Mostrando entradas con la etiqueta Palau. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Palau. Mostrar todas las entradas

18 de junio de 2011

TOSCA



Última representación de Tosca en el Palau de les Arts de Valencia.
Ya se han escrito crónicas más autorizadas que detallan a la perfección las representaciones anteriores. Véanse los Post de Maac, Titus o Atticus.

Tosca es el drama en su más cruda intensidad o al menos lo fue cuando salió de la pluma de Sardou. Hoy, que desdramatizar es un valor añadido, podría parecernos un tanto trasnochada, sin embargo, su música sigue teniendo una calidad dramática inigualable.

La Tosca del Palau, fue una clara demostración de lo que se puede disfrutar con una ópera, a pesar de que alguna de las cuatro patas de esa silla cojeara sensiblemente.
La ópera perfecta es aquella que nos llega flotando en un cohesionado equilibrio de musicalidad e interpretación, soportado en un espacio escénico coherente. No importa, si es barroco, minimalista, clásico, costumbrista o conceptual.
Y en el Palau tenemos una vacuna que contrarresta los efectos negativos de estas veleidades y es, un regalo que por la gracia de los euros nos cayó del cielo y que se llama Orquesta de la Comunidad  Valenciana, creada por Lorin Maazel y dirigida en esta ocasión por Zubin Mehta.

El resto ayudó obviamente. Jorge de León hizo un Cavaradossi valiente, descarado con los agudos, regalándonos un "E lucevan le stelle" que levantó al personal. Bryan Terfel rubricó un Te Deum grandioso, que nos dejó clavados en la butaca, olvidándonos de que era la hora del cava. Oksana Dyka casi perfecta, le faltó enfadarse más con su destino y con el propio Scarpia.

No sabría como definir la escenografía de esta Tosca del Palau, pero las he visto mejores en algún "aproposit" fallero. En este punto, lamento ser tan cautivo de mi profesión, que me hipoteca hasta la intolerancia. El trabajo de la arquitecto Isabelle Partiot, no es una puesta en escena barata, como se la justifica en diferentes foros, aludiendo a la crisis económica que padecemos. Es más bien una escenografía pobre. Barata fue, la Traviata de Willy Decker en Salzburgo, la Butterfly de Lindsay Kemp en Santander o la Carmen de Saura en el propio Palau.

A la vista de los elementos utilizados, sus movimientos, el audiovisual del principio y final y ese monolito horizontal de cartón piedra, que es a la vez mesa y bajada al metro, uno piensa que hay cierto mensaje ecléctico, o una tímida intención de conceptualizar el drama, pero todo se queda en un guiño fallido.
Otra parte de la pata coja fue el vestuario, o a éste (ordinario y tradicional) le faltaba una buena dosis de decorados a lo Zeffirelli o a esa puesta en escena mixta (o sin definir) le faltaba ropa de calle.


Pero insisto, lo que queda es un agradable sabor de haber vivido otra noche mágica con un Puccini que te aplasta de principio a fin, dejándote pegado al asiento, esperando que por una única vez, las balas que acaban con Mario, esta vez (también en el libreto) sean de salvas y éste se levante para marchar con Floria con esa pasión pucciniana que nunca muere.

2 de mayo de 2010

La última Traviata


Hace casi treinta años, en una víspera de Reyes, mi madre me dijo: "Alfredo, como eres tan raro para la música, este año no te voy a comprar nada, yo te doy el dinero y tú te compras lo que quieras"
Me compré mi primera ópera.
Evidentemente aquella también fue mi primera Traviata, tres discos de vinilo editados por Decca Record con Sutherland, Pavarotti y Manuguerra.

La Traviata, También fue la primera representación que vi, en Diciembre de 1.990, en el Teatro Principal de Valencia. dirigida por Manuel Galduf y Nuria Expert,
Quiero decir con todo esto que La Traviata es mi ópera preferida y muy mal, muy mal tiene que estar para que se me indigeste.

La representación del pasado martes en el Palau de les Arts de Valencia de la que ya otros (Atticus o Titus) han hablado más y mejor, sólo presentaba un cambio respecto a las anteriores, el tenor Francesco Demuro sustituía a Vittorio Grigolo, por lo demás subrayo cualquiera de estas críticas, que bien valdrían para esta ocasión.

