Mostrando entradas con la etiqueta reivindicaciones. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta reivindicaciones. Mostrar todas las entradas

21 de mayo de 2015

Este jueves, relato: Cómo somos de solidarios los humanos.


Solidaridad es una palabra que se estaciona en nuestra boca y casi no nos cabe. Esculpe una pequeña esfera en la mejilla como cuando saboreamos un “chupa-chups” demasiado grande, y al igual que el dulce caramelo, la palabra, la llevamos de un lado a otro haciéndola bien notoria.

Ninguno de nosotros somos dueños de alguna parcela de poder en este mundo, salvo de esa tan cercana como lo es el devenir de nuestra familia y por extensión el del vecindario más próximo. Tenemos que ser prácticos con nuestra solidaridad y transcender al menos en lo que alcanzan algunos de nuestros cinco sentidos.
  
El barrio es un submundo lleno de estímulos a flor de piel, se podría decir que es un añadido al resto del universo con colores propios. Ambos parece que funcionan a pesar el uno del otro. Pero sólo es una apreciación, pues el Barrio es receptor directo de los accidentes universales, y no obstante la primera y única víctima de los personales.

En el barrio, desarrollamos nuestra integración, y decidimos o no, formar parte de ese conglomerado de anónimos con nombre.
Por encima de cada uno, el barrio es honesto, espontáneo, abierto y solidario; como también es cruel, injusto, alevoso y distante.
No hay que exigirle mucho, más bien dejarse llevar y no perder detalle. Al fin y al cabo durante cada día y de forma invariable te regala escenas como estas:

-Don Tomás, su cafelito como cada día, tocadito de leche.
-María, hoy te he guardado estas manzanas, para el niño.
-Padre, que llama Toni el de la farmacia, que si sube a pincharle.
-Pepi, me han dejado esto para ti mientras no estabas.
-Doña Amparo, si va al centro, suba, que me va de paso.
-Josefa, ¿le ha sobrado un poco de perejil?
-Lola, hoy tengo esa merluza especial que tanto te gusta.


Aquí es donde podemos interactuar de pleno derecho y con la seguridad de trascender… al menos, un poco. Esta es a la solidaridad con el mundo a la que podemos llegar.

30 de abril de 2015

Este jueves, relato: "Tomarle el pulso a los Jueves"


Erase una semana que no tenía jueves. Todo era preguntar por qué, pero nadie sabía responder. Algún error en la impresión del calendario había dejado esa semana -únicamente esa- sin el día del medio. No me lo podía creer, una y otra vez los repasaba, perplejo, incrédulo, y sólo contaba seis. Del miércoles pasaba al viernes, dejando un sospechoso olor a vacío inexplicable, más propio de un mágico maleficio que de un error tipográfico.
El miércoles noche sonó la última campanada del reloj de pared que cantaba las horas y contaba los días, y la temida bienvenida al primer minuto del viernes no se hizo esperar. ¿Dónde estaba el jueves? ¿Cómo se había perdido? Hasta llegué a dudar si... habría existido alguna vez.
Tal era mi preocupación, ansiedad y desconcierto que exigí una explicación al hacedor del tiempo, y este me contestó:
"Los Jueves, como cualquier cuerpo que marcha sin parar, necesita ajustes periódicos. Inspecciones emocionales. Analíticas de contenido para determinar su azúcar, colesterol, tensión... Unas pruebas más y la semana próxima correrá junto a los demás"

Me desperté sudoroso. De un salto incorporé mi cuerpo y vi el calendario de la pared, ¡era viernes! ¿y ayer, el jueves? ¡sí que estaba!. Todo había sido un sueño, un mal sueño. Era yo, y no el jueves el que tenía la fiebre.


Este sainete verbenero me lleva a la conclusión de que los jueves gozan de buena salud. Somos nosotros los que nos resfriamos. Su estructura es bien sencilla: Convocatoria/Tema, Idea/Publicación. Leer/Comentar. La nuestra, aunque nos pese, es mucho más complicada.

22 de octubre de 2014

Este jueves, relato: Información periodística.



Un somero acercamiento al periodismo de ficción.

