Mostrando entradas con la etiqueta Tadao Ando. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Tadao Ando. Mostrar todas las entradas

3 de enero de 2009

...Héroes de Cabecera (IV) Tadao Ando


En las paredes del Studio de Tadao Ando existe un vacío cuyo contenido no echamos de menos, esa ausencia es el título académico de Arquitecto.

Soñador que tuvo un sueño, vocación, ideales y energía para convertirse en el autodidacta arquitecto japonés más adorado del planeta y hoy ese soñador tiene un plan para transformar Tokio, la mayor metrópolis de la tierra: “La Ciudad abierta al Mar”
Cree que es el momento de permitir que esa ciudad, cuya población supera los 30 millones de habitantes con su zona metropolitana, se afloje el nudo de la corbata y se dé un baño de aire fresco a través de un gran corredor verde que cruce la ciudad dejando paso al aire marino que llegaría desde una puerta vegetal de 88 hectáreas en medio de la bahía de Tokio, permitiendo al aire fresco penetrar en la Metrópolis.
En este proyecto cuenta con la colaboración del Cantante de U2 Bono, al que actualmente le diseña su residencia.

Tadao es alegre, para la gente de su ciudad sigue siendo Ando de Osaka, inquieto, quizás demasiado para el gusto oriental, se relaciona con naturalidad con estudiantes, taxistas, amas de casa, contento de estrecharles la mano o firmarles algún autógrafo.
Crecer en una casa humilde, estrecha y alargada de dos pisos, fría en Invierno y sofocante en Verano hizo alimentar en él un sentimiento de indignación contra la sociedad que le estimuló a luchar por mejorar la condiciones de Vida.

En una escasez económica notable, ahorró durante semanas para comprarse un libro sobre Le Corbusier, repasando con un lápiz una y otra vez los dibujos de éste, hasta que las páginas quedaron ilegibles.

En 1.989 Tadao Ando empezó sus dos primeras obras fuera de Japón, el Pabellón de conferencias para Vitra, Weil am Rhein en Alemania y el Pabellón de Japón para la Exposición Universal de Sevilla, acabó primero el Efímero de Sevilla que sólo existió lógicamente durante la Exposición, pero que nos dejó boquiabiertos ante el mayor edificio de madera del mundo, tradición y contemporaneidad, cuatro plantas con vigas y columnas de madera recubierto de chilla. En el exterior, Iroko, en el interior abeto canadiense combinado con techos de nervadura de acero recubiertos de teflón.
Después de la cola de rigor accedimos al interior del piso superior cruzando un puente con el que se quiso simbolizar el transito entre la orilla del Japón tradicional a la ribera de la era moderna.

Pero Tadao, es indiferente a la arquitectura que emana enteramente del intelecto, porqué a diferencia de la belleza superficial, “la única expresión que produce emociones sublimes en el observador es aquella en la que un creador se juega la Vida.”

Representa la modernidad, la vanguardia, partidario del uso de materiales de texturas crudas, desnudas y orgánicas, delicados al tacto, “la memoria reside en el tacto de las cosas” sus trabajos combinan formas del movimiento moderno con principios estéticos y espaciales tradicionales japoneses, sobre todo en el modo de integrar los edificios en su entorno natural. Una de sus características es el empleo de hormigón liso, con las marcas del encofrado visibles, para crear planos murales tectónicos, despojados de toda ornamentación, que sirven como superficies para captar la luz.

Ando es un poeta del hormigón que de niño aprendió a trabajar la madera gracias a un carpintero que vivía frente a su casa. Aquellas lecciones resultaron inestimables, la excelente manipulación del encofrado de madera para modelar el hormigón otorga a sus edificios una perfección sedosa. Los agujeros de los tornillos en el encofrado de sus paredes lisas se han convertido en su marca personal.




La Iglesia de la Luz en Osaka es posiblemente su trabajo más conocido y teatral, por el que recibió el Pritzker (el Nobel de la arquitectura) en 1995. La iglesia, muy pequeña, es un rectángulo de cemento iluminado por un agujero en la pared con forma de cruz gigantesca. La metáfora de la luz como símbolo del poder de Dios se desarrolla aquí con una sensibilidad y un poder fulminantes.

Viajero y audaz, reconoce que los golpes que de joven aprendió en el boxeo fueron más sutiles que los que le ha regalado el mundo de la arquitectura de la que opina que sólo se considera completa con la intervención del ser humano que la experimenta.

Hoy con abundancia de reconocimientos, cátedras, menciones, premios y mas premios y una obra emblemática, Tadao Ando es el Arquitecto de referencia que en sus diseños rechaza el materialismo consumista de la sociedad actual, que es visible en muchas otras obras arquitectónicas.

Fuente de Documentación: M. Furuyama (Taschen) Fotos: Sanghyun Lee y
http://www.andotadao.org/