Parece ser que el toscano Grigolo no estuvo a la altura de las circunstancias, a pesar de ser un rol que domina a la perfección y que repite cada año tres o cuatro veces en los mejores teatros del mundo, y al que han llegado a llamar cariñosamente “Il Pavarottino”
Evidentemente, yo lo hubiera preferido, pues no he padecido antes un tenor más perdido que Demuro, perdido y amanerado en el escenario, perdido con la voz, incluso perdido en el traje (supongo que Grigolo, viste una talla más) creo que Maazel relentizó en más de una ocasión a la orquesta para no perder al tenor por el camino, el resto con muy buena voluntad resulto muy entrañable.

Verdi fue un compositor muy generoso con los barítonos (véase Rigoletto o Falfast entre otras) les regaló pasajes tan magníficos como este segundo acto de la Traviata, sin embargo llevados por una solemnidad mal entendida, algunos cantantes paralizan el personaje y se convierten en estatuas, temerosos de volverse sal en un giro o un movimiento que acompañe el drama, haciéndolo un poco más creíble.

Como también, Verdi, compuso uno de los más bellos y difíciles roles de soprano, pasando de la ágiles coloraturas del primer acto a la calidez y dramatismo de los segundo y tercero, que la rusa Gerzmava resolvió correctamente.

“La Traviata de los Espejos” como se conoce a esta producción italiana, es espectacular pero algo fallida, pues la efectividad de su diseño reside en la reflexión que de la base del escenario se hace en el paramento inclinado totalmente forrado de espejos. Algunas escenas resultan impactantes pero otras en cambio, increíbles y molestas.
Excepto la del último acto, que abre el escenario con una de las más coherentes, bellas e íntimas que recuerdo y que te convierte el sueño en pesadilla cuando al recuperar el paramento inclinado los 90 grados, refleja de lleno el patio de butacas (espectadores incluidos) al tiempo que este se ilumina, produciéndose una desconcertante carrera por encontrar a Wally entre las caras reflejadas.
Automáticamente te desconectas del drama, de la intimidad, de la música, de la obra, y no te levantas y te vas, porque sabes que Violeta todavía no ha muerto y no quieres perderte el glorioso final que nos tiene reservado el maestro Maazel.

La última de abono, que a pesar de esta Traviata, esta siendo una temporada inolvidable.

18 de abril de 2010

La Vida Breve, si breve...


Sábado, 17 de Abril de 2.010
Sesión doble en el Palau de les Arts, como en los cines de barrio, pero sin pipas. Dos obras de conceptos musicales diferentes, pero ubicadas ambas en el corazón de la pasión y sentimientos mediterráneos. (ver excelente crónica de Atticus)
El vértigo del drama de la obra de Falla se aloja en el estómago y no te abandona ni siquiera durante los canapés, para seguir golpeándote
en la reanudación con la obra del maestro de Livorno.

La Vida Breve, es una ópera de coros e interludios bellísimos, la representación que hemos visto en Valencia, es una nueva producción del Palau de les Arts, con dirección de escena de Giancarlo del Mónaco.
Un rica colección de rojos que expresan con precisión el contenido del Drama, tanto los paneles móviles, como la iluminación y en ocasiones el vestuario, absorben nuestra atención y nos llevan de la mano por la locura pasional de Salud, el resto de la locura es para nosotros y viene de la mano del Maestro, Orquesta y Coros, que nos dibujan una tragedia que sólo la muerte, libera el alma de los inocentes.

En Caballería Rusticana, el Sr. Del Mónaco, nos da la de arena, y la acción por arte de su imaginativa magia nos confunde, y el paisaje de un pueblecito siciliano de ancestrales ceremonias, parece trasladarse a un pueblo del interior de Almería llamado Macael, famoso por sus canteras de Mármol... (de macael, claro) y una vez D. Giancarlo ha decidido que todo el drama suceda entre bloques de mármol, estos se convierten sin moverse un ápice, en Taberna, Iglesia, plaza del pueblo, campo de honor para el duelo y como no, pira momentánea para el muerto. Sin embargo debido a la total y absoluta inmovilidad del escenario e iluminación, el espacio repleto de volúmenes amontonados en una sutil asimetría, se hace equilibrado y atractivo, componiendo escenas de evidente impacto visual, todos los actores de negro sobre fondo blanco, forman grupos de fuerte y llamativa estética.
Claro, en esa tesitura, esperar que la ópera la iniciase Turiddu, a lomos del caballo que le trae de casa de su amada, era una descripción totalmente inviable.