En el prólogo del libro “Este jueves, relato”  -que no deja de ser un ejercicio periodístico que fija en fecha y papel las inquietudes de un colectivo- nuestro Jefe de Redacción Luis Arias más conocido por Tésalo, en un alarde de abstracción editorialista, subrayaba estas pequeñas joyas:
“Una convocatoria es un abrazo, por lo tanto no hay lugar en ellas a imposición alguna…”
“La vocación, ¡por fin!... ella es la clave” 
“He sido de ti, como has sido de mí a lo largo de estos años, nos hemos hecho uno y otro cada jueves”

Casi tres años después, las rotativas siguen escupiendo convocatorias y respuestas en un bucle que no parece tener fin.
Desde mi columna, una más, me tomo la licencia de lanzar al aire esta “información periodística” que es un homenaje al padre de la criatura:

Querido Tésalo, este jueves próximo podría ser más o menos el que hace 250. Mucha batería se ha consumido desde ese inicio del 2010 en el que te sacaste de la chistera esta genialidad que nos sigue teniendo juntos y en vilo cuatro años después.
Recuerdo tus relatos, extraños e hiperrealistas. Auténticos y honestos como tus sentimientos. La abstracción, gastando hasta el límite la punta de tu lápiz.  Desapareciste como el fantasma que ya no tiene nadie a quien asustar, porque le han descubierto la cara después de caer pisándose las sábanas.
Aquella noche en Madrid, después de regalarnos una velada entrañable en la que nos mostraste un Luis accesible, sencillo, culto y conocedor de todo lo concerniente a cada uno de tus apadrinados relatores, y a los que seguramente ya tenías intención de abandonar.  Fue un Hola y Adiós y así… hasta hoy.
Tu recuerdo nos acompaña cada jueves, de una u otra forma apareces entre sábanas blancas con dos agujeros para ver, y con esa ambigüedad que te caracterizaba nos marcas el guión a seguir. Sólo un detalle ha cambiado y supongo que nunca imaginarías que eso podría pasar: Es la forma de leer e interpretar los textos.
Sí, te parecerá que exagero, pero es cierto. El lector tiene un “chip” diferente, entiende el texto no como un relato con la carga de ficción o imaginación que tiene lo relatado, sino como una personalización documentada del tema en cuestión, generando una corriente de opinión respecto a la historia o emitiendo un juicio de valor que desvirtúa el verdadero sentido de una convocatoria que es literaria por encima de todo. Se toma partido y polemiza respecto al contenido como si de una confesión personal se tratara. Nunca más lejos que pretender sentar cátedra con la idea general que en la mayoría de los casos en inventada para la ocasión, intencionadamente controvertida, pero no necesariamente identificativa. 

Uno, no es el personaje de su relato, que incluso en algunos casos ese uno, es una. Uno, no muere cuando muere su personaje, en cualquier caso como en el teatro, resucita para darle vida en la función siguiente. Pero lo relevante no es la muerte en sí misma, sino la forma con la que el autor te emociona y te envuelve con su particular ficción.


En fin, amigo Tésalo, estés donde estés, que sepas que seguimos por aquí, intentando escribir mejor cada jueves, y no necesariamente ser mejores, que en eso, es más fácil engañar. 

6 de octubre de 2014

Palabra 41 de 52: Oportunidad

     Otra oportunidad, dices… ¿Cuántas van ya? Casi tantas, como cicatrices has dejado en mi cuerpo, y otras tantas en mi alma que no se ven. 

     Otra oportunidad, dices… ¿Para qué? Me has marcado como a una res. Sólo es la marca lo que queda, por fin estamos en un punto en el que no habíamos estado antes. Estoy segura y, ahora yo sí quiero, pero lejos de ti… mi segunda oportunidad.


14 de abril de 2014

Mi humilde opinión...


Salté directamente de la calesa sevillana al Pájaro Azul que me llevaba a las tierras del Conde en sus dominios transilvanos. De la noche mágica con reflejos azabaches, al día húmedo y rigurosamente gris.
En esta ocasión no vi al Conde, pero os juro que sentí su presencia. Casi una semana distante, que no ausente del calor recién implantado en el alma por esa gente que tiene el duende en el corazón.
Hoy siete días después, repasando comentarios veo que en el Grupo han llovido chuzos de punta. Intentar recuperar detalles formales en el “uso” de la participación ha convulsionado los estamentos virtuales de este colectivo y ha propiciado un río de opiniones en uno y otro sentido.
Compruebo con pesar que ya se han tomado decisiones que van en la línea de replantearse la participación futura y deseo que estas posturas se reconsideren. Mirar hacia otro lado no es mi forma de proceder, ya conocéis mi opinión al respecto. No es la primera vez que me complico la existencia pronunciándome o tomando partido por lo que considero justo y en esta ocasión no va a ser diferente.
En Sevilla, compartí la necesidad de ordenar y recuperar la estructura con las que había nacido “Los Jueves, un relato” Estuve de acuerdo con hacer un punto y seguido, que nos permitiera unificar criterios y especialmente que fueran nuestros Blogs los que recuperaran el protagonismo que se estaba perdiendo con la facilidad e inmediatez de Facebook (El video mató la estrella de la Radio) Y al mismo tiempo pautar las diferentes reglas que tomadas de “Los Sábados de Mercedes” habían estructurado “Este Jueves, relato”
Por supuesto que todo es susceptible de cambios y mejoras, pero éstas no las determinan los vicios adquiridos por el paso del tiempo, sino la lógica, la coherencia y sobre todo el acuerdo solicitado y consensuado de la mayoría.

