Mostrando entradas con la etiqueta navidad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta navidad. Mostrar todas las entradas

31 de diciembre de 2013

Feliz 2014 (desde el descaro y la contradicción)


        

Hoy, cuando caiga la noche y con ella la fiesta, todo quedará dispuesto para un nuevo día. Un día que amanecerá en silencio. Prólogo de un año en el que todavía nos tenemos que acomodar buscando la ocasión para reencontrar nuestro Yo. Ese, al que esta noche, con dos copas de más le haremos prometer que envejeceremos dignamente escribiendo en una servilleta sobre la espalda de nuestro acompañante la consabida retahíla de deseos de enfrentarnos a todos y contra todo, especialmente aquello que está quieto y se pudre.
Seamos jóvenes y contradictorios, por vocación, por convicción, por naturaleza, porque SÍ...


25 de diciembre de 2013

Este jueves, relato. Colores para la Navidad


Haciendo acopio de recuerdos, según aconseja Nieves en su propuesta de este Jueves, me remonto a las Navidades del 2009 y recompongo, adecuo, acorto y me versiono a mi mismo en este cuento: 

El primero en llegar fue Rojo, elegante y luminoso. Él, era el responsable de la convocatoria de la que saldrían las pautas de actuación para aquellas entrañables fiestas. También era el más relevante, portador de emociones y sentimientos. Todo giraba a su alrededor. Meticuloso, ordenaba los papeles que más tarde repartiría con la precisión de siempre.

En segundo lugar llegaron juntos, Amarillo y Verde, alegres y frescos, canturreando por lo bajo algo de una zarzuela que no llegué a reconocer. Ambos con cometidos diferentes, el primero para envolver y atar los buenos deseos, y el otro, Verde, como soporte o fondo, algo así como la esperanza en forma de espacio escénico, ambos sabían de la importancia de su papel, aunque sólo fuese como en el cine, un papel "de reparto".

Dorado, entró, aún sin haberse cerrado la puerta, vestido de trigo, y oliendo a Sol, sofisticado y brillante, se sentó de espaldas a la cristalera.

Violeta y Rosa, tardaron un poco más, tímidos, reservados, saludaron discretamente y se sentaron juntos al final de la gran mesa, cruzaron sus piernas y esperaron acontecimientos.

De par en par se abrieron las puertas, para la entrada solemne de Blanco, puro, seguro y parsimonioso en sus movimientos, ocupó el sillón junto a Rojo, compartiendo con él un pausado momento de tranquilidad contagiosa.

Azul, entró a continuación, ensimismado, como inmerso en aguas profundas, inspirando una envidiable confianza, propia del que siendo todo afecto, está iluminado por los celestes brillos de un firmamento de interminables lecturas.

Llegó la hora y faltaba el de siempre, su demora, no siendo grave, ponía de manifiesto su condición de color triste, mediocre. Torpe, avanzó hasta ocupar su asiento, saludando con un gesto de medio tono, justo en ese momento, tomó la palabra Rojo, que dijo:

"Ahora que por fin ha llegado Gris, empecemos con el plan para inundar de colores al Mundo en esta Navidad."


23 de diciembre de 2011

FELIZ NAVIDAD


Camille soñaba con ver algunas de las maravillas de la Tierra.
Esas, que no siendo las oficiales que ha consagrado la Historia, forman parte del activo monumental de su mundo de Ilusión.
Edificios, Torres, Puentes, construcciones singulares que le habían impresionado desde joven ilustrando las revistas de arquitectura global.
Ahora, adulta, con inquietudes de viajera ávida de grandes emociones, se disponía a realizar parte de ese sueño.
Al caer la noche, Camille se enfrentó a un frío que le cortaba el rostro.

En la navidades parisinas las temperaturas se revelan y se esconden bajo tierra. Los huesos te piden auxilio y los cubres con lanas y algodones.
Todo merece la pena ante el espectáculo inenarrable que supone descubrir desde el Trocadero la majestuosa Torre Eiffel.

Camille, quedó paralizada, hipnotizada por unas dimensiones que nunca pudo imaginar. La Torre encendida de colores, estaba de fiesta. Alegre y juguetona, le saludó con un guiño luminoso que encendió su alma, y le recordó un gigante abeto que lleno de buenos deseos se ponía a sus pies.


Todo el AMOR del Mundo en este año que empieza para mis amigos blogueros, que tanto cariño me demuestran con su compañía y complicidad.