En mi opinión sobre el escenario ha habido un exceso de figurantes, así como también me han parecido innecesario los eternos y angustiosos momentos en los que Santuzza, permanecía totalmente estática entre bloques en los preludios sinfónicos.
Pero la esencia de la Obra te llega enseguida, en esto tiene mucho que ver el vestuario de Birgit Wentsch, con dos prendas comunes a todos los participantes, hombres y mujeres muestran la profundidad y miseria de sus costumbres y cotidianeidades.

El disfrute es total, la orquesta te despierta los sentidos, las voces y las imágenes están en su sitio, parece que nada se puede mejorar.
Y entonces, llega Dios, deja la batuta en el atril y durante 4 minutos y 18 segundos acaricia con sus manos desnudas al aire, cuerdas y metales, y nos regala uno de los momentos más sublimes en nuestra corta historia del Palau, y ha tenido que ser de Mascagni, ese, que malvivió y murió indigente, y que no pudo ni siquiera aproximarse con sus 16 restantes óperas a la brillantez de ésta.

Vamos directos al pleno, otra noche más esta temporada, de salir soñando con volver a encontrarse con esta música que te humedece los ojos y te ensancha el corazón.


10 de febrero de 2010

La última Lucia

Ultima representación de Lucia de Lammermoor en el Palau de les Arts de Valencia

Tercera ópera de una temporada que debido a la crisis y a la demora en la confirmación del programa, se recibió con cierto estoicismo, la polémica sobre la continuidad de Lorin Maazel y la escasez de figuras de renombrón, generalizó variadas expectativas sobre la temporada lírica del Reina Sofía.

Irónico es el dicho gitano de: "No quiero hijos con buenos principios" e irónico está resultando que esta temporada tan cuestionada, sobre la que se sembraron dudas en muchos aspectos, está siendo sobre la marcha, la mas regular.
Tres óperas, tres éxitos incuestionables, tres espectáculos que han recogido mayoritariamente muy buenas críticas.
De la Lucia de ayer, ya se ha dicho todo, recomiendo las minuciosas y amplias crónicas de Titus, Atticus, Fernando y el repertorio de entradas sobre la misma de Maac.
Esta producción, que se estrenó hace 13 años, acusa en lo escénico el paso del tiempo, más aún, estando tan reciente la última Butterfly, que tan gratamente nos sorprendió a todos. En esta Lucia alquilada, se evidencia un desajuste en la ubicación del escenario, este, más grande que aquellos en los que se estrenó, por lo que hubo que enmarcar el espacio escénico, detalle sin importancia, pues sólo la escena del baile se el desarrollo con algunas apreturas.

Un puesta en escena de mínimos, (que no minimalista) con algunos símbolos presentes en toda la obra, que el recurrente movimiento de paneles conseguía potenciar, en definitiva una puesta cómoda, correcta, cómplice en todo momento de la trama.
 Por lo demás, demasiadas interrupciones, las del público que quiso premiar todas y cada una de las arias y otras musicales dentro de los propios actos, y para terminar, un tercer acto extraordinario de los que hacen afición, con una Nino loca de Amor, en una escena en la que es fácil caer en la teatralidad y pecar de amaneramiento y que sin embargo ella, bordó con una sutileza y sensualidad admirables.

Ahora, abstinencia en Marzo y a esperar a los Corleone en Abril.

16 de diciembre de 2009

Una mariposa Magnífica


Por fin una Cio cio san con pinta de Cio cio san, un Pinkerton con pinta de borde, (inmaculadamente blanco) pero borde y una Suzuki con pinta de Suzuki, vamos... como tiene que ser.

Tercera representación de Madama Butterfly, en el Palau de les Arts de Valencia, producción alquilada al Teatro Wielki de Varsovia, lleno hasta la bandera y de principio a fin, como en cualquier clásico que se precie, lleno, excepto el palco VIP, que una vez más sólo estaban ocupadas dos de sus doce butacas, ...si, ya se que me pongo muy pesadito con este detalle en particular, pero ahora que me consta que me leen en el Palau, les hago una pregunta: ¿Qué pasaría si en alguna representación, que no fuese un estreno, evidentemente, citaran a 12 estudiantes del conservatorio media hora antes de empezar la función y faltando 2 minutos les dijeran: vosotros 3, 7 ó 12 adentro y el resto conociendo las reglas del juego, a casa? Me pongo en la piel de uno de los afortunados y no pararía de bailar de contento en una semana.