Supongo que en estos momentos todos estamos algo dispersos por la inmediatez de las vacaciones de Pascua y confundidos por las diferentes opiniones que sobre este tema se han vertido. Deseo que retomemos el “asunto” cuanto antes, yo por mi parte voy a poner el acento sobre algunos detalles que considero básicos, aunque no inamovibles.

1.- La convocatoria y en consecuencia el grupo se llama de los Jueves, porque los relatos se publican los jueves. De querer concentrar la publicación cualquier otro día, evidentemente se llamaría de otra forma. (Reconozco que yo tampoco he respetado esta regla con regularidad).

2.- El límite de palabras es el aconsejable para una lectura rápida y por otra parte un reto para todos nosotros de ser capaces de contar una historia en ese número mínimo de caracteres. En este apartado la norma siempre ha sido flexible dentro de unos límites razonables.

3.- Hacer pública la convocatoria con el tema correspondiente y enlazar a todos los participantes es cometido exclusivamente del blog convocante, que lo notificará el domingo y lo clausurará el sábado, al tiempo que notifica quien le precede en el juego. (Siempre desde su blog) En este punto me parece interesante el apoyo que Pepe pueda dar desde el Blog común que ha creado para información de todos nosotros.

4.- En mi opinión utilizar la imagen que propone el convocante no debería ser vinculante, pues el tema sugerido puede tener muchas interpretaciones y “esa” foto tal vez no sea la más adecuada. La idea inicial de que todos los Blogroll aparezcan con la misma foto es llamativa y bonita, pero simplemente eso.

5.- Es obvio e imprescindible que el enlace al relato debe hacerse no sobre la web del participante sino sobre la página del relato, para que sea redireccionado al mismo, indistintamente de que el bloguero publique de nuevo antes del domingo.

6.- Como tal grupo, cuenta la opinión de todos y cada uno de los integrantes, al margen de su antigüedad, pero también, como en cada grupo es necesario delegar la conducción en alguien que se haga merecedor de esa incómoda responsabilidad. En su momento obviamente lo fue Tésalo. Más tarde, éste, delegó en Gustavo que lo ha estado haciendo hasta la fecha. Este protagonismo se ha suavizado con el tiempo al contar con voluntarios que semana tras semana se ofrecen a conducir la convocatoria. (Es aconsejable cierto rodaje para asumir esta responsabilidad) Hoy, Gustavo cede el relevo a Mª José Moreno para este simbólico cargo (Es una de las más antiguas participantes) que será apoyada en la retaguardia con la puntual información e inventario del nuevo Blog que para este menester ha creado Pepe. Espero que sea a este Blog, al que vayan dirigidas también todas las propuestas y alternativas de cada uno de nosotros, al margen del derecho incuestionable que tenemos de hacerlo público en los nuestros propios.


No es mi intención iniciar, ni entrar en ningún tipo de polémica, por lo que en el supuesto caso de que este Post generase algún comentario, me limitaré a reiterar y presumir de la esencia que ha mantenido vivo este “Juego Juevero” durante estos más de 6 años.

Y aviso... este post no lo voy a compartir en Facebook.

31 de diciembre de 2013

Feliz 2014 (desde el descaro y la contradicción)


        

Hoy, cuando caiga la noche y con ella la fiesta, todo quedará dispuesto para un nuevo día. Un día que amanecerá en silencio. Prólogo de un año en el que todavía nos tenemos que acomodar buscando la ocasión para reencontrar nuestro Yo. Ese, al que esta noche, con dos copas de más le haremos prometer que envejeceremos dignamente escribiendo en una servilleta sobre la espalda de nuestro acompañante la consabida retahíla de deseos de enfrentarnos a todos y contra todo, especialmente aquello que está quieto y se pudre.
Seamos jóvenes y contradictorios, por vocación, por convicción, por naturaleza, porque SÍ...


30 de octubre de 2013

Insumisos


Es el momento de la insumisión, de rechazar este sistema de hacer política y la forma de participar en ella.
Es el momento de mantener y exigir requisitos y derechos incuestionables por razones de conciencia.
Es el momento de negarse a jugar un juego que huele a podrido y en el que cada día que pasa nos sentimos irreversiblemente engullidos.
Es el momento de pronunciarse, con acción o por omisión, y no dejar las cosas para mañana, porque mañana será tarde.



