Mostrando entradas con la etiqueta Marti i Pol. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Marti i Pol. Mostrar todas las entradas

13 de diciembre de 2008

...Este, que os quiere:


la
plaza
deldiamante
osdeseaunfelizaño
nosolamenteestosdiasdisfrazados
deunasensibleraconsumistaeinteresada
navidad
sinotodosy
cadaunodelospróximos
trescientossesentaycincodias
queseamoscapacesdefotocopiarestaalegría
yestosdeseosdebienestaryponerlacomofondodepantalla
denuestromóvilcelularportátilmp3mp4oloquesea
porquelapobrezalosabusosladelincuenciaelmaltrato
elterrorismo
elengañolainfidelidad
sonelturrónyelpavodecadadía
paraquecadamañanaalengancharnosalavida
nosmiremosenelplasmaynosrepitamosloquenosdijoel
nendepoblesechoypuedeserunbuendíaplanteemonoslo
asíyasíconlacaralimpiasalgamosalacallejuntos
zen
lola
lola
jose
tesa
iban
ivan
titus
jordi
cirux
tosca
maac
ampa
isabel
leticia
teresa
regina
alfredo
casandra
brillibrilli
mariajose
laverbena
barbebleu
mariateresa
vteyrosamari
...y para que este árbol permanezca siempre, le crecen como raices estas palabras de mi querido y recordado Martí i Pol: "De nada valen quejas ni añoranzas, ni la melancolia displicente puesta como jersey o por corbata al salir a la calle. Poseemos apenas el espacio de la historia concreta que nos toca y un minúsculo territorio para vivirla. Nuevamente pongámonos en pie y que nuestra voz solémnemente y clara vuelva a oirse. Que todos puedan escuchar quienes somos. Y al final, que se vista cada uno como bien le parezca y "a la calle" que todo está por hacer y todo es posible"


fotografía cedida por http://www.apsocecat.org/
Associació Catalana Pro Persones Sordcegues

19 de enero de 2008

El ángel de Roda de Ter


Miquel Martí i Pol, murió en Vic el 11 de Noviembre de 2.003. Su legado poético, denso, trascendente y popular nos quedó para nuestro enriquecimiento personal y colectivo. Gran amigo y colaborador incondicional de Lluis Llach, le proporcionó material para musicar 23 canciones, 23 tesoros de los que dejamos este magnifico botón
La voz sobria, reflexiva y redonda de Josep Mª Flotats inicia las primeras notas leídas de este poema que es un canto a la esperanza y una reafirmación de lo auténtic
o sobre las mediocridades displicentes, que disfrazadas de lastimosos convencionalismos nos acompañan con demasiada frecuencia.


Ahora mismo enhebro esta aguja, con hilo de un propósito que callo y empiezo a remendar.
De los prodigios que insignes taumaturgos anunciaron ninguno se ha cumplido, y pasa el tiempo.
De nada a poco, cara al viento siempre, que camino de angustia y de silencios. Mejor saber que estamos donde estamos, fijar los pies en tierra y proclamarnos herederos de un tiempo de renuncias en el que el ruido ahoga las palabras y la vida en espejos deformados.
De nada valen quejas ni añoranzas, ni la melancolía displicente puesta como jersey o por corbata al salir a la calle. Poseemos apenas el espacio de la historia concreta que nos toca, y un minúsculo lugar para vivirla.
Nuevamente pongámonos en pie y que nuestra voz solemnemente y clara vuelva a oírse.
Que todos puedan escuchar quienes somos.
Y al final, que se vista cada uno como bien le parezca y a la calle.
Que todo esta por hacer y todo es posible.