Esta Madama Butterfly es una producción que se deja ver y se deja ver muy bien, sin interferencias, sin rayas en la pantalla, ni asaltadores de caminos que molestan o distraen, ni interminables audio visuales que a excusa de querer ser imprescindibles conceptualidades, te alejan más y más de la esencia natural de la Obra.
Esta Butterfly, no necesita explicaciones, todos conocemos la ópera y lo único que pedimos es un equilibrio natural para disfrutar de una obra que nos sabemos de carrerilla.


Dicho esto, me atrevería a asegurar que la puesta en escena y dirección de actores de esta Butterfly es una de las más conseguidas que he visto y tengo en la memoria otras de Lindsay Kemp, Keita Asari, Mario Gas o Kan Yasuda.
Mariusz Trelinski, trabaja cada cuadro, cada escena con un equilibrio casi geométrico, perfectamente simétrico o deliciosamente asimétrico, consiguiendo composiciones de una gran belleza plástica.

La dirección de actores es sutil, sin movimientos gratuitos, salvo algún contado giro más o menos infantil y travieso, los figurantes, coro o cantantes se desplazan o quedan quietos formando parte de un paisaje que propicia la concentración del espectador, que en ningún momento le pierde la cara a la obra. Mención especial a los tres criados bailarines que protagonizan un sinfín de situaciones de una plástica bellísima y argumental.

La escenografía es muy apropiada y resuelve sus movimientos con elegancia, pasando del poco a nada con un lento desplazamiento de telón tanto en horizontal como vertical.

Un pequeño susto en el primer acto al aparecer el tío Bonzo colgado del techo que se diluyó tanto como corta es su participación en la tragedia y un excedido altar al comienzo del 2º, que también desaparece entre telones a los pocos minutos, son las únicas objeciones a la estética de la obra, que cautivó con una iluminación inspirada por lo que conozco en imágenes de la Butterfly de Wilson.

Un final muy vistoso, la trama musical da para mucho y el director polaco echó el resto con una puesta en escena impactante, casi monocolor (rojo, como no podía ser de otra forma)


Sólo añadir que hay un sin fin de detalles, unos conceptuales otros no tanto que me gustaron y de los que no hago referencia, por no extenderme y mantener el factor sorpresa para las representaciones que quedan.

Entusiasmó y mucho, Oksana Dyka, la soprano ucraniana se metió al público en el bolsillo, dulce y apasionada en toda su representación que redondeo con un final conmovedor.
El también ucraniano Misha Didyk, mejoró su primer acto, con un "Addio fiorito asil" firme y emotivo, muy a tono con el final solemnemente trágico de la Opera.

Maazel, la orquesta y el coro (genial el "Coro a bocca chiusa") son un cheque al portador, el director, pausó y pautó con eficacia el lirismo y la fuerza dramática de una Mariposa que nunca me cansaré de ver volar.

7 de diciembre de 2009

15/12 Cita con La Mariposa


Desde hace unos días, Maac, viene ilustrando con algunas entradas, detalles de la Madame Butterfly que vamos a ver en el Palau de les Arts, datos sobre la representación, intérpretes, directores, etc. incluso una referencia a la película del mismo título de Cronenberg, datos que nos aproximan a esta producción del Gran Teatro Wielki de Varsovia, sede de la Opera Nacional y que la representará para los polacos en Marzo de 2.010, dirigida por Plácido Domingo.

Esta producción, con la dirección de escena del director de cine Mariusz TreliDski, tiene muy buena pinta, a primera vista se trata de una escenografía muy en la línea de otras Butterfly de R. Wilson, tanto que he necesitado comprobar los créditos de las imágenes para ubicarlas en la producción correcta, supongo que es inevitable, Wilson, junto a Carsen son dos de los máximos exponentes del Minimalismo en Escena.


TreliDski
Wilson
TreliDski
Wilson
TreliDski
Wilson

Insiste Maac, en que en que "hay vida, más allá de La Boheme, Butterfly o Turandot" y a partir de ese comentario se crea un pequeño foro de opinión en el que incorporan citas a Tosca, Manon, La Fanciulla o incluso Suor Angélica.

