Mostrando entradas con la etiqueta Javier Mariscal. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Javier Mariscal. Mostrar todas las entradas

24 de enero de 2012

Chico y Rita, ¡¡FELICIDADES!!


Seis años desde la primera idea. Dos años con el guión entre manos. Un año buscando financiación y seis equipos de trabajo repartidos por todo el Mundo, todo ello dirigido desde el estudio global de Javier Mariscal en el complejo barcelonés de Palo Alto.
El resultado es hora y media de magia dibujada y musicada.


Un proyecto complejo que unía dos personalidades diferentes. Trueba, un tipo cartesiano, racional, lógico y meticuloso hasta la extenuación, frente a Javier Mariscal, (ver “héroes de cabecera”) etéreo, nebuloso, imprevisible y aparentemente caótico.

Tras un trabajo de documentación previo, Mariscal dió rienda suelta a su personal e intransferible universo de color: los viejos bares de La Habana, el New York de los 40 con sus letreros luminosos, la música los clubes, el cabaré Tropicana, la revolución... todo está ahí.

Con música original de Bebo Valdés, por la cinta pululan además los sonidos de Charlie Parker, Budd Powell, Nat King Cole, Dizzy Guillespie. Toda su música es un claro homenaje a aquellos músicos cubanos de los 40 y 50. El personaje de Bebo, su vida y sus composiciones son el germen de este fascinante proyecto.


Mariscal, ha puesto en Chico y Rita todo un compendio de magisterio de un creador artístico controvertido, pero profundamente amado por su tribalidad que no deja indiferente a nadie. Una historia de Amor, que es la piel de la Cuba de entonces, con sus orquestas, sus bares, sus coches, los edificios. Una película poderosa visualmente con una mezcla embriagadora de un grafismo revolucionario y una nostalgia ultrarrealista al ritmo de una música genial.

La película se hace corta, es amable y al mismo tiempo apasionada. Nostálgica a ritmo de un tiempo y unos lugares que el rotulador de Mariscal, recrea de forma grandiosamente desenfadada.

Dos detalles curiosos: un cameo de ambos de no más de 2 segundos nos recuerda al genio del suspense y el hecho de que toda la película se rodó antes de proceder a dibujar con actores de carne y hueso con el fin de obtener mejores cotas de realismo.




Fuente de información: El Suplemento de El País.

20 de mayo de 2009

...Héroes de cabecera (X) Javier Mariscal

No podía ser de otra forma, a esa hora, el Sol de Valencia acariciaba el mediodía de un Febrero recién empezado, sus reflejos dorados venían rebotados del bronce ecuestre del Rey D. Jaime, abriéndose paso a través de los fascinantes Magnolios del Parterre.

Aquel día, cuando la cigüeña visitó su casa, yo ya tenía dos años, desde entonces, Javier siempre fue más joven que yo. Ambos crecimos rodeados de neones, fórmicas y botellas de cristal con zarzaparrilla.

Eso si, crecimos por separado, y a ambos nos alimentó una parte diferente de la Ciudad, sin embargo fue en un mismo momento cuando dejamos la fluorescencia de color, la moda sicodélica de los trajes de plástico y los carteles de Warhol, y nos fuimos, yo a la Mili y él a Barcelona, salió ganando él, yo me quedé con la zarzaparrilla en una ciudad gris y húmeda y él, flirteó con la Coca Cola, el Bikini y Bar Cel Ona.



Javier, pinta, dibuja, diseña, decora, filma, edita, escribe, interpreta y casi toca la guitarra y por todo eso y por como lo hace, le dieron el Premio Nacional de Diseño, un premio a la intuición y el desenfado que ha transformado la voluntad de comunicación en un producto industrial.

Imagina imágenes para nuestros sueños y las hace realidad, les da una forma básica, elemental, las grita, las susurra, las canta, construyendo, sensible a los murmullos de la calle que transforma ingenua y coherentemente en objetos y gráficos, de esta forma nos propone un vídeo, una acuarela, un taburete o una mesa en la que jugar al ajedrez con Bob Dylan y al que si no hubiera mas remedio le encantaría hacerle trampas.
Y así y todo, él es de otro lugar, de otro tiempo, pero cuando está en este, lo tiene de sobra para ser el papá de Julia, Alma, Linus y en segundas nupcias de Cobi.


La creatividad es una cosa genética que todos tenemos, pero que él la expresa elevada a la enésima potencia, intuitiva y generosa, como en una tarjeta de visita en tres dimensiones con forma de ilusión, que dice: “Hola soy el Xavi, que chulo” y así, casi de mayor se convierte en un magnifico profesional al frente de un gran estudio de no se cuantas personas poniendo letra y música a una sinfonía de colores con el inconfundible perfume de la Factoría Mariscal.