5 de enero de 2011

Este jueves, Relato. Los reyes Magos


Husmear en la infancia es un ejercicio saludable, pero también peligroso.

Conocí la existencia de los Magos de Oriente, supongo que como cualquier niño, justo en el momento en el que aprendí a decir sus nombres.
Primero fue eso tan ambiguo que son los Reyes Magos, pero hasta que no los memoricé e identifique por sus nombres, no los ubiqué ni en el tiempo ni en el contexto y definitivamente supe que eran tres, no aprendí a emocionarme con todo lo que su llegada suponía.

No se quien es Papa Noel... (ni me interesa), pero el hecho de que los Reyes Magos fuesen tres, tampoco me suponía ninguna ventaja y siempre me pregunté: -¿por qué siendo tres, sólo me traen una cosa, y casi nunca la que les pido en la carta?-
Incluso en alguna ocasión, tan sólo un juguete que compartía con mi hermano. Como aquel año, que apareció debajo de la cama el “Fuerte Apache” con dos carteles que decían: -Los soldados son para José Luis y los indios para Alfredín-.
Bueno, ni que decir tiene que mi hermano además de los soldados se quedó con el fuerte y yo estuve acampando a los indios un mes en el pasillo.

No esperaba encontrar juguetes de cristal como decía la canción de Peter Pan: “Si acaso quieres volar...” pero los soñaba y no podía creer en tanta injusticia. Al año siguiente, quise seguir de cerca y escondido la llegada del cortejo real. Sólo y en la oscuridad de la noche permanecí atento a la más mínima señal de ruidos de camellos o el rozar de las túnicas, era la oportunidad para reivindicar un reparto más generoso y consecuente con el contenido de mi petición epistolar.

Me pudo el cansancio y los nervios. Amanecí dormido en el sillón del Salón con los gritos de mi hermano invitándome a desenvolver paquetes... si, ¡paquetes!, esta vez en plural. Una pequeña locura, cajas esparcidas por el suelo y suspendidas en el aire adornadas con globos de colores.
Hoy sigo convencido, que mi presencia aquella noche en el Salón de mi casa, fue determinante para que los Magos se mostraran más generosos que en otras ocasiones.

Aunque ahora que lo pienso, nunca recordé cuales fueron en realidad los juguetes de aquella noche de interminables sueños.

A Baltasar lo encontrareis en el portal de Gus

22 de diciembre de 2010

Este jueves, Relato. Villancicos

Arre borriquito, arre burro arre,
anda más deprisa que llegamos tarde.
Arre borriquito vamos a Belén,
que mañana es fiesta
y al otro también.


Oh, blanca Navidad, sueño
y con la nieve alrededor
blanca es mi quimera
y es mensajera de paz
y de puro amor.



Campana sobre campana,
y sobre campana una,
asómate a la ventana,
verás al Niño en la cuna.
Belén, campanas de Belén,
que los ángeles tocan
¿qué nueva me traéis?



Dime Niño de quien eres
todo vestidito de blanco.
Soy de la Virgen María
y del Espíritu Santo.


Ay, del Chiquirritín,
Chiquirriquitín,
metidito entre pajas;
ay, del Chiquirritín
Chiquirriquitín,
queridito del alma.


El camino que lleva a Belén
baja hasta el valle que la nieve cubrió.
Los pastorcillos quieren ver a su Rey,
le traen regalos en su humilde zurrón
al Redentor, al Redentor.



Feliz Navidad... Feliz Navidad...Feliz Navidad... próspero año y felicidad.
I wanna wish you a Merry Christmas
I wanna wish you a Merry Christmas.



 Pero mira como beben los peces en el río,
pero mira como beben por ver al Dios nacido.
Beben y beben y vuelven a beber,
los peces en el río
por ver a Dios nacer.


Ande, ande, ande, la marimorena
ande, ande, ande que es la Nochebuena.


Noche de paz, noche de amor,
Todo duerme en derredor.
Entre sus astros que esparcen su luz
Bella anunciando al niñito Jesús
Brilla la estrella de paz
Brilla la estrella de paz.



En el portal de Belén hay estrellas,
sol y luna
la Virgen y San José
y el Niño que está en la cuna.



Por eso y muchas cosas más,
ven a mi casa esta Navidad.
Por eso y muchas cosas más,
ven a mi casa esta Navidad.