Salvando las distancias y en mi opinión me quedaría sólo con la incorporación de Tosca a este cuarteto de Obras que configuran esa "Vida" con la que uno cerraría el "Cielo" de Puccini, ninguna es mejor que las otras, cuatro Obras Maestras diferentes, cuatro heroínas que protagonizan dramas y tragedias de indudable trascendencia musical.

A mi me pasa que siempre me parece la mejor, la que estoy oyendo
o viendo en ese momento.
Butterfly tiene momentos musicales extraordinarios, como su inigualable dúo en el primer acto o el impactante suicidio final, aunque a veces resulte teatralmente exasperante, llenando el escenario con metáforas de tradición, servidumbre, orientalismo, etc.

No quiero pensar que a Puccini le sobrara la historia y que al capullo de Pinkerton la traición y el abandono de una mujer que le ama incondicionalmente podría resultar sólo un añadido superfluo, y que quizás lo que pasa no importa tanto como las consecuencias de lo que pasa.

En fin, preparémonos que ahora toca La Mariposa, marionetas ambas en manos de un pacto ficticio, en un país y un momento en el que los pactos matrimoniales, no valen nada.
¿Cuánto no tendrán en común, Tosca, Mimi, Manon y Cio Cio San.?

26 de noviembre de 2009

El Palau de les Arts, baja a la Tierra


Manual de uso y disfrute de eso que se conoce como Opera


                                        
                                     
                                     
                                     


Este folleto de acercamiento a la Opera esta editado por la Generalitat Valenciana, el Palau de les Arts e impreso por Ivadis, Instituto Valenciano de atención a los discapacitados y accion social.
Una sóla observación: en esta oferta de descuentos no están incluidas las representaciones de Les Troyens, Madama Butterfly y la Traviata. (?)

9 de noviembre de 2009

Cassandre y los Argonautas


Una vez más, el Palau de les Arts se vistió de franela, lino y algún que otro tejano.
Y es que los del turno “D” somos así de sencillos, no somos de pieles, ni demás zarandajas, discretos, tribales, pero limpios, estamos en el medio, sin rechistar, somos el turno que por no llamar la atención, ni siquiera abuchea donde y cuando los demás lo hacen, somos el turno donde el Palco Real está casi siempre vacío, (que pena de asientos desaprovechados) los del “D” somos de los que no regresan a sus butacas para disfrutar de la última entrega, quedando la platea con un aspecto desolador, las 12 de la noche es muy tarde para algunos que supongo correrán a sus casas para descansar de tanto “argonauta” y llegar a tiempo de la “porno” del Plus, eso si, a los del “D” casi siempre nos dejan libres los fines de semana para disfrutar de la casita de Liria.

Decía, que una vez más el Palau, nos ha hecho soñar y ha saciado nuestros apetencias operísticas hasta la Butterfly de Diciembre.
La música de Berlioz es sencillamente deliciosa, no sólo grande, sólida y elegante que también, su conjunto me ha sorprendido gratamente y eso que en este caso, como en algún otro, iba con los deberes hechos, (de algo me ha de valer el curso acelerado que tan acertadamente nos regala Maac)
Ni una sola cabezada, al contrario, el cuerpo me pedía un bis de la Opera completa, pero en versión concierto, no hubiese podido soportar una vez más los innumerables despropósitos de los argonautas que tomaron el escenario como si de los propios griegos se tratara.

Les Troyens, es una ópera compleja de gran riqueza y variedad musical con unas aportaciones corales sobresalientes, que una vez más la orquesta y coros titulares, resolvieron de forma perfecta, de su contenido musical y demás detalles interpretativos, no voy a soltar prenda por que no entiendo, otros (Maac, Atticus, López Vargas y Titus) ya lo han hecho con extensión y brillantez.

La “Fura...” realizó de nuevo un magnifico montaje, pero no sorprendió lo más mínimo y eso no es bueno. Técnicamente perfectos, pero la participación en el entramado escénico es muy cuestionable, falla en los detalles, exagerando lo obvio o caricaturizando situaciones, elementos y personajes de forma tan infantil que en momentos perecía que estábamos viendo Pedro y el Lobo, en versión para adultos idiotas, me refiero especialmente a la pelea pugilística y al pasacalles artesanal.