Resumen de la conversación sostenida por Josep Maria Vileu con Lluís Llach en Porrera el veinticinco de octubre del 2001.

"Insubmís es una historia de descubrimiento y de reconocimiento. Uno de los grandes privilegios de mi trabajo es que la gente viene a pedirte cosas, viene a pedirte compromisos y, por lo tanto, te hacen planteamientos sobre los que a veces ni has oído hablar. Uno de mis grandes privilegios, pues, es que, continuamente a lo largo mi carrera, de algún modo, me han puesto sobre la mesa temas que socialmente estaban en primer plano.

Desde el momento en que los conocí, me dije: «Yo quiero estar al lado de esta gente». Quería beber, atragantarme con todo lo que estaba sucediendo; yo que soy una persona que ha vivido bajo una dictadura, quería saber cómo percibía esta gente, que prácticamente no ha vivido el franquismo, el militarismo; la renovación de planteamientos que hacían; el lado utópico que había de cosas imposibles.

Esto lo hice no sólo por un sentido de coherencia militante, sino por egoísmo; porque al final resulta que cuando me lo paso bien es cuando puedo cantar para los que entienden como yo la historia, la vida, la humanidad. No sólo porque les puedo servir, sino porque me informan y aprendo mucho de ellos.

Yo soy una persona que va en un tren de una manera de ver la vida y el mundo, que va corriendo, corriendo, corriendo... pero al mismo tiempo voy y puedo anquilosarme en mi pensamiento y en mi forma de ser. Y, de repente, estos colectivos que te piden cosas hacen que suba gente nueva a tu tren, echan más carbón a la máquina, o viceversa, hacen que yo suba a su tren y que de repente mi tren sea el suyo y todo se confunde.

Quería que la canción tuviese fuerza, potencia, y me salió la vena épica y epopéyica, esa que a algunas personas, quizá con razón, les molesta bastante. Al final de la canción, ganamos; en la canción, ganamos.      Considero que una de les experiencias más bonitas que puede haber es cuando las utopías se hacen realidad. Utopías, muchas de ellas vistas con menosprecio y prepotencia por mucha gente, como algunos intelectuales reaccionarios de derecha que cuando ven que se hacen realidad sufren mucho. Para ellos, siempre son un peligro las utopías. El peligro de las utopías, claro que es real; porque se pueden llevar a la práctica, por eso son tan peligrosas, porque acaban siempre convirtiéndose en realidad." 


                   INSUBMÍS 

Que no hi ha res on miren els teus ulls;
que cap on tu vas, allà on vas, no t’hi espera ningú; que ets captiu de quimeres encara adolescents; que és inútil el gest del teu cor encara massa valent; que no hi haurà mans per a les teves si són buides per bondat...

Jo t’estimo així, insubmís a les armes.
Jo t’estimo així, si el coratge no et deixa sotmetre ningú.

Perquè no saps ni vols aprendre el terror.
Perquè ni sents ni creus en l’odi pera als teus projectes d’amor.
Perquè no ets la ferralla d’un robot assassí.
Perquè imagines la pau més enllà d’un mercat entre botxins.

Sempre hi ha una primavera
que ens espera, somni enllà...
Jo t’estimo així, insubmís a les armes.
Jo t’estimo així, quan el coratge no et deixa sotmetre ningú.

         

                  INSUMISO

Que nada hay donde miran tus ojos;
que hacia donde vas, allá adonde vas nadie te espera; que eres cautivo de quimeras aún adolescentes; que es inútil el gesto de tu corazón aún demasiado valiente; Que no habrá manos para las tuyas, si están vacías por bondad...

Así te amo, insumiso a las armas.
Así te amo, si el coraje no deja que sometas a nadie.

Porque ni sabes ni quieres aprender el terror;
porque no sientes ni crees en el odio para tus proyectos de amor; porque no eres la chatarra de un robot asesino; porque imaginas la paz más allá de un mercado entre verdugos.

Siempre hay una primavera
que nos espera más allá del sueño...

Así te amo, insumiso a las armas.
Así te amo, si el coraje no deja que sometas a nadie.

Letra y música: Lluís Llach

4 de junio de 2013

20 de febrero de 2013

25 de febrero de 2012

Abstracta Semana.