Imágenes de la Agencia Reuters
Selección de "las 55 mejores fotografías del año 2010"

Villancicos en el portal de gus

4 de diciembre de 2009

Sábados Literarios de Mercedes. Cuento de Navidad




El primero en llegar fue Rojo, serio, elegante, luminoso. El, era el responsable de la convocatoria, de la que estaba seguro saldrían bien planificadas las pautas de actuación para aquellas entrañables fiestas. También era el más relevante, cabeza visible y portador de emociones y sentimientos, parecía que todo giraba a su alrededor, cuidadoso y pulcro ordenaba sobre aquella superficie transparente los guiones personalizados que mas tarde repartiría con la precisión de siempre.

En segundo lugar llegaron juntos, Amarillo y Verde, alegres, vivos y frescos, canturreando por lo bajo algo de una zarzuela que no llegué a reconocer. Ambos con cometidos diferentes, el primero para enlazar, envolver, atar los buenos deseos y proporcionar la fortuna soñada y el otro, Verde, como soporte o fondo, algo así como la esperanza en forma de espacio escénico donde se sucedían los momentos de más fuerza interpretativa, ambos sabían de la importancia de su papel, aunque sólo fuese como en el cine, un papel "de reparto".

Dorado, entró, aún sin haberse cerrado la puerta, vestido de trigo, y oliendo a Sol, eterno aspirante reflectante, sofisticado, se sentó de espaldas a la cristalera, todo un detalle, por respeto a sus contertulios de al lado.

Violeta y Rosa, tardaron un poco más, tímidos, reservados, saludaron discretamente y se sentaron juntos al final de la gran mesa, con gran ternura cruzaron sus brazos y esperaron los acontecimientos, que un año más les exigiría la máxima dedicación.

De par en par se abrieron las puertas de espejo manchado, para la entrada solemne de Blanco, estable, puro, seguro y parsimonioso en sus movimientos, ocupó el sillón junto a Rojo, que lo buscaba con la mirada, demandando esa porción de justicia, equidad e inocencia de la que su inmaculado amigo recién llegado, era portador.

Azul, entró a continuación, ensimismado, como inmerso en aguas profundas, armonioso e inspirando una envidiable confianza, propia del que siendo todo afecto, además está iluminado por los celestes brillos de un firmamento de interminables lecturas.

Llegó la hora y faltaba el de siempre, su demora, no siendo grave, ponía de manifiesto su condición de color triste, mediocre. Pausado, avanzó hasta ocupar su asiento, saludando con un gesto de medio tono y con cara de aburrido, justo en ese momento, tomó la palabra Rojo, que dijo:

"Ahora que por fin ha llegado Gris, empecemos con el plan para inundar de colores al Mundo en esta Navidad."

Otros cuentos de Navidad en el alambre de Mercedes

13 de diciembre de 2008

...Este, que os quiere:


la
plaza
deldiamante
osdeseaunfelizaño
nosolamenteestosdiasdisfrazados
deunasensibleraconsumistaeinteresada
navidad
sinotodosy
cadaunodelospróximos
trescientossesentaycincodias
queseamoscapacesdefotocopiarestaalegría
yestosdeseosdebienestaryponerlacomofondodepantalla
denuestromóvilcelularportátilmp3mp4oloquesea
porquelapobrezalosabusosladelincuenciaelmaltrato
elterrorismo
elengañolainfidelidad
sonelturrónyelpavodecadadía
paraquecadamañanaalengancharnosalavida
nosmiremosenelplasmaynosrepitamosloquenosdijoel
nendepoblesechoypuedeserunbuendíaplanteemonoslo
asíyasíconlacaralimpiasalgamosalacallejuntos
zen
lola
lola
jose
tesa
iban
ivan
titus
jordi
cirux
tosca
maac
ampa
isabel
leticia
teresa
regina
alfredo
casandra
brillibrilli
mariajose
laverbena
barbebleu
mariateresa
vteyrosamari
...y para que este árbol permanezca siempre, le crecen como raices estas palabras de mi querido y recordado Martí i Pol: "De nada valen quejas ni añoranzas, ni la melancolia displicente puesta como jersey o por corbata al salir a la calle. Poseemos apenas el espacio de la historia concreta que nos toca y un minúsculo territorio para vivirla. Nuevamente pongámonos en pie y que nuestra voz solémnemente y clara vuelva a oirse. Que todos puedan escuchar quienes somos. Y al final, que se vista cada uno como bien le parezca y "a la calle" que todo está por hacer y todo es posible"


fotografía cedida por http://www.apsocecat.org/
Associació Catalana Pro Persones Sordcegues