No sólo es que no se potenció el seguimiento de la trama, sino que se distrajo en cantidad insufrible, la primera hora de representación nos machacaron con un infumable audiovisual de nubes de espuma de afeitar que se repetían en bucle hasta cientos de veces obligándote a seguir la Obra con los ojos puestos en el techo.
Me quedo y creo que todos nos quedamos con su trilogía del año pasado, el barroquismo tecnológico de Les Troyens, tiene muchas lagunas, puestos a padecer los excesos de ornamentación, por primera vez y sin que sirva de precedente eché de menos a Zeffirelli.

La dirección de actores fue pesada e irregular, los chicos de “La fura...” tienen licencia para salir, cruzar o quedarse en el escenario venga o no venga a cuento musical, abusando del desmontaje, corrección y posterior montaje de los elementos. Sin embargo en este “todo vale” hay que destacar momentos de gran espectacularidad, en mi opinión sublime el acto III, hasta el desmontaje de la estructura de anillos octogonales y casi todo el V con un planteamiento estético algo mas minimalista y conceptual, (me pregunto como habría sido todo esto con Robert Wilson)

Otra noche grande de una orquesta y coros que no titubean por difícil que sea el reto, de lo que seguro todos nos sentimos orgullosos.

Y como el respetable del turno “D” es tan ingenuo, reproduzco una conversación a la salida:
...”me voy y aún sigo esperando ver salir a los griegos de dentro del caballo...”

Conclusión, si describes en exceso, malo, y si sólo sugieres o conceptualizas, malo también... los del “D” somos así

12 de octubre de 2009

Al Cesar, lo que es del Cesar


Cuando desde estos foros, criticamos la gestión del Palau de les Arts, (a veces con mas que justificada vehemencia) nos encontramos, salvo ligeros matices, con una coincidencia mayoritaria respaldando en forma de comentarios o de Post un compartido enfado sobre el particular.

Se ha cuestionado la eficacia del departamento de Administración, del de Taquillas y atención al abonado o al público en general, del Artístico, del sistema informático, de la Intendencia, Protocolo y no digamos del Marketing.

Sin embargo, a riesgo de llevarme algún tirón de oreja, me gustaría hablar de algo o alguien del que ya quise hacerlo en temporadas anteriores y creo que ahora es el momento. En mi opinión hay un departamento que funciona a la perfección, el de Dramaturgia, Publicaciones y Educación, al frente del cual está Justo Romero y con la cabeza visible en ocasiones de su segundo Anselmo Alonso.

No tengo el gusto de conocerlos a ninguno de los dos, si bien son dos caras a las que ya me he acostumbrado a ver en muchas ocasiones.
También quiero destacar el excelente trabajo de la diseñadora gráfica valenciana Belén Paya en el diseño de los libretos que nos acompañan en cada una de las representaciones, (los de pago y los otros).

Este departamento lleva tres años con una velocidad uniformemente acelerada, ofreciendo paralelamente a la temporada de Opera: Conferencias, Mesas redondas, Aulas magistrales, encuentros, proyecciones cinematográficas, funciones escolares, lecturas didácticas, actividades la mayoría gratuitas y alguna con precios reducidísimos.

Algunos ejemplos:
Temporada 2.007/08:
Conferencia-Homenaje. CUANDO LA INOCENCIA DE LA GEISHA ILUMINÓ A VICTORIA DE LOS ÁNGELES, en el Aula magistral, dirigida por Jaume Radigales.

Hablemos de ópera. MADAMA BUTTERFLY en el Aula Magistral a cargo de Rosa Solà

Lectura dramatizada de la obra de teatro de Beaumarchais: Le mariage de Fígaro, en el Aula Magistral

Hablemos de ópera. LE NOZZE DI FÍGARO, con Javier Casal.

Mesa redonda, PUCCINI, desde el siglo XXI

Temporada 2.008/09
Encuentro con Werner Herzog en el Aula Magistral,
Antonio Gómez Schneekloth (moderador) y proyección de la película de Herzog: Encuentros en el fin del mundo
Proyección de Ludwig (1973), Luchino Visconti
Proyección de Indiana Jones y la última cruzada (1989), de Spielberg.

Wagner, Parsifal y Valencia. La historia del Grial, conferencia a cargo de Javier Casal, en esta ocasión y sucesivas se hicieron en el Saló del Turia, pues era desolador ver el Aula Magistral con tan sólo 20 ó 30 personas.
Parsifal. La búsqueda del Santo Grial. Exposición de Lourdes Jiménez en el Vestíbulo Principal.