Hoy, primer día de mi ausencia, me ahoga la melancolía y me desbordan los recuerdos... no quiero mirar atrás.
Hoy, segundo día sin mirar atrás, perplejo en este nuevo amanecer, me lleno de pérdidas irrecuperables, no me caben más de las que traje.
Hoy, tercer día, perdidas mis pérdidas, me veo oscuro y gris, y no sé como iluminarme para encontrarme... aunque sea la mentira.
Hoy, cuarto día entre nubes, me visto de mentiras, me disfrazo de otro que se me parece, lo intento... pero no se lo cree.
Hoy, quinto día de no ser yo, me circunda el amor, sólo tengo que estrechar el círculo y hacerlo mío...  se escurre, es de agua.
Hoy, sexto día de llorar, intento rehacerme deseando el deseo, pero el deseo es muy caro y no está a mi alcance.
Hoy, séptimo día de renuncias, me lleno de recelos y envidias gratuitas. Solo, llego hasta el horizonte, cruzo su puerta y me pierdo para siempre.


18 de enero de 2012

Este jueves, relato. Desnudar el Corazón, en pretérito perfecto simple.


Divague.
Nuestros estados de ánimo no siempre son coincidentes, y es posible, que cuando a unos se nos afloja el lagrimal, a otros les pueda el caos de una confusa identidad personal. Con lo cual, la necesaria conexión emocional, inexplicablemente se repele como polos del mismo signo. Por eso, es difícil desnudar nuestro corazón hasta tal punto, podría ser incluso, irrelevante o contraproducente.

Relato.
Me emociona pensar que he servido para algo y que he servido a alguien. Hoy, con 64 excusas para justificar mi paso por esta senda de elefantes, miro hacia atrás y busco entre imágenes en sepia un momento sublime, tan especial y tan mío, que sólo yo sea conocedor de su existencia y me atreva a vomitarlo.

Pero los recuerdos, (incluso los del futuro) se amontonan.
Se solapan edades, personas, lugares y circunstancias, como los naipes de una baraja ordenando un Solitario... Y tengo que jugar, aunque sea conmigo mismo.
Los vuelvo sobre el tapete, que huele a vida vivida y elijo entre varios... El primer beso o el último, aquel anhelado cambio de curso, los primeros pantalones largos, ese necesitado aumento de sueldo, el viaje a Italia que por primera vez me distanció de mi casa o tropezar con aquella piedra que tanto daño me hizo y volver a tropezar de nuevo en el mismo sitio y con la misma piedra... ¡Menudo idiota!

Lo veo claro, mi secreto inconfesable, ese que se aloja en mi interior y que ahora comparto, no es un momento, sino un estado... ¡Ser joven! Y confieso arrepentido, que mientras lo fui, no utilicé el privilegio del descaro, no alboroté por temor a ser despedido, no cultivé el oído y el paladar, no aguanté resacas ni seduje constantemente, y lo peor, no dudé de la existencia de Dios.

¡Que manera mas estúpida de desaprovechar la juventud!

10 de enero de 2012

Los domingos no son...


Los domingos no son jueves, ni martes, ni lunes... Son domingos, con toda la carga de melancolía que te atrapa al finalizar el día, con sus agotados segundos de felicidad o hastío.

Los domingos son esos días que al despertar, prometen entre sábanas de sábado, continuar con los abrazos y los te quieros aún por consumir.

Los domingos no son lunes, con su rutinario trabajo. A medio gas desde que te levantas hasta promediar la tarde,de enfadarse con el mundo porque no tuvimos el mejor y el más deseado de los trabajos.

Los domingos no son martes. De almuerzo con la abuela, de los buñuelos caseros de acelgas y milanesas de primera, en el bar de la esquina: “marchando cinco con fritas"

Los domingos nos son miércoles. Para ver al Dr. House y una vez más engancharte con sus ironías, aprendiendo como herir con la palabra al cándido de turno, ejercitando una verborrea salvaje que no deje demasiada huella.

Los domingos no son jueves. Es que ya lo sabemos, la letra, con sangre entra...

Y no son viernes, ni Santo, ni 13, pero son tan esperanzadores desde que comienzan...

Los domingos no son sábados, días de feria y fiesta. De comprar lo que falta de verdura y lo que sobra de vestimenta.

Los domingos son domingos, así que si te sorprende aburrido, no te vuelvas loco buscando entretenimiento, duérmete una buena siesta, mira alguna película tonta, bébete dos o tres cervezas y no abras la computadora, puede que te dé un impulso y publiques pensando que es jueves.

Texto sobre una idea original de Cas y escrito a cuatro manos por Cas y Alfredo.
Foto de paco Alberola


9 de enero de 2012

A propósito de "Este jueves..."



En cada convocatoria de los Jueves, hay dos frases que se repiten de forma invariable desde que nuestro amigo Tésalo puso en marcha este juego de relatar a brazo compartido.

Una, es el título de la convocatoria: "Este jueves, relato" y la otra, es el siguiente texto:
"Por supuesto, tengamos las normas del amigo Tésalo siempre presentes. Escribe uno o  más relatos. El jueves se recogen. Deja tu u.r.l. cuando lo publiques en mis comentarios y la enlazaré.

Aluna parte de este texto, no está lo suficientemente clara, desde el momento que los relatos se publican con varios días de antelación... el domingo anterior o incluso el jueves anterior. Esta claro que la personalidad del líder espiritual de estas convocatorias es tan informal y permisiva que alienta a la infracción con total impunidad.
Mi querido Gustavo, a veces suele ser el más impaciente.

A mi, particularmente me gusta despertarme los jueves, asomarme a mi plaza y ver, qué regalo de relato me han dejado mis amigos los reyes jueveros.
Os imagináis que los Reyes Magos no nos dejaran los regalos la noche del 5 de Enero, sino que por el contrario los dejaran indiscriminadamente el 3 o el 1 o incluso alguna perdida noche de Diciembre. Los regalos seguramente serían los mismos, pero la ilusión se dispersaría ante la incertidumbre y la anarquía.

Sé y comparto el espíritu desenfadado de estas convocatorias. En varias ocasiones he defendido su elasticidad. Porque en este caso lo importante, sí es participar, pero no nos volvamos locos, y no volvamos locos al personal que de pronto, se ve contagiado en una carrera desenfrenada que hace añicos la recomendación.

Vale que publiquemos el miércoles, vale que nos pasemos de palabras, vale que se nos permita llegar tarde y vale que a veces en nuestra obsesión por ser originales nos salgamos por la tangente, desviándonos del tema propuesto, y todo esto sin que se nos ponga de cara a la pizarra escribiendo 100 veces: "Cumpliré las normas de Tésalo".

Lo de esta convocatoria sólo tiene una explicación: pánico a que realmente se vaya a acabar el mundo y se nos quede nuestro relato sepultado entre escombros, para mayor desgracia de nuestros lectores habituales. (como si los lectores habituales se fueran a salvar de la hecatombe)

Si es así, vale... ¡¡Pero, que no se repita!!

29 de diciembre de 2011

El barrio.


El barrio es un submundo lleno de estímulos próximos, se podría decir que es un añadido al resto del universo con colores propios. Ambos parece que funcionan a pesar el uno del otro o al menos con actitud diferente aunque paralela.
Pero sólo es una apreciación, pues el Barrio es receptor directo de los accidentes universales, y la primera y única víctima de los personales.

En el barrio, uno, desarrolla su integración y decide o no, formar parte de un conglomerado de anónimos con nombre.
Por encima del nombre, el barrio es honesto, espontáneo, abierto y solidario; como también es cruel, injusto, alevoso y distante.
No hay que exigirle mucho, más bien dejarse llevar y no perder detalle. Al fin y al cabo durante cada día y de forma invariable te presenta escenas como estas:

-Don Tomás, su cafelito como cada día, tocadito de leche...
-María, hoy te he guardado estas manzanas, para el niño...
-Padre, que llama Toni el de la farmacia, que si sube a pincharle...
-Pepi, me han dejado esto para ti mientras no estabas...
-Doña Amparo, si va al centro, suba, que me va de paso...
-Josefa, ¿le habrá sobrado un poco de perejil...?
-Lola, hoy tengo esa merluza especial que tanto te gusta...

Este barrio, lo he vivido esta mañana. Supongo que tiene que ver con que son Navidades. El otro, el de las envidias, los chismorreos y las críticas desaforadas, lo dejo para Agosto, que la mitad de ellos están fuera.

Foto de Paco Alberola 

28 de mayo de 2011

Valencia... "Ciudad de otro mundo"


La loza dorada o mayólica, es una cerámica con un acabado vítreo especial compuesto con sílice, cenizas sónicas calcinadas, plomo y estaño. En la tercera hornada se aplica a la base de terracota, obteniéndose un reflejo metálico de tacto sedoso y aspecto brillante.
Tiene su origen en el siglo IX, en el Califato Abasí (750 a 1258)

En el año 1855 José Ros Furió, artista valenciano apasionado de la cerámica tradicional, construyó en el barrio de Benicalap de Valencia, la fabrica de mayólicas "La Ceramo". Poniendo en práctica la técnica que había adquirido del también ceramista Bautista Casañ de Manises. Así se inició una de las aventuras del sector cerámico con más fortuna y protagonismo en la técnica del reflejo metálico dentro del movimiento historicista en la arquitectura valenciana.
Hoy, piezas suyas decoran edificios emblemáticos de la capital como el Ayuntamiento, el Mercado Central, la Estación del Norte o el Mercado de Colón.

Esta preocupación por la consecución de la máxima fidelidad en las reproducciones tuvo su máximo artífice en José Ros Ferrandis, nieto del fundador.
La Ceramo continuó hasta 1992 realizando piezas de reflejo metálico con una depurada técnica, mantenida tras la muerte de José Ros Ferrandis, gracias a su hija Pilar Ros.

El edificio, de las pocas representaciones de estilo neomudéjar existentes en la comunidad, tiene más de 155 años de historia, y es una evidente identidad de ese barrio valenciano.
Actualmente se encuentra en una lamentable y grave situación de abandono e irreversible deterioro, lo que le llevaría a la inevitable desaparición.


La situación administrativa en la que está la Ceramo, así como los problemas que el Ministerio de Cultura encuentra para poder ubicar en el edificio la ampliación del Museo de Cerámica González Martí, han llevado al departamento a estudiar la posibilidad de su expropiación. 
De esta forma, la Ceramo, actual joya de la arquitectura industrial aunque en peligro de desaparición, y que estuvo considerada como una de las fábricas más importantes del siglo XIX, mantendría todo su poderío arquitectónico y se convertiría en un espacio cultural.

El Plan de Ordenación Urbana de Valencia (PGOU), no contemplaba la declaración del la Ceramo como Bien de Relevancia Local (BRL), junto a otros edificios que si lo han estado como el matadero municipal, la tabacalera, el mercado de Abastos o la cárcel modelo.

Después de pasar por varios propietarios en los últimos diez años, su actual dueño Nuevas Promociones, Sociedad con domicilio en Madrid, ha solicitado al Ayuntamiento de Valencia, dentro del proceso de revisión del PGOU, que se recalifique el terreno de la fábrica para uso terciario lo que obligaría a renunciar a la declaración de Bien de Relevancia Local. El dueño estaría interesado en levantar allí un centro comercial con o
ficinas. A cambio de l
a recalificación, se compromete a rehabilitar una parte de la fábrica. La oferta, es inaceptable pues supone el derribo de casi toda la fábrica y la pérdida de un 
equipamiento para los vecinos.
El edificio, languidece a la espera de que el Ayuntamiento de Valencia se decida a protegerlo en su totalidad o autorice a su dueño un edificio de cinco plantas.

En el año 2006 la Asociación de Diseñadores se ofreció para rehabilitarla, si la Generalitat o el Ayuntamiento expropiaban el inmueble y cedían el uso durante un tiempo. El proyecto de este colectivo, supervisado por un arquitecto, era un nuevo intento (y serio) por recuperar este inmueble para la sociedad. Anteriormente, en el año 1997, la Consejería de Cultura anunció que rehabilitaría la Ceramo para crear en ella una unidad de recuperación cerámica y una escuela taller; en el año 2002 la Asociación Circle Obert hizo un llamamiento a todas las instituciones (públicas y privadas) para recuperar La Ceramo; Incluso en los presupuestos autonómicos de 2000 se reservó una partida de 50 millones que se utilizó en “otras cosas”

Mientras tanto pasan los años y el complejo fabril se ve colonizado por plantas trepadoras que crecen sin control como resultado de años de abandono. 

Desde mi total desconocimiento me pregunto, ¿porqué después de 20 años, el gobierno, tan dispuesto a invertir en un Ágora 90 millones de euros, en el que en dos años,  tan sólo se han celebrado 2 open de tenis. En promover y organizar campeonatos de fórmula I, financiar con cantidades astronómicas visitas papales, o en expropiar de forma agresiva y arbitraria algunas viviendas del Poblado Marítimo, del Cabañal o del Paseo de Neptuno?  No se moja de forma determinante y compra o expropia de una vez la citada fábrica, rehabilitándola y  dándole un uso cultural del que se beneficien los vecinos del Barrio y en definitiva toda la ciudad.

Algunos valencianos tenemos la sensación de vivir en una casa de Diseño, llevar un traje de Armani y los calzoncillos manchados de mierda.

25 de mayo de 2011

Este jueves, relato.



Sebastián es un canalla, lo escondió hasta bien consumada su relación con Cecilia.
Borracho, la maltrata y pierde en el juego los ahorros de ambos. Tantea a las amigas de ésta con la desfachatez del que se cree por encima del bien y el mal.

De pie, espera iracundo la aparición de Cecilia, que encerrada en su dormitorio, se recupera de los golpes recibidos por su atrevimiento al reprocharle su actitud. La espera excitado, dispuesto a perdonarle su osadía y como otras veces a violarla sobre la rancia alfombra del Salón.

La puerta del dormitorio se abre y Cecilia, aparece radiante, cargada de maletas. Con indiferencia pasa sin mirarlo hasta alcanzar la puerta de la calle.

Sebastián, ebrio de vino y de celos, saca el animal que lleva dentro, y con un cuchillo le asesta 9 puñaladas que acaban con su vida.

(Todo mi cariño, a los otros animales)

16 de mayo de 2011

Conjunción interestelar




Tres grandes para soñar.

1º.-  MORENTE, humilde entre los grandes, posando junto al lienzo que le apasionaba.

2º.-  GUERNICA, emblemático, subyugante, grande de contenido en emociones.

3º.-  TODOS y cada uno de nosotros, espectadores ocasionales que hemos vibrado delante de esa pintura, convirtiendo ese  momento en uno de los grandes de nuestra vida.

Foto: El País Semanal

10 de abril de 2011

A propósito de... “Los jueves, relato”


Parece fácil... una convocatoria, un tema a compartir y algún amigo incondicional para sumarse a la aventura de relatar sobre el título propuesto.
Nada aparentemente más sencillo. Libertad para expresarte, sin limitación de caracteres y aproximarte al jueves para publicar.
El tema es una excusa para encontrar tu propia interpretación o incluso darle la vuelta y llevarla a un terreno en el que obviamente te encuentras más cómodo.

Vale el drama, la tragedia, la comedia, la abstracción, el concepto, la ironía, la trascendencia o tal vez, todo lo contrario.
La poesía, la prosa, la prosa poética, la retórica, la investigación, la historia, la ficción o la realidad, a veces la nuestra.
El caso, es que relates acerca de “eso”.

Sin embargo, nada más difícil que mantener viva esta participación.
Con una frecuencia regular, semana tras semana, captando nuevos relatores y envejeciendo junto a la idea como un buen vino que mantiene el poso sedimentado en el fondo de la botella.

A estos “Jueves...” les precedieron “Los sábados...”
La convocatoria de Mercedes Martín, creó los estímulos y antecedentes para que la fórmula resultara familiar. Los “Sábados, en pleno éxito de participación, languidecieron, se distanciaron, fueron atacados y quedaron un tanto malheridos hasta sucumbir, dejándonos un agradable sabor a colectivo que trabaja al tiempo del pistoletazo de salida, codo con codo desde el desconocimiento personal, desde el casi anonimato, sembrando el deseo y construyendo la voluntad de que un día a través del plasma de nuestras pantallas encontrásemos nuestra tercera dimensión.

Como un visionario, que intuye la orfandad del colectivo. Tésalo propuso una alternativa gemela: “Este jueves, relato” unos meses más tarde, en septiembre de 2009, le ofreció el bastón de la aldea literaria a Gustavo, que lo recogió con fuerzas renovadas y en un alarde de voluntad, imaginación y generosidad personal ha mantenido esta provocación, moviendo cada semana ese poso que subyace en el fondo de esta botella que ya anda por las casi cien convocatorias.
Más de cincuenta relatores, han participado desde sus respectivos blogs de forma más o menos regular, publicando sus historias compartidas y comentando con cariño y respeto lo que cada semana se convierte en una ardua labor.

Este post, sólo quiere ser un reconocimiento a Mercedes, Tésalo y Gustavo, así como a los compañeros que alguna vez les han echado una mano desde su teclado, manteniendo vivo este proyecto de acercamiento del que tan buenos frutos se están obteniendo.
El botón ha sido este jueves, en el que los participantes han dado una brillante muestra de trabajo en equipo con esa original convocatoria a cuatro manos o en algún caso a seis.

Ánimo Gustavo, que no decaiga la fiesta, ya sabes que nos tienes para lo que necesites.

Fotografía de: Paco Alberola

21 de marzo de 2011

Admirable Japón


Destaco este texto del crítico Carlos Boyero, entre la mucha basura de este fin de semana.

"En Japón, el otro foco de las casi siempre horrorosas noticias del mundo, abundan las imágenes admirables, el temple y la civilización de una forma de ser que los occidentales consideramos enigmática.
Los que tienen que convivir con el pánico no han perdido los modales. No hay pillajes ni atropellos. Desechan la ley selvática del sálvese quien pueda, la dignidad es transparente, la gente decide por voluntad propia y responsabilidad cívica dejar Tokio a oscuras para ahorrar energía.

Una anciana confiesa sin ostentación que lo ha perdido todo en el tsunami, pero añade con sonrisa sabia que, al menos, ha conseguido traerse a sí misma. Es conmovedor. También alentador".

Carlos Boyero, para El País