Mostrando entradas con la etiqueta Toni Manero. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Toni Manero. Mostrar todas las entradas

25 de febrero de 2010

A propósito de Manero y el Lobo que lleva dentro.










Manero, no es un lobo, sólo lo parece, de aspecto altanero y porte provocador.


Es sólo un disfraz de fin de semana, de lunes a viernes es un cordero mas, apocado, sufridor y desapercibido, su identidad entonces se confunde con la mediocridad que le rodea y a la que pertenece, un eslabón mas en la cadena de montaje de cualquier fábrica de automóviles de Detroit.

Pero casa sábado noche, al salir la luna, su transformación se evidencia, su pelo adquiere el brillo y volumen que lo eleva centímetros del suelo, sumados a los ya conseguidos con los tacones de sus blancos botines que hacen de él un Lobo de altura envidiable.

Su mono de trabajo da paso a un inmaculado traje blanco con chaleco a juego del que asoman un cuello desabrochado y los anchos puños de su camisa de seda negra, indumentaria perfecta para que después de las primeras lobadas su territorio haya quedado perfectamente acotado.

El firmamento de la calle, se ha llenado de estrellas fugaces, estrellas de fin de semana, lobos engalanados alrededor del astro Sol, que lo siguen voraces hasta el centro de la lobera. Tony y el resto de los lobeznos caminan triunfantes a pecho descubierto por el ancho espacio de su guarida, los focos delimitan su radio de acción, reflectores de colores que dan un brillo especial a su línea de colmillos, mientras que por los gigantescos altavoces comienzan las primeras notas de su pegadizo y trepidante himno.

...El falsete de los hermanos Gibb marca el punto de partida para las próximas horas en las que la guarida será más guarida que nunca y los Lobos, que nunca lo serán, más Lobos que nunca.