31 de diciembre de 2013

Feliz 2014 (desde el descaro y la contradicción)


        

Hoy, cuando caiga la noche y con ella la fiesta, todo quedará dispuesto para un nuevo día. Un día que amanecerá en silencio. Prólogo de un año en el que todavía nos tenemos que acomodar buscando la ocasión para reencontrar nuestro Yo. Ese, al que esta noche, con dos copas de más le haremos prometer que envejeceremos dignamente escribiendo en una servilleta sobre la espalda de nuestro acompañante la consabida retahíla de deseos de enfrentarnos a todos y contra todo, especialmente aquello que está quieto y se pudre.
Seamos jóvenes y contradictorios, por vocación, por convicción, por naturaleza, porque SÍ...


25 de diciembre de 2013

Este jueves, relato. Colores para la Navidad


Haciendo acopio de recuerdos, según aconseja Nieves en su propuesta de este Jueves, me remonto a las Navidades del 2009 y recompongo, adecuo, acorto y me versiono a mi mismo en este cuento: 

El primero en llegar fue Rojo, elegante y luminoso. Él, era el responsable de la convocatoria de la que saldrían las pautas de actuación para aquellas entrañables fiestas. También era el más relevante, portador de emociones y sentimientos. Todo giraba a su alrededor. Meticuloso, ordenaba los papeles que más tarde repartiría con la precisión de siempre.

En segundo lugar llegaron juntos, Amarillo y Verde, alegres y frescos, canturreando por lo bajo algo de una zarzuela que no llegué a reconocer. Ambos con cometidos diferentes, el primero para envolver y atar los buenos deseos, y el otro, Verde, como soporte o fondo, algo así como la esperanza en forma de espacio escénico, ambos sabían de la importancia de su papel, aunque sólo fuese como en el cine, un papel "de reparto".

Dorado, entró, aún sin haberse cerrado la puerta, vestido de trigo, y oliendo a Sol, sofisticado y brillante, se sentó de espaldas a la cristalera.

Violeta y Rosa, tardaron un poco más, tímidos, reservados, saludaron discretamente y se sentaron juntos al final de la gran mesa, cruzaron sus piernas y esperaron acontecimientos.

De par en par se abrieron las puertas, para la entrada solemne de Blanco, puro, seguro y parsimonioso en sus movimientos, ocupó el sillón junto a Rojo, compartiendo con él un pausado momento de tranquilidad contagiosa.

Azul, entró a continuación, ensimismado, como inmerso en aguas profundas, inspirando una envidiable confianza, propia del que siendo todo afecto, está iluminado por los celestes brillos de un firmamento de interminables lecturas.

Llegó la hora y faltaba el de siempre, su demora, no siendo grave, ponía de manifiesto su condición de color triste, mediocre. Torpe, avanzó hasta ocupar su asiento, saludando con un gesto de medio tono, justo en ese momento, tomó la palabra Rojo, que dijo:

"Ahora que por fin ha llegado Gris, empecemos con el plan para inundar de colores al Mundo en esta Navidad."


22 de diciembre de 2013

Los domingos, vamos de Museos... Chillida Leku. Hernani. (25)


La visita de este domingo nos lleva a un Museo que después de algunos años de andadura, permanece cerrado al público. Es el Chillida Leku. La Obra del escultor donostiarra vive en la intimidad del caserío Zabalaga, con una puerta abierta al estudio y a la investigación. Esta intimidad será conjugada con su universalidad, mediante la difusión de la obra que viajará con carácter temporal a diversos museos del mundo, tal y como Eduardo Chillida quiso.

  


18 de diciembre de 2013

Este jueves, relato. El regalo Navideño


Hoy es mi día, por fin voy a comprar mis regalos de Reyes. La mañana está tranquila y a esta hora, la calle fluida y rápida. Alcanzo las puertas del Gran Almacén y me acerco a la sección de Música.
Suena mi iPhone…
     -Me da igual que sea víspera de Reyes, ¡necesito los planos para esta tarde…!-
Alterado y confundido, llego al mostrador de Clásica, no recuerdo lo que venía a comprar. ¡A, sí! La Traviata de Salzburgo...
     -lo siento pero ayer agotamos existencias-
Salgo a la calle en busca de una alternativa a Verdi y al doblar la esquina me tropiezo con un indigente:
     -dame algo...-
Rastreo el fondo de mi bolsillo y al tacto reconozco una moneda de 2 euros. No quiero sacarlas todas y delante de él elegir la de menos valor, total… qué hago yo con 2 euros.

De nuevo suena mi iPhone, los primeros acordes de “el loco de la colina”, debo de cambiarlo, estoy empezando a odiar a los Beatles,
     -No, lo siento se ha confundido, no soy Tomás…- respiro hondo e intento relajarme.

Todavía no he comprado nada, paciencia, allí hay una librería. Cerca de la puerta me aborda una gitana, me coge la mano e insiste en predecir mi porvenir,
     -Señorito, si me da algo le leo su futuro-
No hay forma de deshacerme de ella, insisto por activa y por pasiva, sin conseguir que recorriendo su índice por la palma de mi mano, me vaticine las más disparatas aventuras.
Ya en el interior me intereso por el Nadal de este año. 
     –Lo siento, acabo de vender el último a este señor-

Pasa la mañana y sigo sin Verdi y sin el Nadal,  los acordes de The Fool on de Hill, me trasladan al mundo real. Mi mujer, que no me olvide de la tintorería. Mi hermano, que me espera para el aperitivo. Mi hija, que necesita el coche para esta tarde…

Abatido y desesperado, llego al portal de casa, y…
     -Señor, estoy en el paro y vendo 6 pares de calcetines por 12 euros, le interesan.-
     -No, no  me interesan.-
Al segundo y pensándolo mejor le llamo y le digo:
     -Oiga Ud. ¡el de los calcetines! ¿Qué le parece si le doy esto, por todo el lote?-

El parado de los calcetines, se marcha con cara de circunstancias y mi iPhone en el bolsillo.



15 de diciembre de 2013

Los domingos, vamos de Museos... Arquitectura sensiblemente diferente. (24)


Hoy domingo, por segunda vez salimos a la calle y nos damos un paseo por ese inmenso Museo Global que son los cinco Continentes.
Hoy, vamos a ver algunos de los edificios contemporáneos más singulares, raros, diferentes salidos de las manos de arquitectos de reconocido prestigio y otros de autores totalmente desconocidos.
Abrocharos el cinturón, dejar la mesilla plegada y el respaldo en posición horizontal que, despegamos...


              

11 de diciembre de 2013

Este jueves, relato. De mayor quiero ser...


      A los 10 años, Terry, necesitaba 10 minutos para contestar a esta pregunta, eran muchas las cosas que le gustaría ser de mayor:
     -Quiero ser como el tío Tom, policía, me gusta su uniforme y la gorra de plato. Mandar en las calles y llevar un coche con sirena-
     Terry utilizó tres minutos para gesticular imitando a su tío con movimientos marciales y apuntar con un arma imaginaria a unos malos imaginarios.
     -También quiero ser como Charlton, el novio de Lucy, salir al monte todos los fines de semana y llenar las paredes de mi casa con trofeos de caza-
     Cuatro minutos le llevó señalar los vacíos de la pared de su habitación imaginándola llena de cabezas abatidas por su escopeta de juguete.
     -Pero lo que más… ser juez, como mi papá, vestir con la toga y golpear con la maza en la mesa ordenando silencio y condenando a la cárcel a todos los que se burlan de mí en el colegio-
     Durante cuatro minutos imitó los gestos de su padre, sentenciando, sin dejar títere con cabeza.

     Terry acaba de cumplir los 16, tan solo le han bastado 10 minutos, (el tiempo que necesitó para escenificar sus sueños de adulto) para entrar en la escuela primaria de Newtown y sembrar el horror en la que fue el aula de su adolescencia.

8 de diciembre de 2013

Los domingos, vamos de Museos... Hermitage_San Petersburgo. (23)



     Curiosos los nombres de los cinco edificios que unidos forman este conjunto arquitectónico que es el Museo de San Petersburgo: El Palacio de Invierno, el Teatro de Hermitage, el Hermitage Pequeño, el Hermitage Viejo y el Nuevo Hermitage.
     El Museo se encuentra situado en el corazón de la ciudad, entre el malecón del río Neva y la Plaza del Palacio. Actualmente el Hermitage atesora más de dos millones y medio de objetos culturales y artísticos de los pueblos de Europa y Oriente desde los tiempos más remotos hasta el siglo XX.
     La historia del Hermitage se inicia con Pedro el Grande, cuando adquirió varias obras de arte. Se considera que el museo nació oficialmente en 1764, cuando un comerciante berlinés envió 225 cuadros a Catalina II en pago de unas deudas. Al recibirlos, Catalina quiso que su galería no fuera superada por las colecciones de otros monarcas y comenzó a comprar casi todo lo que se vendía en subastas europeas.
     El visitante puede seguir el curso de la historia del estado ruso, en un paseo guiado por las salas del Palacio de Invierno. La influencia de los valores imperiales y de la gloria está presente en su ornamentación.
Este edificio era la residencia principal de los zares rusos, cosa que determina su carácter fastuoso, el Hermitage Pequeño fue construido para la vida privada de Catalina II. La emperatriz quería descansar de la vida oficial en un lugar más acogedor. Por ese motivo el palacio fue denominado “Hermitage”, palabra francesa que significa “ermita”, y a él solamente podrían acceder sus invitados personales.

          

4 de diciembre de 2013

Este jueves, relato. Conventos.


    Paseo por este jardín, sola, viviendo y padeciendo una soledad obligada. Me acompañan algunos libros y en esencia sus autores; en su lectura me pierdo queriendo, entre matorrales, desde donde se respira el dulce aroma que despiden los almendros.
    Camino entre milenarios muros agrietados y descubro al doblar cada esquina la vista desnuda del ocre pajizo de los trigales que bordean la ciudad.
    Me detengo en el claustro, admiro las miniaturas sobre los Comentarios del Apocalipsis. La cúpula, a continuación, presume de un vistoso trabajo de cantería con una gran decoración profusa de guirnaldas y amorcillos. Ahora, estoy serena, iluminada, en paz conmigo misma, muy lejos de mi otra realidad.


Mi nombre es Juana, Juana de Castilla, y sería la mujer más feliz del mundo si me permitieran salir en libertad... fuera de los muros de este Convento.

3 de diciembre de 2013

Arusha, una imagen para el recuerdo.



Mi alma no es una estación, sólo un apeadero donde las hierbas y rastrojos crecen hasta esconder esas dos líneas de hierro que nunca llegan a juntarse.
Pero a veces, la vida te regala tiempo, el justo para ir, vivir y volver a contarlo.
Y somos lo que somos, los olores y las imágenes que obtuvimos en el camino y que se perpetúan en nuestro recuerdo. Una segunda juventud, que, al igual que la primera, exige exaltaciones que se acomodan y estallan en esta nueva etapa tan parecida a una virginidad repentinamente rota.   ¿Habrá trampa en todo esto? Sé que algunos se resisten ferozmente a esta experiencia, pero curiosamente, a veces, la emoción te estalla en plena cara, iluminando ese apeadero en donde últimamente ni los mercancías se paran.

   
Arusha, Mayo 2012

1 de diciembre de 2013

Los domingos, vamos de Museos... Museo del Helado. Bolonia. (22)


El Gelato Museum Carpigiani es el primer museo del helado del mundo. Se encuentra en Anzola Dell’Emilia, un municipio de la provincia de Bolonia, y es un recinto que aborda la cultura y la tecnología relacionada con este postre.
El proyecto fue impulsado por Carpigiani, una empresa especializada en máquinas heladeras, y abarca la historia del helado, desde su surgimiento como el manjar dulce preferido por los emperadores romanos, hasta hoy, que es una golosina accesible, fácil de conseguir incluso en las calles.

El Museo alberga más de 20 máquinas de helado, conservadas en perfectas condiciones, además de otros instrumentos que se han usado para su preparación a lo largo de la historia. Las visitas incluyen presentaciones multimedia, fotos y documentos históricos, accesorios, utensilios, entrevistas en video y otras curiosidades relacionadas con la historia, la cultura y la tecnología del helado.

La historia del sorbete y del helado es mucho más compleja y articulada de lo que se pueda imaginar; ésta no empieza con los carritos y los heladeros que, en la calles del mundo, gritaban: ¡helados!, sino mucho tiempo atrás. O sea, en el momento en el cual los hombres empiezan a apreciar los beneficios del beber frío. 

              


27 de noviembre de 2013

Este jueves, relato. "Cementerios"


París, bien vale una misa… aunque sea de difuntos.

Miles de pájaros anidan sus árboles y el aire se llena de una música que aturde. A primera vista, o más bien a primer oído, los cantos se mezclan, fundiéndose en una cortina musical de difícil ubicación.
Es cuestión de Fe… y de concentración. El paseo por una de sus grandes avenidas es lento y trascendente. Gris y húmedo, porque en París casi siempre llueve; y esa llovizna tan parisina templa la emoción. Lo justo para escuchar el trino de un ruiseñor o a la golondrina, que de lejos cuchichea: “je vois la vie en rose. Il me dit des mots d'amour”

A las avenidas le siguen estrechos y sinuosos caminos. Las tórtolas resabiadas permanecen en las alturas lejos de los ejércitos de orondos gatos que desean amarlas hasta la muerte. Entre sauces y limas, un cansino y psicodélico eco repite: This is the end beautiful friend. This is the end, my only friend, the end”

El entorno es frondoso, natural, y un moho regado de rocío vespertino se pega en la punta de los zapatos al paso entre ángeles de carrara y águilas de travertino. Es entonces cuando un coro de búhos ulula con esencia andaluza: L'amour est un oiseau rebelle que nul ne peut apprivoiser, et c'est bien en vain qu'on l'appelle, s'il lui convient de refuser!

Ya ha anochecido. Inicio el regreso por la Rue des Rondeaux y siento en mi espalda la presencia de las almas inquietas de La Môme, el inefable Jim, y el errante Bizet… entre otras muchas.

Nunca olvidaré este lluvioso día, bebiendo la vida de los muertos que ponen música a los pájaros de Père-Lachaise.


24 de noviembre de 2013

Los domingos, vamos de Museos... Fondazione Marino Marini. Pistoia - Toscana. (21)


De Pistoia, es el pintor y escultor Marino Marini, sus series de caballos, con jinetes o sin ellos, son de una belleza poética y a la vez de una expresión trágica que te dejan paralizado. La visita al Centro de Documentación del artista, ubicado en el Palacio del Tau, la contemplación de sus esculturas, aguafuertes, cientos de dibujos dedicados especialmente a la figura del caballo, la famosa escultura y su maqueta en barro original del rostro de Igor Stravinsky, su taller privado, que habitualmente permanece cerrado al público y que tuvimos la suerte y el privilegio de presenciar, un espacio escénico entrañable para la Obra del más famoso escultor contemporáneo pistoiese.


La Fundación tiene por objeto garantizar la conservación, protección y mejoramiento de la obra y el patrimonio artístico de Marino Marini. Promueve y patrocina exposiciones retrospectivas, publicaciones de arte y cualquier iniciativa para la investigación y el estudio. Apreciar y honrar el trabajo y la memoria del artista, asegurar el inventario del patrimonio y la conservación del material de archivo de Marino Marini.

      


20 de noviembre de 2013

Este jueves, relato. Ídolos


Cada mañana, al levantarme, veo a mi Ídolo en el espejo, taciturno, dormido, ido, irreverente y cáustico… Y se me cae el alma a los pies.
No lo reconozco con ese aspecto, me pregunto si no recogería la noche anterior a un sin techo que durante el sueño ha usurpado mi identidad.
Necesito algo de tiempo, una ducha fría, un café y recuperar el ritmo cardiaco. Precalentar y ensayar sonrisas hasta dar con la más aparente.
Y de nuevo, ante la luna pulida, limpia y reflectante aparecer como El Ave Fénix, renacido y dispuesto a interpretar un nuevo Yo.
Porque en definitiva de eso se trata, de interpretar al Ídolo que nunca somos, aunque haya días que estemos a un “tris” de conseguirlo.

Ya tiene bemoles intentarlo, y el ensayo es necesario. Miras con impertinencia al cristal opaco y retas a ese de enfrente al más difícil todavía… Y susurras: -Ese sí, ese podría ser yo- Lo ves de cintura para arriba, con barba de tres días y ojeras de cuatro noches. Pelo blanco que se despeina con los dedos de la mano.
Lo miro fijamente y le increpo: -Venga canoso, que eres mi Ídolo, ¡vamos fuera, que todo está por hacer…!-


Y el canoso de canas desordenadas, engañado por su reflejo, se lanza un día más a la aventura de Vivir. 


Pintura de cabecera: Peter Bonde

17 de noviembre de 2013

Los domingos, vamos de Museos... Fornasetti, Milán (20)


Era inevitable que más tarde o más temprano, Piero Fornasetti, encontrase un hueco en esta serie de “Este domingo, vamos de Museos… Tal vez el menos Museo de todos y tal vez también el menos visto.

Piero Fornasetti, milanés de nacimiento, fue famoso por su singular e imaginativa pintura, su gran fantasía como diseñador de producto y su elegante y místico sentido del humor en la concepción de todos los detalles que configuran su extensa Obra.

El rostro de la soprano Lina Cavalieri, quedó impreso en porcelanas, lámparas, muebles y corbatas. Hizo tantas versiones de su cara que hubo que recogerlas en una colección que llamó “Temas y Variaciones”

En el 45 de Vía Alessandro Manzoni de Milán, se esconde un palacio con un patio interior que ya lo hubiera querido Visconti para alguno de sus exquisitos decorados, en el interior está el pequeño imperio Fornasetti, en él vivía y creaba su particular iconografía de soles y lunas con el amable y bello rostro de la Cavalieri que acabó convirtiéndose en una amplia colección de platos con más de 350 versiones de la misma idea.

En su Obra se perfila un estilo único, elegante, al margen de corrientes de moda coetáneas, personalizando ese carácter inquieto del artista sin concesiones, libre, caprichoso que adelantándose a su tiempo ha conseguido perpetuar su trabajo.

      



12 de noviembre de 2013

Este jueves, relato. Con el Alias de otro.


La Pillina.

-¿Nombre?
-Milagros, pero todos me llaman “La Pillina”
-Señorita, déjese de chuflas o la empapelo.
-Milagros Gómez, para servir a Dios y a Usted.
-¿Profesión?
-Mis labores.
-¿Sus labores, con quién cree que está hablando?
-Bueno… Puta, pero yo no quería.
-A ver, y dice usted que el finado se le desplomó encima en pleno “acto”
-Sí, verá Sr. Policía, estábamos haciéndolo cuando de pronto se puso rojo y quedó quieto, como sin respirar.
-¿Le dio algo de beber?
-Lo mismo que a todos, una copita de anís “Los Molinos
-Señorita… ¿cómo ha dicho que se llama?
-Milagros, Sr. Policía, Milagros Gómez.
-Señorita Milagros, ¿sabía Ud. con quién estaba haciéndolo?
-No, le juro que no, al cuarto entró de paisano, aunque me extrañó que me preguntará si tenía un rosario, y me hiciera zapatear desnuda con el en la cintura.
-Un rosario dice… ¿de dónde lo sacó?
-Ay... Sr. policía, no sabe Ud. la de cosas que guardamos en nuestra caja de pandora.

-¡Joder! A ver cómo le digo yo ahora al ministro que el Obispo la ha “palmao” pegando un polvo con “La Pillina”



10 de noviembre de 2013

Los domingos... vamos de Museos. Karen Blixen. Nairobi (19)


“Yo tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong…”.
Este el comienzo de la obra maestra de Isak Dinesen (Karen Blixen)
La columna vertebral de la novela, se centra en Nairobi, en unos vastos terrenos al pie de las colinas con forma de nudillos (Ngong) en aquellos momentos a las afueras de la capital de Kenya, y hoy devorados por la inmensa urbe e integrada como un barrio en el que todo lleva el nombre de Karen Blixen.  
Karen, cambió su hogar en Dinamarca por una nueva vida cafetalera en Kenya a finales de 1913. Allí sigue en pie la granja, hoy convertida en casa museo, uno de los principales atractivos turísticos de Nairobi.
Se conserva la casa repleta de sus objetos personales, maquinaria…

Como en la mayoría de los Museos que he visitado, existe un componente importante de disfrute, curiosidad y documentación, pero en este caso la emoción y la pasión por el lugar y su entorno, fueron inolvidables.

          



5 de noviembre de 2013

Mi "Plaza..." cumple años.



¡Mi Plaza… cumple años!
6 razones para celebrarlo… (Una por año cumplido)

  6 años de vínculos reales en un entorno virtual
  6 años de milagrosa supervivencia en un medio fugaz y veloz.
  6 años de soñar, arriesgar, reivindicar y errar.
  6 años de descubrir corazones e imaginar caras.
  6 años de compartir ánimos, alimentando un proyecto Cosmi-cómico que me sigue enamorando.
  6 años de encuentros y desviaciones con el papel, que me recuerdan mi “punto de partida”

En Fin, 6 años ya. Y es que... mi Plaza y yo, somos así.
Gracias a todos por estar.



3 de noviembre de 2013

Los domingos... vamos de Museos. Del Chocolate_Barcelona. (18)


El Museo del Chocolate está impulsado por el Gremio Provincial de Pastelería de Barcelona, ubicado en el antiguo convento de Sant Agustí.
Desde su llegada a Europa y su difusión como un elemento situado entre el mito y la realidad, ha sido valorado por sus propiedades medicinales y nutritivas.

En el siglo XVIII el ejército borbónico era un fanático consumidor de este producto, y según las ordenanzas, el chocolate estaba presente en los menús de las academias militares: “Para desayuno de cada cadete y oficial de compañía se dará onza y media de chocolate con un cuarterón de pan...”
La misión del Museo del Chocolate es facilitar a la comunidad el acceso al conocimiento de la historia de ese producto, para que se reconozca en él la difusión del patrimonio de tradición artística del trabajo en chocolate y los valores artesanales de la pastelería catalana.

         



30 de octubre de 2013

Insumisos


Es el momento de la insumisión, de rechazar este sistema de hacer política y la forma de participar en ella.
Es el momento de mantener y exigir requisitos y derechos incuestionables por razones de conciencia.
Es el momento de negarse a jugar un juego que huele a podrido y en el que cada día que pasa nos sentimos irreversiblemente engullidos.
Es el momento de pronunciarse, con acción o por omisión, y no dejar las cosas para mañana, porque mañana será tarde.



Resumen de la conversación sostenida por Josep Maria Vileu con Lluís Llach en Porrera el veinticinco de octubre del 2001.

"Insubmís es una historia de descubrimiento y de reconocimiento. Uno de los grandes privilegios de mi trabajo es que la gente viene a pedirte cosas, viene a pedirte compromisos y, por lo tanto, te hacen planteamientos sobre los que a veces ni has oído hablar. Uno de mis grandes privilegios, pues, es que, continuamente a lo largo mi carrera, de algún modo, me han puesto sobre la mesa temas que socialmente estaban en primer plano.

Desde el momento en que los conocí, me dije: «Yo quiero estar al lado de esta gente». Quería beber, atragantarme con todo lo que estaba sucediendo; yo que soy una persona que ha vivido bajo una dictadura, quería saber cómo percibía esta gente, que prácticamente no ha vivido el franquismo, el militarismo; la renovación de planteamientos que hacían; el lado utópico que había de cosas imposibles.

Esto lo hice no sólo por un sentido de coherencia militante, sino por egoísmo; porque al final resulta que cuando me lo paso bien es cuando puedo cantar para los que entienden como yo la historia, la vida, la humanidad. No sólo porque les puedo servir, sino porque me informan y aprendo mucho de ellos.

Yo soy una persona que va en un tren de una manera de ver la vida y el mundo, que va corriendo, corriendo, corriendo... pero al mismo tiempo voy y puedo anquilosarme en mi pensamiento y en mi forma de ser. Y, de repente, estos colectivos que te piden cosas hacen que suba gente nueva a tu tren, echan más carbón a la máquina, o viceversa, hacen que yo suba a su tren y que de repente mi tren sea el suyo y todo se confunde.

Quería que la canción tuviese fuerza, potencia, y me salió la vena épica y epopéyica, esa que a algunas personas, quizá con razón, les molesta bastante. Al final de la canción, ganamos; en la canción, ganamos.      Considero que una de les experiencias más bonitas que puede haber es cuando las utopías se hacen realidad. Utopías, muchas de ellas vistas con menosprecio y prepotencia por mucha gente, como algunos intelectuales reaccionarios de derecha que cuando ven que se hacen realidad sufren mucho. Para ellos, siempre son un peligro las utopías. El peligro de las utopías, claro que es real; porque se pueden llevar a la práctica, por eso son tan peligrosas, porque acaban siempre convirtiéndose en realidad." 


                   INSUBMÍS 

Que no hi ha res on miren els teus ulls;
que cap on tu vas, allà on vas, no t’hi espera ningú; que ets captiu de quimeres encara adolescents; que és inútil el gest del teu cor encara massa valent; que no hi haurà mans per a les teves si són buides per bondat...

Jo t’estimo així, insubmís a les armes.
Jo t’estimo així, si el coratge no et deixa sotmetre ningú.

Perquè no saps ni vols aprendre el terror.
Perquè ni sents ni creus en l’odi pera als teus projectes d’amor.
Perquè no ets la ferralla d’un robot assassí.
Perquè imagines la pau més enllà d’un mercat entre botxins.

Sempre hi ha una primavera
que ens espera, somni enllà...
Jo t’estimo així, insubmís a les armes.
Jo t’estimo així, quan el coratge no et deixa sotmetre ningú.

         

                  INSUMISO

Que nada hay donde miran tus ojos;
que hacia donde vas, allá adonde vas nadie te espera; que eres cautivo de quimeras aún adolescentes; que es inútil el gesto de tu corazón aún demasiado valiente; Que no habrá manos para las tuyas, si están vacías por bondad...

Así te amo, insumiso a las armas.
Así te amo, si el coraje no deja que sometas a nadie.

Porque ni sabes ni quieres aprender el terror;
porque no sientes ni crees en el odio para tus proyectos de amor; porque no eres la chatarra de un robot asesino; porque imaginas la paz más allá de un mercado entre verdugos.

Siempre hay una primavera
que nos espera más allá del sueño...

Así te amo, insumiso a las armas.
Así te amo, si el coraje no deja que sometas a nadie.

Letra y música: Lluís Llach

27 de octubre de 2013

Los domingos, vamos de Museos... Portugal (17)


Este domingo nuestro Museo es muy particular. Un contenedor de más de 90.000 m2. al aire libre, en el que nos vamos a desplazar para presenciar una Obra especialmente relevante: Portugal. Caminamos hacia el Atlántico para descubrir la otra cara de la Arquitectura Ibérica. La Luz y la Tierra, elementos clave en la Obra de dos Maestros portugueses: Álvaro Siza y Eduardo Souto de Moura.
Orden, elegancia y luz se unen con un resultado mágico.
Proponemos una ruta que contempla, desde las obras más modernas de Alvaro Siza, hasta sus orígenes, y hacia el norte tomaremos el relevo de la mano de Souto de Moura, donde cambia el paisaje, pero no el mismo dominio de la luz y de la piedra.

Del Tajo al Duero, de la Tierra Ibérica al Océano Atlántico, disfrutaremos la historia reciente de la Arquitectura Portuguesa.

          

23 de octubre de 2013

Este jueves, relato. Dibujos Animados


Pues sí Gustavo, ya que lo nombras a mí también me gustaba Heidi, y Pedro, ese amigo suyo que marchó a los Andes en busca de su mamá… ¿O era Marco? No sé, hace tanto que dejé de ser niño, que los nombres me bailan en la cabeza.
Añoro ese columpio, ese entrañable Niebla, esa ovejita blanquita como la nieve blanca y esas cumbres de papel Albal por las que asomaban los Alpes Suizos.
Sabías que el verdadero nombre de Heidi era Adelaida

Siempre pensé que cuando fuese abuelo sería como el de Heidi, tan pulcro, con su barba blanca y sus quehaceres aparentemente intrascendentes en la montaña y sin embargo tan metido en su papel de adulto ejemplar y conciliador. No así como la odiada Sta. Rottenmeier, fea y antipática como un demonio, a la que obviamente Heidi, ganó la partida en la compañía y preferencias de la adinerada Clara.

Pero hoy, amigo Gustavo, se llevan otras cosas… Caracoles que se creen coches, animales que se sublevan en la granja, aviones que se hacen la puñeta, ninjas asesinos, gigantes de color guisante, enanos azules que nos mueven los bosques, y monstruos, muchos monstruos.
Todo un catálogo de personajes de diferente pelaje a los que es difícil hacer un hueco en nuestras vidas.

Querida Johanna, como te echamos de menos...

20 de octubre de 2013

Los domingos, vamos de Museos... Noguchi_Queens (16)


Isamo Noguchi fundó y diseñó su propio Museo con el único y ambicioso objetivo de visualizar los ejemplos representativos de la Obra de su Vida.
El artista estadounidense de origen japonés habilitó un edificio industrial en Queens, convirtiéndolo en pionero de la metamorfosis y evolución de la zona que hoy se erige como un sobresaliente distrito de las Artes.

El Museo es un espacio de reflexión íntima en el que sus Salas, abiertas la mayoría a espacios naturales ajardinados propician ese momento de paz y equilibrio que sugiere la contemplación de su Obra. En su programa de actividades destacan las sesiones que involucran a los niños y sus familias o los pases “de toque” para ciegos y deficientes visuales.

En mi relato “Otoño en Manhattan (*)” sitúo la casa de la pareja protagonista justo frente al Museo.
(*) te lleva al capítulo.

         


16 de octubre de 2013

Este jueves, relato. Celos



Utopías:

Imaginemos... un mundo sin dueños de cuerpos, sin propietarios de mentes, sin préstamos e hipotecas en los que dejas la vida como garantía.

Imaginemos... que cuando queremos entregar, compartir, dar o regalar nuestro cuerpo o nuestra alma, los dejamos en prenda. Con el billete de vuelta abierto, porque el destino podría ser un fraude y nada nos ata permanentemente a otro si nosotros no queremos.

Imaginemos... un juego con un vencido a perpetuidad. Un perdedor vestido con los harapos de la violencia y de la injusticia, desapareciendo por el horizonte y dejando en su huida un tiempo de Plenitud y Amor para los hombres y mujeres de buena voluntad.

Realidad:

No sabía qué clase de canalla era, supongo que lo había ocultado en mis primeros meses de relación. Esos, en los que ella me lo ponía fácil. Y a mí, se me hacía la boca agua pensar en mi nueva y probablemente definitiva adquisición. O no es eso, lo que uno obtiene con una mujer, especialmente cuando deja de ser “Una” para convertirse en “Mi”

Era demasiado bonita e inteligente para compartirla, e inconsciente, empecé a rellenar sus vacios con sospechas que exigían un control más determinante. Ubicar y acaparar sus 24 horas diarias.
Sus primeras respuestas, tímidas y sutiles, eran reivindicaciones de pequeñas parcelas de libertad que yo empecé a verlas como una amenaza inaceptable.

La olía, la registraba, la espiaba, la seguía. No soportaba la más mínima laguna que no tuviera mi consentimiento o una clara explicación, aún así la sombra de la mentira erosionaba mi mente.
Desconfiado, la esperaba a su llegada del trabajo maltratándola con impertinentes reproches que hacían que huyera asustada y se encerrase en la habitación. 


Hasta hoy, que borracho, la he visto salir con su maleta, luminosa y desafiante. Iracundo la he detenido al dirigirse a la puerta de la calle y una vez más, ebrio de vino y de celos la he golpeado con rabia hasta violarla sobre la rancia alfombra del Recibidor.



14 de octubre de 2013

Valencia... hoy.

                                   

13 de octubre de 2013

Los domingos, vamos de Museos... MOMA_New York. (15)


Museo neoyorquino de visita obligada y paseo calmado. Las sorpresas se suceden unas a otras, galería tras galería.
Innumerables obras maestras de reconocido valor, lo hacen uno de los Santuarios del Arte Moderno y Contemporáneo del Mundo

Se construyó a base de donaciones de sus miembros y empresas, siendo un ejemplo para otros museos de su clase, ampliando las fronteras del arte a disciplinas no admitidas en otras galerías.

Ampliado en el año 2004, le permite exhibir magnificas obras de Arte Moderno y Contemporáneo de gran dimensión. Actualmente el Museo cuenta con más de 3.000 piezas, entre las que hay algunas que datan de finales del Siglo XIX

              


9 de octubre de 2013

Este jueves, relato. Acróstico



J: Jueves de mañana,
U: Un café para empezar.
E: El azúcar moreno… por favor.
V: ¡Vamos! el relato no espera
E: Empiezo algo confuso,
S: Sigo dándole vueltas.
D: Dios mío… esto no sale.
E: El papel se me revela
O: Otra hoja a la papelera
T: También esta, y van…
O: Ocho.
Ñ: Ñoñerías, sólo ñoñerías.
O: Odio los acrósticos… ¡Lo dejo!

6 de octubre de 2013

Los domingos... vamos de Museos. Fundación Joan Miró - Barcelona (14)


La Fundación Joan Miró o Centro de Estudios de Arte Contemporáneo (CEAC) fue el primer museo de arte contemporáneo de Barcelona y representó un punto de ruptura y de vanguardia tanto desde el punto de vista arquitectónico como funcional.

La idea de crear la fundación nació del pintor, quien quería convertirla en un elemento que permitiera conocer las tendencias del arte contemporáneo. Además, deseaba garantizar que sus obras estarían siempre al alcance del gran público.

Ubicada en Montjuic, en un edificio obra del arquitecto Josep Lluis Sert, que lo concibió como un espacio abierto, con grandes terrazas y patios interiores que permitieran una correcta circulación de los visitantes del museo.
La colección permite realizar un viaje a través de la vida artística de Miró, desde sus primeros esbozos hasta los grandes formatos que caracterizan la última etapa de su vida.

          



2 de octubre de 2013

Este jueves, relato. El camino...


Me canso de conducir y no amanece. Hace horas que entré en la autopista, todavía es de noche y en la oscuridad los kilómetros son suspiros envueltos en un bucle interminable.
Atrás quedaron las grises dudas y los agrios sabores del desengaño, la traición, y la soledad obligada; esa que te golpea en el fondo del pecho y te desmonta como un castillo de naipes en una corriente de aire.
Bad suena en el Auto-radio, tengo que parar en el área de descanso, ordenar mi mente, y luego dormir profundamente.

El sueño me alejará a las antípodas de esta realidad, en la que cada minuto que paso en la carretera me envenena más. Necesito distanciarme, separarme de este muro de lamentaciones y empequeñecer a los personajes de esta comedia para percibir lo banal de la situación. Entonces, merecerá la pena.

Paro… se me cierran los ojos.

Me despierta el paso de un ruidoso camión, y la humedad que delatan mis pantalones no es onírica.
No sé cuánto he dormido, pero estaba en la última fila de un cine de sesión continua, acariciando a una muchacha.
A veces el placer de la eyaculación es amargo… que larga es la noche de la noche en la carretera.


29 de septiembre de 2013

Los domingos... vamos de Museos. Julio Romero de Torres - Córdoba (13)


El Museo Julio Romero de Torres, comparte edificio con el de Bellas Artes, frente a la Posada del Potro. Fue creado en el año 1931, un año después del fallecimiento del pintor. Dedicado a su obra, nos permite hacer un recorrido por su vida, desde sus comienzos hasta sus más esplendorosas y conocidas obras: La Chiquita Piconera, Naranjas y Limones, Cante Hondo, Poema a Córdoba, etc.

              


Gracias por el paseo...

 


    Hemos bailado entre miradas cómplices. Hemos amado con pasión desmedida. Hemos sentido el drama en la nuca, incluso alguno a visto la muerte de cerca.
    Y seguro que todos, hemos soñado con el papel en blanco, del que hemos dado buena cuenta.

    Así pues, sólo me queda daros las gracias por vuestra participación, dar por cerrada la convocatoria de este Jueves y la bienvenida al siguiente, que por lo leído lo llevará el Maestro Juan Carlos.


Un fuerte abrazo a todos.


25 de septiembre de 2013

Este jueves, relato. Yonkis...



El Universo de María es el de las Piernas, como el de los niños, pero en amargo.

María no levanta la mirada del suelo, sentada, acomoda su delgado y enfermizo cuerpo en un hueco de la fachada entre el Banco y el Supermercado y todo su horizonte es el que dibujan los pies de los transeúntes recortados en la profundidad de la acera.

María es una adicta que arrastra su dependencia vagabundeando en busca de una esquina soleada en la que abandonarse al abrigo de unos tenues rayos de sol. Su joven cuerpo huele a vomito, a alcohol y a muerte. Viste con harapos, muchos, uno encima de otro. Soledad y tristeza en unos ojos que hace tiempo no se abren del todo.

Sus noches, soñando destechada envuelta en desordenadas hojas de cartón. Su aparente ausencia de hambre la cubre un velo de sufrimiento y resignación. Su quietud tirada por los suelos parece ignorar todo aquello que baila por arriba de los 30 cm.

María es joven, pero es difícil acertar su edad, su cuerpo envejece a golpe de paranoias, su mirada triste se enreda con su acartonada melena… es imposible adivinarle primaveras.


Aparta con rabia la vista, apoyando la mejilla en el encharcado suelo, perdiéndose sobre el secuencial dibujo con el que las baldosas forman el pavimento. Vi, entonces su fondo más dramático, un rincón de sí misma, que era toda ella, deteriorada por la droga, el alcohol, el hambre y la ausencia de amor.

Por cierto, a pesar de que se lo pregunté, María nunca me dijo su nombre. Hoy, ya es tarde para averiguarlo.

Más para llorar o reír... Aquí