30
Cruzamos el río por el puente del Millennium y paseamos en dirección opuesta al Parlamento, buscamos el cambio de guardia de la Royal Horse Guard en Whitehall. Coincidimos con el solemne relevo de caballos y jinetes engalanados.
19’00
Ya ha anochecido y el cuerpo pide una retirada vergonzosa, esta vez será en taxi, pero antes una visita de cortesía a una de las tiendas de Terence Conran, los «Hábitat» de Londres son diferentes a los de España. Un culto al objeto, al diseño de las piezas y útiles domésticos más sencillos y cotidianos.
20’00
Mientras consideramos las diferentes opciones y, una vez recuperado el tono, hacemos una previa en la barra del Borbón, seguro que este Dry Martini nos ayuda en la elección.


10 comentarios:

  1. Hola Alfredo: me gusta leerte siempre, ahora despues de tantos dias de ausencia, me ha complacido mucho más. Tu visita a la ciudad de Londres es ideal, porqué obvia los lugaraes más concurridos, que siempre resultan pesados. En pesar de todo, un dia demasiado lleno. Una ruta un poco cansada, si que ha sido. Suerte de pasaros por
    Borbón, donde supongo que os repondríais. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Qué día más completito!Reconozco algunos lugares pero no otros, aunque es posible que haya estado y no me acuerde ja,ja...yo soy así. Lo que si recuerdo perfectamente es el cansancio infinito con el que acababa todos los días que estuve allí...y el dolor de pies.Me gustó mucho.
    Muchas gracias por participar!
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Un jornada londinense de lo más ideal. Yo estuve pocos días hace años, y mis amigos se ríen cuando les digo que en el British Museum tan sólo estuve media hora y que me recorrí la ciudad y sus parques, que era lo que más me interesaba, como buen jardinero.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Has elegido tu dia en una de mis ciudades preferidas, hace unos años que no voy pero recuerdo ese caminar continuo, tambien me suena ese cansancio no exempto de satisfacción, me ha encantado tu recorrido, besos.

    ResponderEliminar
  5. Has elegido tu dia en una de mis ciudades preferidas, hace unos años que no voy pero recuerdo ese caminar continuo, tambien me suena ese cansancio no exempto de satisfacción, me ha encantado tu recorrido, besos.

    ResponderEliminar
  6. Me ha hecho gracia lo de "retirada vergonzosa"jeje. Excelente derrotero por una ciudad que espero conocer alguna vez. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Muy bien programada la excursión a Londres, una muy bonita excursión a una gran ciudad que desconozco, y como a Neo, me hizo gracia lo de la retirada vergonzosa jajaaj.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. He terminado cansada, vergonzosamente cansada, después de recorrer contigo todos esos lugares que solo me suenan de verlos en las películas. Un día muy bien aprovechado y por lo que veo inolvidable.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Ahh! me gusto ese culto a los objetos, tambien me quedo admirando el diseño de las cosas simples, aunque no me da el bolsillo para comprarlas todas como quisiera.
    Una grata jornada londinense Alfredo, que se hizo mas ágil en la lectura que en la realidad.
    Abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  10. Tuve la suerte de conocer Londres a fondo cuando mi hija estuvo allí tres meses y es una ciudad de la que no me canso. Me encanta y estoy deseando volver.

    ResponderEliminar