Wagner y la inspiración mística. Mesa redonda en el Saló del Turia con Roger Alier, Francisco Bueno, Guillermo García-Alcalde, Manuel Muñoz y Juan Mendoza (moderador)

Pedro y el lobo Funciones escolares y familiares.

Función didáctica de: El rey que rabió de Ruperto Chapí, para el Tercer ciclo de Educación Primaria, Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato en la Sala Principal.

Kabale und Liebe, para alumnos de E.S.O. y Universidad

Fausto, Aula Magistral Funciones didácticas para alumnos de E.S.O. Universidad, Educación Secundaria Obligatoria Bachillerato y Universidad.

Cosí fan tutte. Funciones didácticas con la adaptación del libreto de la ópera.

Consultada la programación de la presente temporada, ésta, no decepciona, incorpora una jornada de puertas abiertas con música de cámara, lecturas dramatizadas y otros programas didácticos que iremos conociendo en su momento.

Felicidades y Gracias al Área de Dramaturgia, Publicación y Educación dirigida por Justo Romero y completada con Anselmo Alonso, David Cuesta, Víctor Gil y Llúcia Gimeno.

Foto del Sr. Romero de F. Bustamente

4 de octubre de 2009

La última del Palau de les Arts


De la información general a los abonados, en el apartado de renovación de los abonos para la temporada 2.009/2.010 entre otros, extraigo el siguiente apartado de su pagina Web:

Información general de abonos.
Ventajas Generales.
Posibilidad de fraccionar el pago en tres plazos (1.- 34%; 2.- 33%; 3.- 33%).

Esta opción que ya figuraba la temporada pasada, se repite esta, con el fin de facilitar el pago de los citados abonos en un momento en el que cualquier facilidad suaviza la inversión, hasta el punto me consta, que de nos ser de esta forma, algún abonado hubiera tenido dificultades para renovar su abono.

Una vez rellenado el correspondiente formulario en el que modificaba la forma de contado de años anteriores y solicitaba la aplazada en tres cuotas tal y como reza sus condiciones, remito al Banco la correspondiente autorización para que atienda en cantidad y tiempo el pago de los abonos.

El viernes recibo una llamada del banco para notificarme que el cargo ha llegado por una cantidad diferente (evidentemente mas grande) y pide instrucciones al respecto, a continuación llamo al Palau al teléfono de atención del abonado y la señorita que me atiende me dice que si, que es cierto que la administración a decidido cambiar los porcentajes por su cuenta y sin consultar, aumentando el 1er. pago al 50% el 2º y 3º al 25% y que no obstante tienen previsto ponerse en contacto con lo afectados para notificar uno a uno este cambio.

Claro, cuando te argumentan de esta forma y se quedan tan panchos, uno se queda de piedra y aunque tardas unos segundos en reaccionar le explicas que no son formas de proceder, que sin avisar previamente han corrido el riesgo de que les llegasen todos los recibos devueltos con el trastorno que eso supone, para librado y librador, amén de alguna que otra protesta razonada relacionada con el cambio.

Daba lo mismo, a la señorita, cargada de paciencia y bien aleccionada no le sacabas otra respuesta: Si, si, tiene razón pero Ud. pague que en unos días se pondrán en contacto con Ud. para notificarle el cambio (que no darle una explicación)

Y ahora que cada uno saque sus propias conclusiones.

6 de marzo de 2009

...Cosí fan tutte

José II (Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico) quedó atónito, perplejo desvió su mirada hacia el ornamentado techo, preguntándose hasta donde llegaría la impertinencia de Mozart, que por tercera y consecutiva vez le presentaba el argumento de su nueva Opera defendiéndola con una vehemencia a la que ya le tenía acostumbrado.

Anteriormente habían sido las adaptaciones de los textos que solapados a la excelsa música del Maestro darían lugar a las dos primeras colaboraciones con el escritor Da Ponte, (Las Bodas de Fígaro y Don Giovanni) en este caso se trataba de un libreto original, el Monarca, no entendía que tratándose de un primer texto, sin ningún tipo de condicionante ni referencia alguna, (aunque algo les sugirió sobre el contenido de la trama al hacerle el encargo) hubiera de contener conceptos tan amorales como la infidelidad o el cambio de parejas y definiciones tan transgresoras como las que se vierten en repetidas ocasiones llamando “perras” a las damas, el libreto al fin, sufrió diversos recortes y leves modificaciones.

Cosí fan tutte, es una comedia cuyo texto no se sostiene por si mismo y mucho menos con el paso del tiempo, a lo sumo se percibe cierta crítica a la integridad de las mujeres, aunque Don Alfonso se empeñe en intentar convencernos que es del todo normal e inherente a la personalidad del género femenino, no existiendo pues una densa trama dramática, ni tan siquiera personajes complejos que desnudar.

Decía Caballero Bonald en un articulo para El País en Diciembre del 2.007, de polémico contenido y con el que no estoy parcialmente de acuerdo entre otras cosas que: “Cantar una historia ya es, desde luego, una ficción excesiva. Y si además esa historia cantada es de índole tragicómica o melodramática, la ficción adquiere el rango de una poco creíble escenificación de exaltaciones y pasiones.”

Pero en este caso al Sr. Caballero Bonald, que dicho sea de paso no ha visto nada mas que un par de óperas en su vida, se le pasa por alto un detalle y es que este conjunto de fruta convencional esta servido en Bandeja de Plata y su contenido musical es de los más hermosos en la amplia operística de Mozart, fascinante, con una narrativa orquestal ordenada, etérea, equilibrada, musicalmente maravillosa.

El “Cosí fan tutte” del Palau, he empezado muy bien, una vez mas, uno da por buenas aquellas 6 horas colgado al teléfono hasta conseguir el tan ansiado abono.
La producción inglesa que hemos visto esta noche empieza con un espacio escénico único que se mantiene a lo largo de toda la representación, ligeros cambios con un paramento corredizo calado que mantiene el ritmo y la luz sin que ese inmóvil continente te incomode lo mas mínimo, al contrario es un espacio limpio con un tratamiento de paredes muy suave, un gran volumen con una formidable vista al Mediterráneo, algún guiño minimalista (véase el banco corrido sobre la austera baranda del mirador) en una correcta combinación ecléctica con 4 ó 5 silloncitos Luis XV sin tapizar, envejecidos con pátina crema como todo mobiliario.

En este amplio, agradable y luminoso espacio la dirección de actores se luce repitiendo composiciones corales con todo el juego que dan los seis únicos personajes de la Opera, un trabajo de producción tradicional sin pretensiones o con la pretensión de ser sutilmente correcto, aportar equilibrio y acompañar en el transcurrir de 3 horas de deliciosa música.

Me ha emocionado el “Soave sia il vento” (yo creía que sólo lloraba con Puccini). Y disfrutado del esperado momento del “Come Scoglio” (que casi me sé de memoria, gracias al elaborado divertimento de Maac). Y así de placenteras unas tras otras se han sucedido escenas, arias, dúos, tríos, cuartetos, quintetos, etc.
Ya sabemos que ésta es una ópera de una narrativa musical de perfecta geometría, equilibrada en el reparto de protagonismos, secuencial, Mozart se recrea en la simetría de los personajes y sus intervenciones.
En el reparto, señalar a Bárbara Frittoli, sobresaliendo del resto y como viene siendo habitual una excelente orquesta.

Pero al final en la escena de la Boda se hizo de noche, pero no la noche que precede al día, sino la noche caótica, la noche del abigarramiento, la noche del exceso, alterando una puesta en escena dulce, intima y sosegada a la que nuestros ojos ya se habían acostumbrado, y ....apareció la carpa, Dios mío!! que agresión mas perturbadora, y acompañando a la carpa una lámpara colgante de cadeneta de Swarovski (¿) y con la lámpara, dos tumbonas por el medio con sendas fundas de una tela que no venía a cuento y todo ese espacio escénico generoso, limpio, con profundidad razonable de pronto se convirtió en una caseta de feria.


Un perfecto final para disfrutarlo con los ojos cerrados, escuchando sólo los latidos que la música de Mozart, puso en el corazón de aquellas seis entrañables figuras.

Por Cierto, se me olvidaba, una vez más los 12 asientos del Palco VIP (o como se llame) permanecieron vacíos, no se le ocurrirá a Helga un día, que puede hacer felices a 12 jóvenes estudiantes del conservatorio.