28 de marzo de 2017

In Memoriam. Miguel Hernández



El mar que soñé. (*)

El mar no cabe en mis ojos. 
Envidio a los animales que miran y ven todo lo que les rodea
Como los caballos. 
Como mis cabras.
No quiero perderme nada.
Primero, intenso a la derecha, luego, profundo al frente y a continuación, vital a la izquierda.
Agua hasta donde alcanza la vista.
Vista hasta donde alcanza la vida.
Vida hasta donde alcanza la imaginación.
Esta primera vez, es mi primera para esos azules, esos verdes, esos grises, esos violetas, incluso esos blancos y negros.
Me vuelvo y beso a Josefina. Ella es como el mar, luminosa, cristalina y del color de todos los azules.
Musa. Amiga. Amante. Madre.
Mañana, junto a ella, de nuevo volveré a los pastos, a la yerba y a la leche y a la nana de la cebolla, que no es nana de comer. 
Con el mar a mis espaldas, lejos quedará esta ligera brisa que acaricia mi cara. Viento del pueblo.
En mi recuerdo siempre el mar. Paralelo. Convergente. Divergente. 
De olas, interminables, cansinas, secuenciales, como el rayo que aún queriendo, no cesa.
El mar. 
Ahora sí, ahora que ya lo he visto le puedo poner nombre, color, sabor y olor.

(*) Miguel Hernández murió, hoy hace, setenta y cinco años.

                               

4 comentarios:

  1. Gracias por recordar algo que no se debe olvidar.

    ResponderEliminar
  2. Rcordar a Miguel Hernádez es un acto de justicia. Gracias por imponer la ley. Beso.

    ResponderEliminar
  3. Recordar a Miguel Hernandez, es rendirle tributo a esa mujer que lo amó hasta la muerte y que su vida la dedicó a preservar su legado.. Letras tan sentidas como la Elegia a su amigo sije que han inmortalizado cantantes de gran altura ...una vida corta, pero que dejó un valor preciado a la cultura española y mundial..

    Soy Divagaciones nocturnas sin acceso a mi cuenta en este momento...

    Saludos..

    ResponderEliminar
  4. Enorme poeta a caballo entre la generación del 27 y del 36, comprometido socialmente hasta el punto de morir en la cárcel, enfermo y agotado, fiel a sus ideas.
    ¿Te acuerdas Alfredo, del haiku, humilde homenaje que le dediqué?

    Vientos del pueblo,
    claman desde Orihuela
    por otra patria.

    Bella entrada con la que homenajeas su memoria.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar